DIAZEPAM EN VADEMECUM
 

Vademecum

DIAZEPAM
 
Nota importante

DESCRIPCION

 

Ell diazepam es una benzodiazepina oral y parenteral de acción prolongada. El diazepam es similar al clordiazepóxido y clorazepato en que los tres generan el mismo metabolito activo. El diazepam se usa por vía oral para el tratamiento a corto plazo de los trastornos de ansiedad y abstinencia aguda de alcohol, y como relajante del músculo esquelético.  Por vía parenteral está indicado como un agente contra la ansiedad, como anticonvulsivo, sedante, inductor de una anestesia complementaria, como tratamiento para la abstinencia de alcohol. Adicionalmente, ha demostrado ser eficaz en la prevención de la recurrencia de las convulsiones febriles. Aunque el diazepam ha sido la benzodiazepina de elección para el estado de mal epiléptico, la evidencia reciente indica que el lorazepam puede ser más beneficioso, ya que proporciona un control más duradero de las convulsiones y produce menos depresión cardiorrespiratoria.

 

Mecanismo de acción: Las benzodiazepinas actúan a nivel de las regiones límbicas, tálamo, hipotálamo del sistema nervioso central y puede producir todo tipo de depresión del SNC incluyendo la sedación y la hipnosis, así como la relajación del músculo esquelético, y una actividad anticonvulsiva. La evidencia reciente indica que las benzodiazepinas ejercen sus efectos a través de la fijación del ácido gamma-aminobutírico al receptor complejo (GABA)-benzodiazepina. El GABA es un neurotransmisor inhibitorio que ejerce sus efectos en los subtipos de receptores específicos denominados GABA-A y GABA-B. El GABA-A es el subtipo de receptor primario en el SNC y se cree que participa en las acciones de ansiolíticos y sedantes. Otros subtipos específicos del receptor de benzodiazepina están acoplados a los receptores de GABA-A. Tres tipos de receptores BNZ se encuentran en el SNC y otros tejidos; los receptores BNZ1 están situados en el cerebelo y la corteza cerebral, los receptores BNZ2 en la corteza cerebral y la médula espinal, y los receptores BNZ3 en los tejidos periféricos. La activación del receptor BNZ1 es un mediador del sueño mientras que el receptor de BNZ2 afecta a la relajación muscular, la actividad anticonvulsivante, la coordinación motora, y la memoria. Las benzodiazepinas se unen inespecíficamente a BNZ1 y BNZ2, lo que en última instancia, modulan los efectos de GABA. A diferencia de los barbitúricos que aumentan la respuesta de GABA mediante la prolongación del tiempo en el que los canales de cloruro están abiertos, benzodiazepinas aumenran los efectos de GABA mediante el aumento de la afinidad del GABA para el receptor de GABA. La unión de GABA al sitio abre el canal de cloruro lo que resulta en una membrana celular hiperpolarizada que impide aún más la excitación de la célula.

 

La acción ansiolítica de las benzodiazepinas puede ser un resultado de su capacidad para bloquear la excitación cortical y límbica después de la estimulación de las vías reticulares mientras que las propiedades relajantes musculares están mediadas por la inhibición de las vías mono-y polisinápticas. Las benzodiacepinas también pueden deprimir la función muscular y nerviosa motora directamente.

 

Los estudios en animales sobre las acciones anticonvulsivas sugieren que las benzodiazepinas aumentan la inhibición presináptica de las neuronas, limitando de este modo la propagación de la actividad eléctrica, a pesar de que no inhiben la descarga del foco anormal.

 

Las benzodiazepinas alivian el insomnio mediante la disminución de la latencia de sueño y el aumento de la continuidad del mismo y el tiempo total de sueño a través de sus efectos sobre el GABA. 

 

Las benzodiazepinas también pueden tener otras acciones. Por ejemplo, el diazepam se ha demostrado para contrarrestar la toxicidad cardiovascular de la cloroquina. Se cree que el diazepam aumenta el aclaramiento urinario de cloroquina mediante la mejora de la función electrocardiográfica y hemodinámica.

