MOXIFLOXACINA EN VADEMECUM
 

MOXIFLOXACINA

Nota

DESCRIPCION

La moxifloxacina es una fluoroquinolona de amplio espectro activa por vía oral. Pertenece a un grupo de quinolonas conocidas como 8-metoxi fluoroquinolonas y es eficaz contra las bacterias gram-positivas y gram-negativas. En comparación con otras fluoroquinolonas, la moxifloxacina y otras 8-metoxi-fluoroquinolonas (por ejemplo, la gatifloxacina) tienen una actividad mejorada notablemente frente a neumococos sensibles y resistentes a la penicilina, pero una actividad ligeramente menor frente a especies de Pseudomonas y enterobacterias. El espectro de actividad de moxifloxacina es similar al de la trovafloxacina

Mecanismo de acción: La moxifloxacina inhibe la topoisomerasa II (ADN girasa) de las bacterias , así como la topoisomerasa IV de las bacterias, enzimas esenciales para la duplicación, transcripción y reparación del ADN bacteriano. Las topoisomerasas alteran el ADN mediante la introducción de giros superhelicoidales en el ADN de doble cadena facilitando su desenrollamiento. La DNA-girasa tiene dos subunidades codificadas por el gen gyrA que causa roturas de la cadena en un cromosoma bacteriano y para luego cerrar de nuevo el cromosoma después del superenrollamiento. La moxifloxacina y otras fluoroquinolonas inhiben las subunidades A de la ADN-girasa, dando como resultado la inhibición de la replicación y la transcripción del ADN bacteriano. Aunque las células humanas no contienen ADN girasa, contienen una enzima topoisomerasa que funciona de la misma manera. Esta enzima de mamífero no se ve afectada por las concentraciones bactericidas de quinolonas.

Farmacocinética: La moxifloxacina se administra por vía oral. Tras la administración oral, moxifloxacina es bien absorbida, con una biodisponibilidad absoluta de aproximadamente el 90%. Una vez en la circulación sistémica el fármaco se une a las proteínas plasmáticas en un 50%, independientemente de la concentración.

La moxifloxacina se distribuye ampliamente en el cuerpo y tiene una buena penetración en los tejidos y fluidos de las vías respiratorias. El antibiótico se ha detectado en la mucosa de los senos frontales, secreciones nasales y bronquiales, saliva, músculo esquelético, el líquido de las ampollas de la piel y en el tejido subcutáneo. Las concentraciones tisulares a menudo superan las concentraciones plasmáticas.

La eliminación de la moxifloxacina en los tejidos en general, es paralela a su aclaramiento del plasma. La moxifloxacina se metaboliza a través de la conjugación a glucurónido y sulfato. Las enzimas del citocromo P450 no están involucradas en el metabolismo de la moxifloxacina, ni se ven afectadas por moxifloxacina. El glucurónido y sulfato conjugados representan alrededor del 14% y el 38% de la dosis administrada, respectivamente. Las concentraciones plasmáticas máximas del glucurónido conjugado son aproximadamente un 40% las del fármaco original, mientras que las concentraciones plasmáticas los metabolitos son menos del 10%. La eliminación de moxifloxacina inalterada a través de la orina es aproximadamente 20%, mientras que en las heces se elimina el 25%. El metabolito glucurónido se excreta exclusivamente en la orina y el metabolito sulfato, se elimina principalmente en las heces. Aproximadamente el 97% de una dosis oral total se excreta, ya sea como fármaco inalterado o metabolitos conocidos.

La farmacocinética de la moxifloxacina no se modifica significativamente en pacientes con insuficiencia renal leve, moderada o grave.

No se ha estudiado el efecto de la hemodiálisis o diálisis peritoneal continua ambulatoria (DPCA) sobre la farmacocinética de la moxifloxacina.

En los pacientes con insuficiencia hepática leve (Child-Pugh clase A) puede observarse una reducción del aclaramiento de la moxifloxacina; sin embargo, no se recomienda ajustar la dosis. La farmacocinética de la moxifloxacina en pacientes con insuficiencia hepática moderada y grave (Child Pugh clase B o C) no se han estudiado de forma adecuada y, por tanto, no se recomienda su uso en estos pacientes.

Toxicidad: las quinolonas han demostrado originar artropatías en animales inmaduros. La administración de dosis orales de moxifloxacina de 30 mg/kg/día en perros durante 28 díass (aproximadamente 1,5 veces la dosis humana máxima recomendada) resultó en artropatías. Por el contrario, no hubo evidencia de artropatía en monos y ratas maduros con dosis orales de hasta 135 y 500 mg/kg/día, respectivamente.

