HIPNOSIS Y TINNITUS

 

El tinnitus neurosensorial se define como "escuchar un sonido que no tiene un correlato físico"; por lo tanto el sonido que se presenta en el tinnitus es a menudo descrito como un sonido fantasma. Los sonidos que se observan en el tinnitus se conocen como acúfenos.

El tinnitus neurosensorial severo es una sensación fantasma de sonido que a menudo se acompaña de un efecto que se describe mejor como sufrimiento. En muchos sentidos, este tipo de tinnitus es similar al dolor neuropático crónico. El tinnitus no tiene signos visibles de enfermedad y no amenaza la vida, aunque puede afectar a la calidad de vida y puede causar sufrimiento.

Muchas de las formas de acúfenos tienen dos atributos: Uno de ellos es el sonido que la persona percibe y el otro es el efecto general que la enfermedad tiene en la persona, mejor descrito como "angustia" o "sufrimiento." La amplitud (o volumen) del sonido percibido y el grado de sufrimiento no siempre est´qn directamente relacionado. La patología de estos componentes emocionales que a menudo acompañan al tinnitus no es bien conocida, lo que contribuye a la falta de seriedad con la que el tinnitus es a menudo considerado por los médicos y otros profesionales de la salud.

La patología del tinnitus es poco conocida, pero el hecho de que la enfermedad puede ocurrir en personas con un nervio auditivo seccionado muestra que el tinnitus puede ser causado por una actividad neuronal anormal que se genera en el cerebro sin la participación del oído. Las sensaciones fantasmas en el tinnitus y los efectos sobre una persona (sufrimiento, angustia, etc.) son similares a los del dolor neuropático crónico. Muchos tipos de tinnitus son similares al síndrome del miembro fantasma.

Tanto el dolor neuropático crónico y como el tinitus incluyen fuertes componentes emocionales acompañados de trastornos afectivos del "estado de ánimo", como la depresión, pero no se sabe si el tratamiento con éxito de la depresión tendrá un efecto sobre el tinnitus.

Existe una ausencia de signos visibles físicamente en el tinnitus y en el dolor neuropático crónico y no hay pruebas objetivas que pueden evaluar la intensidad de los síntomas o determinar si una persona tiene de hecho tales síntomas. El hecho de que el dolor neuropático crónico o tinnitus no es potencialmente mortal, contribuye a la falta de simpatía por parte de familiares y amigos y disminuye la preocupación de los médicos y otros profesionales de la salud. Sólo la propia descripción del paciente está disponible en este sentido, pero esta proporciona poca información acerca de la localización anatómica de la patología.

Para algunas personas, el tinnitus puede ser debilitante o insoportable, pero para otros, no es más que una molestia. El componente de sufrimiento del tinnitus no está directamente relacionado con el volumen del sonido: algunas personas pueden experimentar un tinnitus de un volumen alto, sin que este tenga demasiado efecto en su vida diaria, mientras que otros pueden experimentar una enorme reducción en la calidad de vida debido a lo que califica como tinnitus de sonido débil.

El tinnitus suele ir acompañado de otras comorbilidades: es uno de los tres síntomas que definen la enfermedad de Menière y las personas con neuroma vestibular casi siempre experimentan acúfenos. El tinnitus suele ir acompañada de la hiperacusia. La hiperacusia es una tolerancia baja para los sonidos, pero el término se toma a menudo de forma incorrecta en el sentido de una mayor sensibilidad a la sonoridad. La hiperacusia puede causar más sufrimiento que la propia percepción del tinnitus. La hiperacusia afecta a todo tipo de sonidos, pero se sabe poco acerca de su patología. La patología puede no estar en los sistemas auditivos como tales, sino más bien en los circuitos neuronales que establecen el nivel de tolerancia de las señales sensoriales.

El éxito del tratamiento del tinnitus severo depende de muchos factores tales como la gravedad del tinnitus, su carácter, y su impacto en la calidad de vida, así como la edad del paciente, estado de la audición, y la presencia de otras enfermedades. El resultado también depende del estado emocional de un paciente y cómo él o ella reacciona con el tinnitus.

La hipnosis ericksoniana ha demostrado ser una de las terapias más efectivas en el tratamiento del tínnitus. Uno de los estudios más extensos fue publicado en 2007 por Ross y col. quienes estudiaron 393 pacientes con tinnitus de diversa intensidad. La intensidad de los acúfenos fue determinada mediante un cuestionario estandarizado (ver R.S Hallam). Se utilizaron sistemáticamente estrategias hipnoterapéuticas aplicadas en grupo o interindividualmente y en las sesiones individuales utilizaron metáforas terapeùticas, sugestiones indirectas y otras técnicas descritas por Erickson. En total, los pacientes fueron sometidos a 15 sesiones de hipnosis a lo largo de 28 días.

Después del tratamiento, la intensidad de los acúfenos disminuyó en el 90.5% de los sujetos con tinnitus subagudo (tinnitus de 3 a 12 meses de duración) y en el 88.3% de los sujetos con tinnitus crónico (> 12 meses). La reducción en la escala de puntuación del tinnitus osciló entre 10 y 20 puntos. Además, la reducción en la intensidad de los acúfenos se mantuvo o aumentó ligeramente a los 6 y 12 meses después de terminado el estudio.

 

 

REFERENCIAS

  • Yazici ZM, Sayin I, Gökkus G, Alatas E, Kaya H, Kayhan FT. Effectiveness of Ericksonian hypnosis in tinnitus therapy: preliminary results. B-ENT . 2012;8(1):7-12.

  • Cope TE. Clinical hypnosis for the alleviation of tinnitus. Int Tinnitus J . 2008;14(2):135-8.

  • U. H. Ross,  O. Lange, J. Unterrainer,  R. Laszig : Ericksonian hypnosis in tinnitus therapy: effects of a 28-day inpatient multimodal treatment concept measured by Tinnitus-Questionnaire and Health Survey SF-36. European Archives of Oto-Rhino-Laryngology May 2007 , Volume 264, Issue 5 , pp 483-488.
  • Aage R. MøllerSensorineural Tinnitus: Its Pathology and Probable Therapies. Int J Otolaryngol. 2016; 2016: 2830157.