 

Farmacocinética: El diazepam se administra por vía oral, rectal y parenteral. El diazepam es la benzodiazepina de absorción más rápida tras una dosis oral. Por el contrario, la absorción después de una inyección IM es lenta y errática. El diazepam administrado por vía rectal se absorbe bien con una biodisponibilidad absoluta de aproximadamente el 90% con respecto a la inyección intramuscular. Los efectos relajantes del músculo esquelético, anticonvulsivos y ansiolíticos suelen ser evidentes después de la primera dosis. El comienzo de la acción después de una dosis IV es 1-5 minutos. La duración de algunos efectos clínicos (por ejemplo, sedación, actividad anticonvulsivante) es mucho más corta de lo que cabría esperar teniendo en cuenta la semi-vida muy larga, tanto del diazepam como de su metabolito, desmetildiazepam.

 

El diazepam se distribuye ampliamente, con los niveles de LCR similares a los niveles plasmáticos. Esta benzodiacepina cruza la placenta y distribuye a la leche materna.

 

La disparidad entre la vida media de eliminación y la duración de la acción en algunas condiciones puede explicarse en parte por los cambios rápidos en la distribución de diazepam fuera del SNC. Aunque diazepam se une en 99% a las proteínas, las interacciones basadas en la unión de proteínas no son clínicamente significativos.

 

El metabolismo del diazepam es principalmente hepático e implica la desmetilación (que implica principalmente a CYP2C19 y CYP3A4) y la 3-hidroxilación (que implica principalmente por CYP3A4). El diazepam se metaboliza ampliamente al metabolito desmetildiazepam y dos menores metabolitos activos temazepam (3 hydroxydiazepam) y oxazepam (3-hidroxi-N-diazepam), con vidas medias de 30 a 100 horas, 9,5 a 12 horas, y 5 -15 horas, respectivamente. En dosis terapéuticas, desmetildiazepam se encuentra en el plasma a concentraciones equivalentes a las de diazepam. Las concentraciones plasmáticas del oxazepam y del temazepam son generalmente indetectable. La semi-vida del diazepam es de 30-60 horas. Todos los metabolitos son posteriormente conjugados por glucuronidación y excretados en la orina.

 

 

INDICACIONES Y POSOLOGIA

 

Tratamiento de la ansiedad

 

Administración oral (solución oral o comprimidos estándar):

  • Adultos y adolescentes: 2-10 mg por vía oral dos a tres veces por día. 
  • Ancianos: 2-2,5 mg PO una a dos veces por día, aumentando la dosis según la respuesta y la tolerabilidad del paciente. 
  • Niños y bebés > 6 meses: 1-2.5 mg PO tres a cuatro veces por día. Se puede aumentar la dosis según sea necesario y sea tolerado. Alternativamente, se puede usar una dosis de 0,12 a 0,8 mg/kg/día PO en dosis divididas cada 6-8 horas.

Administración oral (cápsulas de liberación prolongada):

  • Adultos y adolescentes: 15 o 30 mg por vía oral una vez al día.

Administración parenteral:

  • Adultos y adolescentes: 2-10 mg IM o IV, en función de la gravedad de la ansiedad. La dosis se puede repetir en 3-4 horas. Para el uso preoperatorio como ansiolítico, 5-10 mg se recomienda. 
  • Niños y bebés > 6 meses: 0.04-0.3 mg/kg/ IM o IV cada 2-4 horas hasta un máximo de 0,6 mg / kg en un período de 8 horas si fuese necesario.

 Tratamiento de la abstinencia de etanol aguda

 

La dosis intravenosa:

  • Adultos: hasta que no se sepa cómo responde el paciente, se recomienda una dosis inicial de 10 mg IV, seguida de 5-10 mg IV cada 3-4 horas según sea necesario.  Se pueden administrar dosis de 5-10 mg IV cada hora si fuese necesario. Algunos pacientes pueden requerir dosis masivas de benzodiacepinas durante la fase aguda de la abstinencia de etanol. Se han notificado dosis intravenosas de 270 mg durante 45 minutos y 2.335 mg en un período de 4 días

Tratamiento de la abstinencia de benzodiazepinas

 

Dosificación oral:

  • Adultos: Debido a que la abstinencia de benzodiazepinas es más pronunciada con agentes de acción más corta, diazepam se ha propuesto como la benzodiazepina de elección para el tratamiento de la abstinencia.  El diazepam debe disminuirse en razón de 0,5-2 mg por semana durante un período de 4-16 semanas.