La moxifloxacina, en una dosis oral de 300 mg/kg no mostró un aumento en la toxicidad aguda sobre el SNC (por ejemplo, convulsiones) en ratones cuando se utilizó en combinación con AINEs como diclofenac, ibuprofen o fenbufen. Algunas quinolonas tienen una actividad proconvulsivante que se agrava con el uso concomitante de fármacos antiinflamatorios no esteroídicos (AINEs).

En los perros, con las concentraciones en plasma alrededor de cinco veces el nivel terapéutico humano, se observó una prolongación el intervalo QT. La infusión combinada de sotalol, un agente antiarrítmico de clase III, con moxifloxacina ocasionó un mayor grado de prolongación del QTc en perros que la producida por la misma dosis (30 mg/kg) de moxifloxacina sola.

No hay signos de intolerancia local cuando moxifloxacina fue administrado por vía intravenosa en perros. Tras la inyección intraarterial, se observaron cambios inflamatorios que afectan a los tejidos blandos periarteriales.

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Los siguientes microorganismos son considerados sensibles a la moxifloxacina in vitro y en ensayos clínicos: Chlamydia pneumoniae, Haemophilus influenzae (beta-lactamasa negativo), Haemophilus influenzae (beta-lactamasa positivo), Haemophilus parainfluenzae, Klebsiella pneumoniae, Moraxella catarrhalis, Mycoplasma pneumoniae, Staphylococcus aureus (MSSA) y Streptococcus pneumoniae (cepas susceptibles a la penicilina). La moxifloxacina presenta in vitro concentraciones inhibitorias mínimas (CIM) de < 2 mg / ml contra la mayoría (90%) de los siguientes organismos: Citrobacter freundii, Enterobacter cloacae, Escherichia coli, Fusobacterium sp, Klebsiella oxytoca, Legionella pneumophila, Peptostreptococcus sp , Prevotella sp, Proteus mirabilis, Streptococcus pneumoniae (cepas penicilina-resistentes), y Streptococcus pyogenes (estreptococos del grupo A beta-hemolítico).

Tratamiento de una exacerbación bacteriana aguda de bronquitis crónica debido a Haemophilus influenzae (beta-lactamasa negativo), Haemophilus influenzae (beta-lactamasa positivo), Haemophilus parainfluenzae, Klebsiella pneumoniae, Moraxella catarrhalis, Staphylococcus aureus (MSSA), o Streptococcus pneumoniae (penicilina las cepas susceptibles

Administración oral

  • Adultos > 18 años de edad: La dosis recomendada es de 400 mg por vía oral durante 5 días.
  • Niños y adolescentes: El uso seguro y eficaz de moxifloxacina no se ha establecido en niños y adolescentes menores de 18 años. Las fluoroquinolonas, moxifloxacina incluida, causan artropatía y osteocondrosis en animales jóvenes de varias especies.

Tratamiento de la sinusitis aguda por Haemophilus influenzae (beta-lactamasa negativo), Haemophilus influenzae (beta-lactamasa positivo), Moraxella catarrhalis o Streptococcus pneumoniae (cepas susceptibles a la penicilina)

Administración oral:

  • Adultos > 18 años de edad:la dosis recomendada es de 400 mg por vía oral durante 10 días.
  • Niños y adolescentes: El uso seguro y eficaz de moxifloxacina no se ha establecido en niños y adolescentes menores de 18 años. Las fluoroquinolonas, moxifloxacina incluida, causan artropatía y osteocondrosis en animales jóvenes de varias especies.

Tratamiento de una neumonía leve a moderada adquirida en la comunidad por Chlamydia pneumoniae, Haemophilus influenzae (beta-lactamasa negativo), Haemophilus influenzae (beta-lactamasa positivo), Moraxella catarrhalis, Mycoplasma pneumoniae y Streptococcus pneumoniae (cepas susceptibles a la penicilina):

Administración oral:

  • Adultos > 18 años de edad:la dosis recomendada es de 400 mg por vía oral durante 10 días
  • Niños y adolescentes: El uso seguro y eficaz de moxifloxacina no se ha establecido en niños y adolescentes menores de 18 años. Las fluoroquinolonas, moxifloxacina incluida, causan artropatía y osteocondrosis en animales jóvenes de varias especies.

