¿Que és la memoria?

 

 

La memoria puede definirse como la capacidad de almacenar y recuperar la información. Sin embargo, no se trata de una función unitaria, sino que consiste en una serie de sistemas complejos interconectados cuya función es la de almacenar información para utilizarla en un futuro más o menos próximo.

Los psicólogos están más o menos de acuerdo en clasificar a la memoria en función de la duración de los hechos recordados (*)

  • memoria inmediata: es la capacidad para mantener en la mente una experiencia durante algunos segundos.
  • memoria a corto plazo: como su nombre indica, se trata de una memoria de muy corta duración (entre segundos y minutos)
  • memoria a largo plazo: la que permanece durante semanas, meses o incluso toda la vida, pero también en función de la naturaleza de los mismos (*)
  • memoria implicita (no declarativa o de procedimiento): se refiere a las sensaciones, capacidades y habilidades que se recuerdan de modo inconsciente.
  • memoria explícita (declarativa): se refiere a hechos, personas, lugares o cosas que se recuerdan mediante un esfuerzo consciente y deliberada.

    La memoria explícita, a su vez, se clasifica en

    • episódica: la memoria para los acontecimientos y experiencia personal (por ejemplo que ayer escuchamos la quinta sinfonía de Beethoven o que comimos pollo de segundo plato).
    • semántica: permite recordar los conocimientos aprendidos en la escuela o en los libros.

La memoria a corto plazo, la segunda categoría temporal, es la capacidad de mantener la información durante algunos segundos a algunos minutos. Su utilidad estriba en que permite la realización de trabajos secuenciales: un ejemplo clásico es la búsqueda de un objeto perdido: la memoria a corto plazo nos impide registrar lugares que ya lo han sido inspeccionados.

La memoria a largo plazo implica la transferencia de la información adquirida inicialmente a una forma de almacenamiento físico mas permanente. Estas áreas de almacenamiento, llamadas engramas.

 

Hoy se conocen, con cierta exactitud, las áreas del cerebro en las que funcionan los diferentes tipos de memoria. Los estudios realizados en sujetos sometidos a cirugía cerebral cuya corteza fu estimulada eléctricamente en distintos puntos y, sobre todos en pacientes en los que se ha extirpado parte del cerebro han permitido delimitar algunas zonas específicas donde se almacenan los diferentes tipos de memoria. Así, extirpación de los lóbulos temporales mediales ocasiona la pérdida total de la memoria a corto plazo, manteniéndose la memoria inmediata (segundos a minutos) y la memoria a largo plazo para acontecimientos producidos antes de la extirpación. Los mismos resultados se han observado en pacientes con lesiones de las areas de asociación límbíca de los lóbulos temporales. Es decir, la facultad de transformar la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo, se encuentra localizada en las areas de asociación de la corteza temporal.