Tratamiento del espasmo muscular debido a locales patología como el músculo o inflamación o traumatismo articular; atetosis, síndrome del hombre rígido, el tétanos, o la espasticidad debida a enfermedades de las neuronas motoras superiores como la parálisis cerebral:

 

Administración oral (solución oral o comprimidos estándar):

  • Adultos y adolescentes: 2-10 mg PO tres a cuatro veces por día. 
  • Ancianos: 2-2,5 mg PO una a dos veces por día, el aumento de la dosis según la respuesta y la tolerabilidad del paciente
  • Niños y bebés > meses: 1-2.5 mg PO tres a cuatro veces por día. Se puede aumentar la dosis según sea necesario y tolerado. Alternativamente, se puede usar una dosis de 0,12 a 0,8 mg/kg/día PO en dosis divididas cada 6-8 horas.

Dosificación parenteral:

  • Adultos y adolescentes: 5-10 mg IM o IV inicialmente, repetir cada 3-4 horas según sea necesario.Para el tétanos, pueden ser necesarias dosis más grandes.
  • Niños > 5 años: 5 a 10 mg IM o IV caday 3-4 horas según sea necesario.
  • Niños y bebés 1 meses-5 años: 1-2 mg IM o IV 3-4 horas según sea necesario. 

Para el tratamiento del estado epiléptico o para el tratamiento de las convulsiones inducidas por drogas:

 

NOTA: Muchos médicos prefieren ahora lorazepam IV sobre diazepam IV para el tratamiento agudo de los ataques.

 

Dosis intravenosa:

  • Adultos y adolescentes: 5-10 mg IV inicialmente, que se repite a intervalos de 10 a 15 minutos hasta una dosis máxima de 30 mg. La dosis se puede repetir en 2-4 horas si es necesario.
  • Niños > 5 años: 1 mg IV cada 2-5 minutos hasta un máximo de 10 mg. La dosis se puede repetir en 2-4 horas. Alternativamente, 0,05-0,3 mg / kg IV durante 3-5 minutos, cada 15-30 minutos hasta una dosis máxima total de 10 mg.
  • Niño y bebés 1 meses-5 años: 0,2-0,5 mg IV cada 2-5 minutos hasta una dosis máxima de 5 mg. Repetir en 2-4 horas según sea necesario. Alternativamente, 0,05-0,3 mg / kg IV durante 3-5 minutos, cada 15-30 minutos hasta una dosis máxima total de 5 mg
  • Neonatos: 0,1-0,3 mg / kg IV durante 3-5 minutos, dan cada 15-30 minutos hasta una dosis máxima total de 2 mg.

Tratamiento adyuvante de las crisis no sean estado epiléptico en pacientes refractarios seleccionados, con crisis parciales o convulsiones tónico-clónicas generalizadas, que requieren el uso intermitente de diazepam para controlar episodios de aumento de la actividad convulsiva:

 

Adminisytración oral (solución oral o comprimidos estándar):

  • Adultos y adolescentes : 2-10 mg por vía oral dos a cuatro veces por día. El fabricante, sin embargo, señala que el diazepam no es útil como terapia única, y no puede ser eficaz como tratamiento adyuvante durante más de 4 meses. 
  • Ancianos: 2-2,5 mg PO una a dos veces por día, el aumento de la dosis según la respuesta y la tolerabilidad del paciente.
  • Niños y bebés > 6 meses: 1-2.5 mg PO tres a cuatro veces por día. Se puede aumentar la dosis según sea necesario y tolerado. 

Administración rectal:

  • Adultos y adolescentes: 0,2 mg/kg por vía rectal. Las dosis deben ser redondeados hacia arriba hasta la próxima dosis disponible. La segunda dosis se puede administrar 4-12 horas después de la primera dosis. 
  • Los pacientes ancianos y debilitados: 0,2 mg/kg. Las dosis deben ser redondeadas hacia abajo para reducir la probabilidad de la ataxia o sedación excesiva. La segunda dosis se puede administrar 4-12 horas después de la primera dosis.
  • Niños: 0,5 mg/kg, después 0,25 mg / kg en 10 minutos si es necesario. 