Pacientes con insuficiencia hepática: no se requiere ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia hepática leve o moderada (Child-Pugh clase A). La farmacocinética de moxifloxacina en pacientes con insuficiencia hepática grave (Child-Pugh clase C) no se han estudiado adecuadamente.

Pacientes con insuficiencia renal: no es necesario ajuste de la dosis.

Hemodiálisis intermitente: la moxifloxacina no se ha estudiada en pacientes en hemodiálisis.

Hemodiálisis peritoneal: la moxifloxacina no se ha estudiada en pacientes en diálisis peritoneal continua ambulatoria (DPCA)

Tratamiento de conjuntivitis bacteriana producida por gérmenes sensibles a la moxifloxacina

Administración oftálmica

  • Adultos: instilar una gota de colirio en los ojos afectados, dos veces al día, durante 10 días.

 

Ver también
Norfloxacina
Enofloxacina
Ciprofloxacina
Gatiloxacina

 

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

La moxifloxacina puede provocar una prolongación del intervalo QT. Debido a una insuficiente experiencia clínica, la moxifloxacina debe evitarse en pacientes con conocida prolongación del intervalo QT, hipopotasemia no corregida, y en pacientes tratados con antiarrítmicos de la clase IA (por ejemplo, quinidina, procainamida) o III (amiodarona, sotalol). No se ha estudiado el efecto de la moxifloxacina en pacientes con prolongación congénita del intervalo QT, pero es muy posible que estos individuos puedan ser más susceptibles a la prolongación del QT inducida por el fármaco. Debido a la limitada experiencia clínica, la moxifloxacina no se recomienda en pacientes con condiciones proarrítmicas condiciones (por ejemplo, hipokaliemia, bradicardia significativa, insuficiencia cardiaca congestiva, isquemia miocárdica y fibrilación auricular). Adicionalmente, la moxifloxacina debe utilizarse con precaución cuando se administre conjuntamente con fármacos que prolongan el intervalo QT, como la cisaprida, la eritromicina, ciertos antipsicóticos y antidepresivos tricíclicos. La prolongación del intervalo QT puede aumentar el riesgo de desarrollar arritmias ventriculares, incluyendo torsade de pointes.

La moxifloxacina está contraindicado en pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a las quinolonas. Se han descrito reacciones de hipersensibilidad graves y ocasionalmente mortales en pacientes tratados con quinolonas, a menudo después de la primera dosis. La moxifloxacina se debe suspender si una aparece una reacción alérgica o cualquier otro signo de hipersensibilidad aparece). Las reacciones de hipersensibilidad aguda requieren tratamiento inmediato.

No se conoce la eficacia de la moxifloxacina para el tratamiento de la sífilis . Los agentes antimicrobianos utilizados en altas dosis durante períodos cortos de tiempo para tratar la gonorrea pueden enmascarar o retrasar los síntomas de la incubación de la sífilis. Todos los pacientes con gonorrea deben hacerse una prueba serológica para la sífilis en el momento del diagnóstico. Los pacientes tratados con moxifloxacina debe hacerse una prueba serológica de seguimiento de la sífilis de 3 meses después del tratamiento de la gonorrea.

En los pacientes con diabetes mellitus están recibiendo un agente hipoglucemiante oral o insulina de forma concomitante con moxifloxacina, pueden ocurrir alteraciones de la glucosa en la sangre. Se recomienda una cuidadosa monitorización de la glucosa en sangre

La farmacocinética de moxifloxacina en pacientes con enfermedad hepática grave (Child-Pugh clase C) no se ha sido estudiada adecuadamente. No se requiere un ajuste de la dosis con insuficiencia hepática leve o moderada (clases Child-Pugh A y B)

Se han comunicado casos de rotura del tendón de Aquiles y otros tendones que requieren reparación quirúrgica y que pueden causar una incapacidad prolongada en pacientes tratados con quinolonas. La moxifloxacina debe ser discontinuada si el paciente experimenta dolor inflamación en el tendón o ruptura del mismo. Los pacientes deben descansar y abstenerse de hacer ejercicio hasta que el diagnóstico de tendinitis o de ruptura del tendón ha sido descartado con seguridad. La ruptura de tendón puede ocurrir durante o después de la terapia con quinolonas.

Se han reportado casos de convulsiones en pacientes tratados con quinolonas, incluyendo la moxifloxacina.

