TRIHEXIFENIDILO EN VADEMECUM

TRIHEXIFENIDILO

   

DESCRIPCION

El trihexifenidilo (en forma de clorhidrato) es un derivado de piperidina que tiene un efecto inhibitorio sobre el sistema nervioso parasimpático debido a efectos colinérgicos. También tiene un efecto relajante sobre el músculo liso y su efecto antiespasmódico se ejerce directamente sobre el músculo liso a través del sistema nervioso parasimpático.

Mecanismo de acción: el trihexifenidilo actúa como un ligando de los receptores muscarínicos de la acetilcolina, ligados a la proteína G, originando un bloqueo de estos. Debido a su actividad antimuscarínica, puede afectar el funcionamiento de los ganglios autonómicos, modificando la funcionabilidad del aparato gastrointestinal, el corazón, vesícula y otras funciones parasimpáticas.

Farmacocinética: no ha sido bien estudiada, como la del resto de los anticolinérgicos; sin embargo, se sabe que se absorbe por vía oral y que su carácter lipófilo le facilita la entrada en las células del sistema nervioso central. Alcanza su mayor concentración plasmática 2 ó 3 h después de su administración oral y su acción tiene una duración calculada entre 1 y 12 h. Se excreta en orina en las 72 horas siguientes.

Toxicidad: la dosis letal 50 del trihexifenidilo en ratones es de 365 mg/kg (rango, 325 a 410 mg / kg) en ratones y de 1.660 mg/kg (1420 a 1940 mg/kg) en ratas. Con la dosis de 40 mg/kg, los perros muestran emesis, i inquietud seguido de somnolencia, trastornos de equilibrio, y midriasis.

 

 

INDICACIONES Y POSOLOGIA

El trihexifenidilo está indicado en el tratamiento de todas las formas de parkinsonismo (idiopático, postencefálico, arterios-clerótico, etc). Como terapia adyuvante, el trihexifenidilo se utiliza con el L-dopa en todas la formas de parkinsonismo. La dosis debe ser individualizada. La dosis inicial debe ser baja y luego aumentarse gradualmente, especialmente en pacientes mayores de 60 años de edad. El momento de la administracion (antes o después de las comidas) debe ser determinado por la forma en la que el paciente reacciona. Los pacientes postencefalíticos, que por lo general son más propensos a una salivación excesiva, pueden preferir tomarlo después de las comidas. La atropina en pequeñas cantidades en tales circunstancias, es a veces es un eficaz coadyuvante. Si el trihexifenidilo tiende a secar la boca en exceso, puede ser mejor tomarlo antes de las comidas, a menos que cause náuseas. Si se toma después de las comidas, la sed a veces inducida puede ser atenuada con caramelos de menta, goma de mascar o agua.

Parkinsonismo idiopático:

Administración oral:

  • Adultos: la dosis inicial recomendada es 1 mg de trihexifenidilo en forma de comprimidos o de elixir. Esta dosis puede aumentarse en incrementos de 2 mg a intervalos de tres a cinco días, hasta un total de 6 a 10 mg al día. Muchos pacientes obtienen el máximo beneficio de esta dosis diaria de 6 a 10 mg, pero algunos pacientes, sobre todo los del grupo de pacientes postencefalíticos, pueden requerir una dosis diaria total de 12 a 15 mg.

Parkinsonismo inducido por fármacos:

Administración oral:

  • Adultos: las dosis de trihexifenidilo y la frecuencia de las mismas necesarias para controlar las reacciones extrapira-midales causadas por algunos tranquilizantes comúnmente empleados, en particular las fenotiazinas, butirofenonas y tioxantenos, se deben determinar empíricamente. La dosis diaria total por lo general oscila entre 5 y 15 mg, aunque, en algunos casos, estas reacciones han sido satisfactoriamente controladas con solo 1 mg al día. Puede ser recomendable comenzar el tratamiento con una dosis única de 1 mg. Si las manifestaciones extrapiramidales no se controlan en unas pocas horas, las dosis siguientes se pueden aumentar progresivamente hasta que se alcanza un control satisfactorio. El control satisfactorio de las reacciones extrapiramidales puede ser a veces más rápidamente alcanzado al reducir temporalmente la dosis del tranquilizante al instituir el trihexifenidilo y ajustando después la dosis de ambos fármacos hasta que el efecto deseado.