NOTA: Se recomienda que el diazepam rectal no se use para tratar más de cinco episodios por mes ni más de un episodio cada cinco días. 

 

Profilaxis de la convulsión febril

 

Administración oral:

  • Niños y bebés de 6 meses a 5 años: se han administrado dosis de diazepam de 0,33 mg/kg por vía oral cada 8 horas durante cada episodio de fiebre hasta desaparición de la fiebre durante al menos 24 horas. Se observó una reducción del 82% en la tasa de convulsiones febriles recurrentes.

Para la inducción de la amnesia o sedación previa al procedimiento de inducción

 

Administración intravenosa:

  • Adultos (antes de la cardioversión): 5-15 mg IV cinco a diez minutos antes del procedimiento. 
  • Adultos (antes de la endoscopia): 5-15 mg IV cinco a diez minutos antes del procedimiento. Estas dosis puede aumentarse hasta 20 mg IV, dependiendo de la respuesta y la tolerabilidad del paciente. 
  • Adolescentes: 5 mg IV cinco a diez minutos antes del procedimiento. Repitir con 2,5 mg IV si fuese necesario.

Administración oral:

  • Adultos y adolescentes: 10 mg por vía oral 45-60 minutos antes del procedimiento.
  • Niños: 0,2 a 0,3 mg/kg por vía oral 45-60 minutos antes del procedimiento. La dosis máxima es de 10 mg por vía oral. 

Para el tratamiento de la agitación en pacientes en cuidados intensivos

 

Administración intravenosa u oral

  • Adultos: se han recomendado dosis únicas de 5.2 mg IV o PO. Las dosis repetidas deben basarse en la respuesta clínica.

Para el tratamiento de la sobredosis aguda de cloroquina asociado a la adrenalina:

 

Administración intravenosa:

  • Adultos: Once casos de sobredosis aguda cloroquina (dosis total ingerida de 5 a 12 g) fueron tratados con diazepam 2 mg/kg IV durante 30 minutos, en combinación con epinefrina IV, anestesia general con tiopental y FiO2 40%. El diazepam se continuó a razón de 1-2 mg/kg/día IV durante 2-4 días adicionales. Diez de los 11 pacientes fueron dados de alta vivos del hospital. El paciente que murió fue el que había ingerido la dosis total mayor (15 g) de cloroquina

 

Los pacientes con insuficiencia renal: las dosis debe ser modificadas en función de la respuesta clínica y el grado de insuficiencia renal, pero no hay recomendaciones cuantitativas disponibles. 

 

 
 

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

 

El diazepam puede causar dependencia física y psicológica, y se debe utilizar con extrema precaución en pacientes con un historial conocido de abuso de sustancias. La interrupción brusca de diazepam después de su uso prolongado puede causar convulsiones en pacientes susceptibles. La abstinencia a benzodiacepinas provoca irritabilidad, nerviosismo e insomnio. Es más probable que ocurra la abstinencia a benzodiacepinas después de la interrupción brusca después de dosis excesivas o prolongadas, pero puede ocurrir después de la interrupción de las dosis terapéuticas administradas para tan solo 1-2 semanas. La abstinencia a benzodiacepinas también es más grave si el agente implicado tiene una duración de acción más corta. Las benzodiazepinas deben retirarse con cuidado y poco a poco, con una pauta de disminución de la dosificación muy gradual. 

 

El diazepam y otras benzodiazepinas se deben administrar con precaución a los pacientes con depresión del SNC. Existe un potencial de efectos depresores sinérgicos del SNC, si se administran benzodiacepinas concomitantemente con alcohol u otros depresores del SNC. El diazepam no debe administrarse por vía parenteral a pacientes con intoxicación aguda de etanol, shock o coma ya que el medicamento puede empeorar la depresión del SNC. 