También se han descrito aumentos de la presión intracraneal y psicosis tóxica han sido reportados en pacientes tratados con quinolonas. Las quinolonas pueden también causar estimulación del sistema nervioso central que puede dar lugar a temblores, inquietud, aturdimiento, confusión, alucinaciones, paranoia, depresión, pesadillas e insomnio. Estas reacciones pueden ocurrir después de la primera dosis. Si estas reacciones ocurren en pacientes tratados con moxifloxacina, el fármaco debe ser discontinuado e instituirse medidas adecuadas de tratamiento.

Al igual que con otras quinolonas, la moxifloxacina debe utilizarse con precaución en pacientes con un trastorno conocido o sospechado del SNC (por ejemplo, epilepsia, enfermedad cerebrovascular grave), o en la presencia de otros factores de riesgo que pueden predisponer a los pacientes a sufrir ataques o a reducir su umbral convulsivo.

El tratamiento con un agente antibacteriano, incluyendo la moxifloxacina, pueden alterar la flora normal del colon y permitir el una superinfección por Clostridium difficile. La diarrea que se produce durante el tratamiento o en las primeras semanas, particularmente si es severa y / o persistente, puede ser sintomática de una infección por Clostridium difficile que puede resultar en una colitis pseudomembranosa. Si se sospecha una colitis pseudomembranosa,la moxifloxacina debe interrumpirse inmediatamente y los pacientes deben ser tratados adecuadamente. En esta situación clínica están contraindicados los fármacos que reducen el peristaltismo intestinal.

Se han observado reacciones de fototoxicidad en pacientes que fueron expuestos a la luz solar directa o en cabinas de bronceado durante el tratamiento con algunas quinolonas. La moxifloxacina tiene un menor potencial para producir reacciones cutáneas retardadas fotosensibilidad que la lomefloxacina. Sin embargo, los pacientes deben evitar la exposición excesiva al sol (UV) y la terapia debe interrumpirse si se produce fototoxicidad.

 

 
Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

La moxifloxacina se clasifica dentro de la categoría C de riesgo en el embarazo categoría. Los datos en animales sugieren que no hay efectos embrioletales o teratogénicos, aunque sí se han observado efectos fetotóxicos

No se han realizado estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. Por lo tanto, la moxifloxacina debe utilizarse durante el embarazo sólo cuando el beneficio potencial justifica el riesgo potencial para el feto.

La moxifloxacina se excreta en la leche materna de las ratas y también puede ser excretado en la leche humana. Debido al potencial de reacciones adversas graves en los lactantes de madres que reciben moxifloxacina, se deberá decidir si interrumpir la lactancia o suspender el fármaco, teniendo en cuenta la importancia del fármaco para la madre.

 

 
 

INTERACCIONES

La moxifloxacina se diferencia de la mayoría de las fluoroquinolonas en que no se producen interacciones farmacocinéticas significativas cuando administra de forma concomitante con carbonato de calcio, o con la leche. Sin embargo, la absorción oral de moxifloxacina se reduce significativamente cuando se administra con productos que contienen sales de aluminio, sales de hierro, sales de magnesio, y/o sales de zinc. Algunos ejemplos de compuestos que pueden interferir con la biodisponibilidad de las fluoroquinolonas son los antiácidos, el sucralfato, el salicilato de magnesio, y multivitaminas que contengan hierro, magnesio, manganeso o zinc. La didanosina, también puede disminuir la biodisponibilidad de las fluoroquinolonas, debido a la presencia de agentes reguladores del pH en las formulaciones. Las cápsulas de didanosina de liberación retardada no contienen un agente tampón y no interactúan con las quinolonas.No se sabe aún si el subsalicilato de bismuto puede afectar la biodisponibilidad de las fluoroquinolonas. La moxifloxacina se deben administrar por lo menos 4 horas antes u 8 horas después de la administración de los mencionados agentes.

El sevelamero podría interferir con la absorción de las quinolonas, si bien no se dispone de datos suficientes. Las posibles interacciones de la moxifloxacina con el sevelamero pueden ser minimizadas mediante la administración del antibiótico por lo menos 1 hora antes o 3 horas después de la dosis de sevelamero.

La moxifloxacina está contraindicada en pacientes que reciben antiarrítmicos de clase IA (por ejemplo, quinidina y procainamida) y clase III (por ejemplo, amiodarona, ibutilida, y sotalol). Se debe utilizar con precaución con otros medicamentos que prolongan el intervalo QT como los antidepresivos tricíclicos, ciertos antidepresivos tetracíclicos (por ejemplo, amoxapina, maprotilina), algunos medicamentos antipsicóticos (por ejemplo, fenotiazinas, el haloperidol, pimozida, la risperidona y sertindol), trióxido de arsénico, astemizol, bepridil, bromperidol, cisaprida, claritromicina, diltiazem, disopiramida, dolasetrón, encainida, eritromicina, flecainida, probucol, terfenadina, terodilina, esparfloxacino, tocainida y verapamilo.