Cuando se utiliza el trihexifenidilo concomitantemente con levodopa, puede ser necesario reducir la dosis habitual de cada uno de los fármacos, siendo necesario un cuidadoso ajuste, dependiendo de los efectos secundarios y el grado de control de los síntomas. La dosis de trihexifenidilo de 3 a 6 mg al día, en dosis divididas, es generalmente adecuada.

El trihexifenidilo puede sustituir en su totalidad o en parte, a otros inhibidores del parasimpático. La técnica habitual es iniciar la sustitución parcial con progresiva reducción en la otra medicación a medida que la dosis de trihexifenidilo se incrementa.

La ingesta diaria total de trihexifenidilo se tolera mejor si se divide en 3 dosis tomada y durante las comidas. Las dosis altas (> 10 mg al día) se pueden dividir en 4 partes, con 3 dosis administradas a la hora de comer y la cuarta a la hora de acostarse.

 

 

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

El trihexifenidilo está contraindicado en personas con hipersensibilidad al fármaco o a cualquiera de los componentes de su formulación.

Antes de iniciar el tratamiento con trihexifenidilo los pacientes deben ser sometidos a una evalución gonioscópica mante-niendo seguidamente un estricto control de la presión intraocular. El uso de fármacos anticolinérgicos puede precipitar de glaucoma de ángulo cerrado con un aumento de la presión intraocular. Si se produce visión borrosa durante el tratamiento, debe ser considerado la posibilidad de un glaucoma de ángulo estrecho. Se han descrito casos de ceguera debido al agravamiento del glaucoma.

El trihexifenidilo se debe administrar con precaución en climas calientes, especialmente cuando se administra de forma concomitante con otras fármacos semejantes a los enfermos crónicos, los alcohólicos, los que padecen alguna enfermedad del sistema nervioso central o los que realizan trabajos manuales en un ambiente caluroso. Puede producirse más fácilmente una anhidrosis cuando ya existe alguna perturbación de la sudoración. Si hay evidencia de anhidrosis, debe ser considerada la posibilidad de hipertermia. Se han descrito anhidrosis severa e hipertermia fatal con el uso de los anticolinérgicos en las condiciones descritas anteriormente.

La interrupción brusca del tratamiento para el parkinsonismo puede dar lugar a una aguda exacerbación de los síntomas del Parkinson. Se debe evitar, por lo tanto, la retirada brusca de este fármaco.

 

 

Igualmente, la interrupción brusca del tratamiento puede desencadenar un síndrome neuroléptico maligno. Las manifestaciones clínicas del síndrome neuroléptico maligno son hipertermia, rigidez muscular, estado mental alterado y evidencia de inestabilidad autonómica (pulso o presión arterial irregulares, taquicardia, diaforesis y arritmias cardíacas).

La evaluación diagnóstica de los pacientes con este síndrome es complicada. Para llegar a un diagnóstico, es importante identificar los casos en que la presentación clínica incluya tanto una enfermedad médica grave y sin tratamiento (por ejemplo, neumonía , infección sistémica, etc.) o signos y síntomas extrapiramidales que reciben un tratamiento adecuado. Otras consideraciones importantes en e diagnóstico diferencial incluyen toxicidad anticolinérgica central, golpe de calor, fiebre medicamentosa y patología primaria del sistema nervioso central.

 

 
 

Los pacientes con insuficiencia cardiaca, hepática, trastornos renales o hipertensión, deben ser estrechamente monitorizados.

Dado que el trihexifenidilo tiene propiedades similares a la atropina, los pacientes en tratamiento a largo plazo deben ser controlados cuidadosamente por las reacciones adversas. Al tener actividad parasimpatolítica, se debe utilizar con precaución en pacientes con glaucoma, con enfermedad obstructiva de las vías gastrointestinales o genitourinarias, y en los hombres de edad avanzada con una posible hipertrofia prostática.