 

se ha observado la depresión prolongada del SNC en recién nacidos tratados con diazepam y, por lo tanto, diazepam no está recomendado en niños menores de 6 meses de edad. Además, la respuesta de los niños a la terapia benzodiazepínica puede ser impredecible. En general, la población pediátrica es más sensible a los efectos de las benzodiazepinas. Inicialmente, los niños deben recibir la dosis más baja de diazepam, con incrementos realizados de acuerdo a la respuesta. 

 

El diazepam está contraindicado en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. El diazepam puede utilizarse en pacientes con glaucoma de ángulo abierto que están recibiendo el tratamiento adecuado. 

 

El diazepam se debe utilizar con extrema precaución en pacientes con depresión respiratoria, enfermedad pulmonar, como EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) grave o apnea del sueño ya que el medicamento puede exacerbar la insuficiencia respiratoria.

 

El diazepam se debe utilizar con extrema precaución en pacientes con miastenia gravis ya que el medicamento puede exacerbar esta condición.

 

El diazepam es a veces beneficioso para los pacientes con depresión mayor o psicosis. El fármaco debe administrarse con precaución a pacientes con ideación suicida. 

 

 
Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

El diazepam se clasifica dentro de la categoría D de riesgo en el embarazo porque puede causar daño al feto si se administra a mujeres embarazadas. Aunque hay evidencia positiva de riesgo fetal humano, el beneficio potencial para la madre pueden ser mayor que los riesgos potenciales para el feto.

 

El diazepam se distribuye a la leche materna y puede causar sedación, dificultades en la alimentación, y la pérdida de peso en el lactante. Generalmente no se recomienda el uso de diazepam durante la lactancia.

 

 
 

El diazepam se debe administrar con precaución a pacientes con enfermedad hepática grave, ya que su semi-vida de eliminación puede prolongarse con riesgo de toxicidad. El diazepam se metaboliza a un metabolito activo, y los pacientes con enfermedad hepática tienen mayor probabilidad de experimentar reacciones adversas del SNC y deben recibir las dosis iniciales reducidas. 

 

Los pacientes con insuficiencia renal deben ser vigilados cuidadosamente durante el tratamiento prolongado con benzodiacepinas para evitar las reacciones adversas que se producen por su acumulación.

 

Los pacientes con enfermedad de Parkinson en estado tardío pueden experimentar empeoramiento de la psicosis o del deterioro cognitivo con la administración de benzodiazepinas. Las benzodiazepinas también pueden causar falta de coordinación oreacciones paradójicas que pueden empeorar los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

 

El aclaramiento y la eliminación de muchos fármacos se reducen en los ancianos. La eliminación retardada puede intensificar o prolongar las acciones de las reacciones adversas del fármaco. Las benzodiazepinas se han asociado con un aumento de las caídas en los ancianos. El deterioro de la función cognitiva y motora puede ser más marcada en este grupo de pacientes, por lo que se recomienda una dosis inicial menor junto con una vigilancia estrecha.

 

 

 
 

INTERACCIONES

 

El diazepam es metabolizado por metabolismo oxidativo, en concreto, por las isoenzimas hepáticas CYP2C19 y CYP3A4. Como resultado, el diazepam es susceptible a las interacciones con fármacos que inhiben estas enzimas hepáticas.

 

La fluoxetina inhibe ambas vías metabólicas del diazepam: sin embargo, el efecto farmacodinámico sobre el diazepam no está claro.   Otros fármacos que han demostrado inhibir el aclaramiento del diazepam incluyen cimetidina, dalfopristina; quinupristina, disulfiram, eritromicina, fluvoxamina, o itraconazol al disminuir el metabolismo hepático del diazepam si se administran concomitantemente. El itraconazol afecta la farmacocinética del diazepam, pero no sus efectos La ciprofloxacina también inhibe el aclaramiento diazepam aunque no afecta sus efectos.

 

El probenecid también debe inhibir el metabolismo hepático de diazepam aunque esta interacción ha sido documentada con otras benzodiazepinas y no para el diazepam per se. 