Se han descrito alteraciones de la glucosa en sangre, incluyendo hiperglucemia e hipoglucemia, en pacientes tratados concomitantemente con quinolonas y un agente antidiabético.. Sin embargo, no se han observado interacciones farmacocinéticas significativas cuando la moxifloxacina se administró de forma concomitante con glibenclamida.

No hay interacciones farmacocinéticas clínicamente significativas cuando la digoxina, teofilina o la warfarina se administran concomitantemente con moxifloxacina.

Es poco probable que la moxifloxacina altere significativamente el aclaramiento metabólico de los fármacos metabolizados por las isoenzimas CYP3A, CYP1A2, CYP2C9, CYP2C19 y CYP2D6

Las quinolonas y los retinoides no debe ser utilizados simultáneamente debido a la posibilidad de un aumento de la fototoxicidad.

 

 
 

REACCIONES ADVERSAS

Las reacciones adversas más reportadas con moxifloxacina durante los ensayos clínicos fueron leves a moderados y no requirieron tratamiento. Las reacciones adversas más comunes reportados que ocurrieron en > 1% de los pacientes incluyeron dolor abdominal, alteración de las pruebas de función hepática, diarrea, mareos, disgeusia, dispepsia, dolor de cabeza, náuseas, vómitos y náuseas. Otras reacciones adversas que se consideraron clínicamente relevante y reportados entre el > 0,05% y <1% de los pacientes incluyen reacciones alérgicas, ambliopía, aumento de la amilasa, anorexia, ansiedad, artralgia, astenia, dolor de espalda, dolor en el pecho (sin especificar), escalofríos, ictericia colestásica, coagulopatía (disminución/aumento del tiempo de protrombina), confusión, estreñimiento, tos, cistitis, pérdida de personalidad, diaforesis, somnolencia, disnea, aumento de las enzimas hepáticas (por ejemplo, aumento de GGT), eosinofilia, gastritis, trastorno gastrointestinal, glositis, alucinaciones, dolor en la mano, hiperglucemia , hiperlipidemia, hipertensión, hipertonía, hipotensión, falta de coordinación, la infección, el insomnio, la función renal anormal, anormalidades de laboratorio de pruebas (no especificado), aumento de la deshidrogenasa láctica, dolor en las piernas, leucopenia, malestar, mialgia, nerviosismo, candidiasis oral, dolor (sin especificar), palpitaciones, parestesias, dolor pélvico, edema periférico, faringitis, neumonía, prurito, erupción cutánea (sin especificar), rinitis, taquicardia sinusal, sinusitis, estomatitis, trombocitopenia, trombocitopenia, tinnitus, temblor, candidiasis urticaria, vaginal, vaginitis vasodilatación, vértigo, xerosis y xerostomía

La ruptura del tendón suele ser frecuente con la terapia a base de fluoroquinolonas. Las rupturas se producen unilateral y bilateralmentel, y involucran el tendón de Aquiles, la articulación del hombro y los tendones de la mano.

El tratamiento con un agente antibacteriano, incluyendo la moxifloxacina, pueden alterar la flora normal del colon y permitir el sobrecrecimiento de Clostridium difficile. La colitis seudomembranosa pueden desarrollarse a partir de una toxina producida por Clostridium difficile. Por lo tanto, este diagnóstico debe considerarse en cualquier paciente que se presenta con diarrea tras la administración de moxifloxacina.

Han sido reportadas graves y ocasionalmente mortales reacciones anafilácticas o de hipersensibilidad anafiláctica en pacientes que tratados con quinolonas, a menudo después de la primera dosis. Algunas reacciones han sido acompañadas por colapso cardiovascular, hipotensión, shock, convulsiones, pérdida de la conciencia, parestesias (por ejemplo, sensación de hormigueo), angioedema (incluyendo edema de la lengua / hinchazón, edema laríngeo / inflamación, edema de garganta/hinchazón o edema facial / inflamación, etc), obstrucción de las vías aéreas (incluyendo broncoespasmo, falta de aliento, y el síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA), disnea, urticaria / urticaria, prurito y otras reacciones cutáneas graves. Sólo unos pocos pacientes tenían un historial de reacción de hipersensibilidad previa a las quinolonas. Las reacciones de hipersensibilidad aguda requieren tratamiento inmediato.