Puede aparecer en algunos pacientes en tratamiento a largo plazo con fármacos antipsicóticos una discinesia tardía que también puede manifestarse después que estos fármacos hayan sido descontinuados. Los agentes antiparkinsonianos no alivian los síntomas de la discinesia tardía, y en algunos casos pueden incluso agravarlos. Sin embargo, el parkinsonismo y la discinesia tardía a menudo coexisten en los pacientes que reciben tratamiento neuroléptico crónico y la terapia anticolinérgica con trihexifenidilo puede aliviar algunos de estos síntomas del Parkinson. El trihexifenidilo no se recomienda en pacientes con discinesia tardía a menos que sufran concomitantemente la enfermedad de Parkinson.

Los pacientes con arteriosclerosis o con antecedentes de idiosincrasia a otros fármacos pueden presentar reacciones de confusión mental, agitación, trastornos del comportamiento, o náuseas y vómitos. En estos pacientes se recomienda la administración inicial de una pequeña dosis y un aumento gradual de la dosis hasta que se alcanza un nivel efectivo. Si se produce una reacción severa, la administración del fármaco debe interrumpirse durante unos días y luego reanudarse a una dosis menor. Los trastornos psiquiátricos pueden ser el resultado de un uso indiscriminado (que conduce a la sobredosis) que permita mantener la euforia.

 

 
No se han realizado estudios con el trihexifenilido en mujeres embarazadas y tampoco se conocen sus efectos en animales. Se han descrito dos casos de mujeres embarazadas con distonía primara precoz que fueron tratadas con trihexifenidilo sin efectos adversos sobre el embarazo.  

INTERACCIONES

Los cannabinoides, barbitúricos, opiáceos y el alcohol pueden tener efectos aditivos con el trihexifenidilo, existieno por lo tanto, existe un potencial de abuso. Además, el uso concomitante de alcohol u otros depresores del sistema nervioso central con trihexifenidilo puede causar un aumento de los efectos sedantes.

Los inhibidores de la monoaminooxidasa y los antidepresivos tricíclicos, que poseen una actividad antocolinérgica significativa pueden intensificar los efectos de los agentes antidiscinéticos a causa de las actividades anticolinérgicos secundarios de estos medicamentos.

No se recomienda la administración profiláctica de agentes anticolinérgicos, tales como trihexifenidilo, como prevención del parkinsonismo inducido por fármacos neuroléptico. Puede haber un aumento del riesgo para el desarrollo de discinesia tardía durante la administración concomitante de anticolinérgicos y neurolépticos.

Es posible que la dosis habitual de trihexifenidilo o de L-dopa deba reducirse durante el tratamiento concomitante, ya que la administración concomitante puede aumentar los movimientos involuntarios inducidos por fármacos.

 

 

REACCIONES ADVERSAS

Entre el 30 y el 50% de los pacientes experimentan efectos secundarios menores, tales como la sequedad de la boca , visión borrosa , mareos, náuseas o nerviosismo. Estas sensaciones, sin embargo, son mucho menos problemáticas con trihexifenidilo que con los alcaloides de belladona y suelen ser menos perturbadoras que el parkinsonismo no tratado. Además, estas reacciones tienden a ser menos pronunciadas, e incluso a desaparecer, a medida que continúa el tratamiento. Incluso antes de que estas reacciones hayan remitido de forma espontánea, a menudo se pueden controlar por ajuste cuidadoso de la dosis, el intervalo entre las dosis, y forma de administración

Los casos aislados de parotiditis supurativa secundaria a la excesiva sequedad de la boca, erupciones en la piel, la dilatación del colon, íleo paralítico, y ciertas manifestaciones psiquiátricos tales como delirios, alucinaciones y paranoia, todos ellos frecuentes con los fármacos similares a la atropina raramente se han notificado con trihexifenidilo.

Los posibles efectos secundarios asociados con el uso de cualquier fármaco similar a la atropina, incluyendo el trihexifenidilo, incluyen disfunciones cognitivas, incluyendo confusión y deterioro la memoria, estreñimiento, somnolencia, retención de orina, taquicardia, dilatación de la pupila , el aumento de la presión intraocular, movimientos coreiformes, debilidad, vómitos, y dolor de cabeza. La retirada brusca del trihexifenidilo puede ocasionar la exacerbación del parkinsonism o y el desarrollo de un síndrome neuroléptivo maligno.