 

El omeprazol inhibe tanto la CYP2C19 y CYP3A4, aunque su efecto sobre la farmacodinámica del diazepam no está claro. El rabeprazol no tiene ningún efecto sobre la farmacocinética de diazepam en los metabolizadores pobres; el AUC de desmetildiazepam se incrementa durante la administración concurrente de rabeprazol, pero este cambio no es clínicamente significativa. El tratamiento a largo plazo con lansoprazol en conjunción con diazepam no afecta la semi-vida de eliminación, el aclaramiento y volumen de distribución del diazepam.

 

La ​​administración concomitante de diazepam con fármacos depresores del SNC, incluyendo los agonistas opiáceos, butorfanol, nalbufina, pentazocina, fenotiazinas, barbitúricos , etanol, algunos H1-bloqueadores (por ejemplo, bromfeniraminae, carbinoxamina, cetirizina, clorfeniramina, clemastina, ciproheptadina, dimenhidrinato, difenhidramina, doxilamina, prometazina, trimeprazina), entacapona, anestésicos generales, tramadol, antidepresivos tricíclicos u otros ansiolíticos, sedantes e hipnóticos pueden potenciar los efectos sobre el sistema nervioso central (por ejemplo, aumento de la sedación o depresión respiratoria) de cualquiera de los agentes.

 

El uso concomitante de isoniazida y diazepam puede aumentar las concentraciones séricas del diazepam debido a alteraciones en su semi-vida y aclaramiento de diazepam. Los pacientes deben ser observados para detectar signos de efectos alterados del diazepam si se inicia o se suspende el tratamiento con isoniazida.

 

Una interacción entre digoxina, cuando se administra concomitantemente con alprazolam o diazepam, ha sido reportada. Se ha producido toxicidad por digoxina en un paciente tratado con alprazolam y digoxina. Esta interacción puede ser el resultado de una mayor unión a proteínas plasmáticas de la digoxina y/o de efecto de la benzodiazepina en los túbulos renales que se traduce en disminución de la eliminación de digoxina.

 

Los anticonceptivos orales pueden aumentar los efectos de diazepam, ya que inhiben el metabolismo oxidativo, lo que aumenta las concentraciones séricas de benzodiazepinas administradas concomitantemente.  Los pacientes bajo tratamiento anticonceptivo oral deben ser vigilados cuidadosamente para detectar un aumento de la respuesta a diazepam. 

 

La administración de ácido valproico a los pacientes tratados con diazepam puede causar un aumento en las concentraciones séricas de diazepam y un aumento simultáneo de las crisis de ausencia. Si las crisis de ausencia aumentan en los pacientes que reciben estos medicamentos, debe prescribirse un anticonvulsivante alternativo.

 

La rifampicina es un potente inductor de la isoenzima CYP3A4 hepática, una de las vías responsables del metabolismo hepático de diazepam. Los pacientes tratados con rifampicina podrian requerir dosis más altas de diazepam para lograr el efecto clínico deseado. Además, los pacientes deben ser estrechamente monitorizados para detectar signos de reducción de los efectos de diazepam si se añade rifampicina.

 

La rifabutina puede ejercer efectos similares sobre el aclaramiento de diazepam, aunque no en el grado que lo hace la rifampicina. 

 

El flumazenil y las benzodiazepinas poseen efectos farmacológicos opuestos. El flumazenil se utiliza específicamente para revertir las acciones de las benzodiazepinas. Los médicos deben tener en cuenta que la duración de la acción de algunas benzodiazepinas puede ser mucho más larga que la de flumazenil y que puede ser necesario repetir las dosis de flumazenil. 

 

 
  Parece prudente recomendar precaución si se prescribe el diazepam en combinación con la melatonina. En estudios en animales, se ha demostrado que la melatonina que aumenta la unión de las benzodiazepinas a sus receptores, lo que puede causar interacciones clínicamente significativas. Se han descrito casos de letargo, amnesia y efectos pronlogados de las benzodiazepinas prolongado cuando se combinan con melatonina. Estas interacciones aparentes podrían haber sido el resultado de una potenciación farmacocinética o farmacodinámica de la actividad de las benzodiazepinas por la melatonina.   
 

Se ha reportado una interacción del kava kava, Piper methysticum con las benzodiazepinas. Los pacientes que están en tratamiento con diazepam para evitar la administración concomitante de kava kava. 