Se han reportado convulsiones en pacientes tratados con quinolonas, incluyendo la moxifloxacina, así como un aumento de la presión intracraneal y psicosis tóxica. Las quinolonas pueden también causar estimulación del sistema nervioso central que puede conducir a temblores, inquietud, aturdimiento, confusión, alucinaciones, paranoia, depresión, pesadillas, y el insomnio. Estas reacciones pueden ocurrir después de la primera dosis. Si estas reacciones ocurren en pacientes que reciben moxifloxacina, el fármaco debe interrumpirse e instaurarse un tratamiento adecuado. Al igual que con otras quinolonas, la moxifloxacina debe utilizarse con precaución en pacientes con un trastorno conocido o sospechado del SNC (por ejemplo, epilepsia, enfermedad cerebrovascular grave), o en presencia de otros factores de riesgo (por ejemplo, tratamientos antidepresivos, disfunción renal) que pueden predisponer a los pacientes a sufrir ataques o reducir el umbral convulsivo.

La moxifloxacina ha mostrado causar la prolongación del intervalo QT durante los ensayos clínicos, lo que aumenta el riesgo de desarrollo de arritmias ventriculares incluyendo torsade de pointes.

 
 

PRESENTACIONES

Avelox Moxifloxacino, comp. 400 mg

Moxeca, moxifloxacina solución oftálmica, 5 mg/ml.

 
 

REFERENCIAS

  • Stass H, Dalhoff A, Kubitza D, Schühly U. Pharmacokinetics, safety, and tolerability of ascending single doses of moxifloxacin, a new 8-methoxy quinolone, administered to healthy subjects. Antimicrob Agents Chemother. 1998 Aug;42(8):2060-5.
  • Al-Nawas B, Shah PM. Intracellular activity of ciprofloxacin and moxifloxacin, a new 8-methoxyquinolone, against methicillin-resistant Staphylococcus aureus. J Antimicrob Chemother. 1998 Jun;41(6):655-8.
  • Tankovic J, Bachoual R, Ouabdesselam S, Boudjadja A, Soussy CJ. In-vitro activity of moxifloxacin against fluoroquinolone-resistant strains of aerobic gram-negative bacilli and Enterococcus faecalis. J Antimicrob Chemother. 1999 May;43 Suppl B:19-23.
  • Reinert RR, Schlaeger JJ, Lütticken R. Moxifloxacin: a comparison with other antimicrobial agents of in-vitro activity against Streptococcus pneumoniae. J Antimicrob Chemother. 1998 Dec;42(6):803-6.
  • Sullivan JT, Woodruff M, Lettieri J, Agarwal V, Krol GJ, Leese PT, Watson S, Heller AH.Pharmacokinetics of a once-daily oral dose of moxifloxacin (Bay 12-8039), a new enantiomerically pure 8-methoxy quinolone. Antimicrob Agents Chemother. 1999 Nov;43(11):2793-7.
  • Brisse S, Milatovic D, Fluit AC, Verhoef J, Martin N, Scheuring S, Köhrer K, Schmitz FJ. Comparative in vitro activities of ciprofloxacin, clinafloxacin, gatifloxacin, levofloxacin, moxifloxacin, and trovafloxacin against Klebsiella pneumoniae, Klebsiella oxytoca, Enterobacter cloacae, and Enterobacter aerogenes clinical isolates with alterations in GyrA and ParC proteins. Antimicrob Agents Chemother. 1999 Aug;43(8):2051-5.
  • MacGowan AP, Bowker KE, Wootton M, Holt HA. Activity of moxifloxacin, administered once a day, against Streptococcus pneumoniae in an in vitro pharmacodynamic model of infection. Antimicrob Agents Chemother. 1999 Jul;43(7):1560-4.
  • von Keutz E, Schlüter G. Preclinical safety evaluation of moxifloxacin, a novel fluoroquinolone. J Antimicrob Chemother. 1999 May;43 Suppl B:91-100.
  • Stass H, Kubitza D. Pharmacokinetics and elimination of moxifloxacin after oral and intravenous administration in man. J Antimicrob Chemother. 1999 May;43 Suppl B:83-90.
  • Man I, Murphy J, Ferguson J. Fluoroquinolone phototoxicity: a comparison of moxifloxacin and lomefloxacin in normal volunteers. J Antimicrob Chemother. 1999 May;43 Suppl B:77-82.
 
   
  Monografía creada el 17 de Febrero de 2012. Equipo de redacción de IQB