Se ha descrito la aparición de glaucoma de ángulo cerrado en pacientes tratados con trihexifenidilo HCl y, en raras ocasiones ceguera. También se han reportado bradicardia sinusal paradójica, sequedad de piel y cicloplejía.

Además de los eventos adversos observados en adultos, los siguientes eventos adversos han sido reportados en la literatura relativa a pacientes pediátricos: hiperquinesia, psicosis, falta de memoria, pérdida de peso, inquietud, corea , y alteraciones del sueño.

 

 

En los seres humanos, se han ingerido dosis de hasta 300 mg (5 mg/kg) sin muertes o secuelas. Sin embargo, se han descrito casos aislados de muerte asociados con sobredosis de trihexifenidilo concomitantes con otros agentes depresores del SNC o en pacientes con una comprometida una función respiratoria. Las concentraciones de trihexifenidilo en sangre asociadas con las muertes variaron desde 0,03 hasta 0,80 mg/l.

La sobredosis de trihexifenidilo produce los síntomas centrales típicos de la intoxicación por atropina (síndrome anticolinérgico central). El correcto diagnóstico depende de reconocimiento de los signos periféricos de bloqueo parasimpático, incluyendo las pupilas dilatadas y lentas; la piel seca y caliente, enrojecimiento de la cara, disminución de las secreciones de la boca, faringe, nariz y bronquios; aliento fétido; temperatura elevada; taquicardia, arritmias cardicas, disminución de los movimien-tos intestinales y retención urinaria. Pueden estar presentes signos neuropsiquiátricos tales como delirio, desorientación, ansiedad, alucinaciones, ilusiones, confusión, incoherencia, agitación, hiperactividad, ataxia, movimientos de relamerse los labios, pérdida de memoria, paranoia, agresividad y convulsiones. La afección puede progresar a estupor, coma, paro cardiaco y respiratorio y muerte.

El tratamiento de la sobredosis aguda implica el tratamiento sintomático y de apoyo. Debe procederse a un lavado gástrico o a otros métodos para limitar la absorción del fármaco. Se puede administrar una pequeña dosis de diazepam o de un barbitúrico de acción corta si se observa la excitación del sistema nervioso central. Las fenotiazinas están contraindicados debido a que la toxicidad puede ser intensificado debido a su acción antimuscarínica, causando coma. Pueden ser necesarios la asistencia respiratoria, y agentes vasopresores. La hiperpirexia debe ser revertida, el volumen de líquido sustituido y el equilibrio ácido-base mantenido. Puede ser necesaria la cateterización urinaria. No se sabe si el trihexifenidilo es dializable.

 
 

PRESENTACION

ARTANE, comp. de 2 mg; elixir: 2 mg/5 mL

HIPOKINON, comp 5 mg

 

 

REFERENCIAS

  • Snaith A, Wade D. Dystonia. BMJ Clin Evid . 2014 Feb 28;2014
  • Chang FC, Frucht SJ. Motor and Sensory Dysfunction in Musician's Dystonia. Curr Neuropharmacol . 2013 Jan;11(1):41-7.
  • Lee CP, Chen PJ, Chang CM. Heat stroke during treatment with olanzapine, trihexyphenidyl , and trazodone in a patient with schizophrenia. Acta Neuropsychiatr . 2015 Dec;27(6):380-5
  • Saito T, Katayama T, Sawada J, Kano K, Asanome A, Takahashi K, Sato N, Hasebe N. Combination therapy for segmental craniocervical dystonia (Meige syndrome) with aripiprazole, trihexyphenidyl , and botulinum toxin: three cases reports Neurol Sci . 2015 Feb;36(2):243-5.
  • Jankovic J. Medical treatment of dystonia. Mov Disord . 2013 Jun 15;28(7):1001-12. doi: 10.1002/mds.25552. Review.
  • Robottom BJ, Reich SG. Exposure to high dosage trihexyphenidyl during pregnancy for treatment of generalized dystonia: case report and literature review Neurologist . 2011 Nov;17(6):340-1

 
 
Monografía revisada el 22 de abril de 2016.Equipo de redacción de IQB (Centro colaborador de La Administración Nacional de Medicamentos, alimentos y Tecnología Médica -ANMAT - Argentina).
 
   
 
 

Subir un nivelMapa de esta Web. El mejor sitio para comenzar