 

Las sustancias que actúan sobre el SNC, incluyendo los barbitúricos y agentes psicofarmacológicos, pueden interactuar con la valeriana, Valeriana officinalis. Estas interacciones son probablemente de naturaleza farmacodinámica, o como resultado de mecanismos de acción aditivos. La posibilidad de interacciones farmacodinámicas de ansiolíticos, sedantes, hipnóticos con la valeriana aconsejan evitar el uso de esta planta.

 

 
 

REACCIONES ADVERSAS

 

La mayoría de los efectos adversos asociados con el diazepam son dosis-dependientes y relacionadas con el SNC incluyendo dolor de cabeza, somnolencia, ataxia, mareos, confusión, depresión, síncope, fatiga, temblores y vértigo. Puede desarrollar tolerancia a estos efectos. 

 

La estimulación del SNC ocurre en hasta el 10% de los pacientes y es de especial importancia en los pacientes psiquiátricos y los niños hiperactivos. Este efecto paradójico se debe posiblemente a la liberación de las respuestas previamente inhibidas. Los síntomas de estimulación del SNC incluyen pesadillas, locuacidad, excitación, manía, temblor, insomnio, ansiedad, inquietud, euforia, reacciones agudas rabia e hiperactividad.  El tratamiento con benzodiazepinas debe interrumpirse si se producen signos de estimulación del sistema nervioso central. 

 

Se han reportado apnea, hipotensión y paro cardiaco después de la administración parenteral de benzodiacepinas a ancianos, los pacientes gravemente enfermos o pacientes con la función respiratoria comprometida, en ocasiones con resultado de muerte. 

 

La interrupción brusca de diazepam después de su uso prolongado puede causar convulsiones en pacientes susceptibles. La abstinencia a benzodiacepinas provoca irritabilidad, nerviosismo e insomnio. La abstinencia a las

benzodiacepinas es más probable que ocurra después de la interrupción brusca de dosis excesivas o prolongadas, pero puede ocurrir después de la interrupción de las dosis terapéuticas administradas solo durante 1-2 semanas. La abstinencia a benzodiacepinas también es más grave si el agente implicado tiene una duración relativa de acción más corta. Durante el síndrome de abstinencia se producen calambres abdominales, confusión, depresión, alteraciones perceptuales, sudoración, náuseas, vómitos, parestesias, fotofobia, hiperacusia, taquicardia y temblores. También pueden ocurrir convulsiones, alucinaciones, delirio y paranoia.

 

Se ha comunicado disfunción sexual con el diazepam con disminución de la libido, impotencia, disfunción de la eyaculación (eyaculación retardada), y disfunción del orgasmo (retraso o ausencia de orgasmo).

 

Varios informes han documentado que el diazepam causa nefritis intersticial, aunque esto se considera un efecto adverso poco frecuente.

 

 

PRESENTACIONES

 

VALIUM, comp. 5 y 10 mg. Amp. 5 mg/ml; supositorioso gel rectal: 5 mg/ml.

DIAZEPAM, comp 5 y 10 mg.

 

 
 

REFERENCIAS

  • Woo E, Greenblatt DJ. Massive benzodiazepine requirements during acute alcohol withdrawal. Am J Psychiatry 1979;136:821—3.
  • Higgitt AC, Lader MH, Fonagy P. Clinical management of benzodiazepine dependence. Br Med J 1985;291:688—90.
  • Bond WS, Berwish NJ, Swift B. Severe withdrawal syndrome after substitution of a short-acting benzodiazepine for a long-acting benzodiazepine. Drug Intel Clin Pharm 1985;19:742—4.
  • Tesar GE, Stern TA. Rapid tranquilization of the agitated intensive care unit patient. J Intensive Care Med 1988;3:195—201.
  • Riou B, Barriot P, Rimailho A et al. Treatment of severe chloroquine poisoning. N Engl J Med 1988;318:1—6.
  • Lefebvre RA, Flouvat B, Karolac-Tamisier S, et al. Influence of lansoprazole treatment on diazepam plasma concentrations. Clin Pharmacol Ther 1992;52:458—63.
 
   
 

Monografía revisada el 4 de Julio 2013. Equipo de Redacción de IQB