MESALAZINA EN VADEMECUM
 

Vademecum

MESALAZINA
Nota importante

DESCRIPCION

 

La mesalazina (o mesalamina) es un 5-amino derivado del ácido salicílico que se cree es el componente activo de la sulfasalazina. Algunos estudios in vitro sugieren que este fármaco se metaboliza parcialmente a ácido salicílico, si bien este no es necesario para su actividad terapéutica. Por este motivo, la mesalazina no es considerada como un verdadero salicilato. La mesalazina se utiliza bien por vía oral, bien por vía rectal en el tratamiento de la colitis ulcerativa y, en menor grado en el tratamiento de la enfermedad de Crohn.

 

Mecanismo de acción: no se conoce con exactitud el mecanismo de acción de la mesalazina. Se cree que los efectos anti-inflamatorios se deben, al menos en parte, a una inhibición de los efectos del ácido araquidónico en la mucosa intestinal a través de la inhibición de la ciclooxigenasa. En efecto, la inhibición de esta enzima reduce la síntesis de prostaglandinas, con lo que disminuye la inflamación del colon. Por otra parte, parece ser que la producción de metabolitos del ácido araquidónico está incrementada en los pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino.

 

La mesalazina también interfiere con la síntesis de los leucotrienos, posiblemente inhibiendo la actividad de la lipooxigenasa. Un argumento a favor de la implicación de las prostaglandinas en la patogenia de las enfermedades inflamatorias del intestino es el hecho de que la administración de misoprostol (una prostaglandina sintética) empeora los síntomas de la colitis ulcerativa. Sin embargo, los inhibidores específicos de la síntesis de las prostaglandinas y leucotrienos son menos eficaces que la mesalazina en estas enfermedades inflamatorias del intestino.

 

Se ha propuesto que la mesalazina podría inhibir específicamente la síntesis de los leucotrienos sulfopeptídicos de la mucosa colónica y que suprimiría los estímulos quimiotácticos de los leucocitos polimorfonucleares. En la mucosa rectal, la mesalazina inhibe la acumulación de tromboxano A y de superóxidos, lo que también podría contribuir a su efecto anti-inflamatorio.

 

Finalmente, otros posibles mecanismos son las alteraciones que este fármaco produce sobre la flora intestinal, sobre el balance hídrico del colon y la inmunosupresión.

 

Farmacocinética: la mesalazina se administra rectalmente (supositorio, suspensión, espuma rectal) o por vía oral mediante formulaciones de liberación sostenida. Después de una administración rectal, se absorbe menos del 15% de la dosis, si bien las variaciones interindividuales son muy grandes (5 al 35%). La absorción es menor en medio ácido y en los pacientes con la enfermedad activa. La suspensión de mesalazina es retenida unas 3.2 a 12 horas, mientras que los supositorios sólo se retienen entre 1 y 3 horas.

 

Después de la administración de un enema de mesalazina, los niveles plasmáticos máximos de mesalazina se alcanzan a las 4-7 horas en los pacientes con colitis ulcerativa activa, mientras que en los pacientes en remisión se alcanzan entre las 3-6 horas.

 

Las formulaciones orales sin cubierta entérica se absorben muy rápidamente en la porción proximal del tracto digestivo, por lo que se suelen utilizar formulaciones de acción retardada para conseguir que la absorción del fármaco tenga lugar en el colon. Después de una administración oral, se absorbe el 28% de la dosis, alcanzándose las concentraciones plasmáticas máximas (del orden de 1.4 mg/ml) al cabo de una hora. Se desconoce como se distribuye este fármaco, aunque parte de él se concentra en los riñones.

Se desconoce si la mesalazina atraviesa la barrera placentaria, aunque la sulfasalazina (un pro-fármaco de la mesalazina) ocasiona pequeñas concentraciones de mesalazina en el cordón umbilical y en el líquido amniótico. También se desconoce si se excreta en la leche materna.

 

La mesalazina es parcialmente metabolizada a ácido N-acetil-5-amino-salicílico en el hígado y también por la flora intestinal. Las semi-vidas de eliminación de la mesalazina y de su metabolito son de 0.5-1.5 y 5-10 horas, respectivamente. El aclaramiento del fármaco es de 2.8-4.3 ml/minuto/kg. La mayor parte de la dosis administrada se elimina en las heces sin metabolizar en forma de conjugados. Parte de la fracción absorbida se elimina en la orina en forma de ácido N-acetil-5-amino-salicílico conjugado.

 

INDICACIONES Y POSOLOGÍA

 

Tratamiento de las crisis en la colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn:

 

Administración rectal (supositorios)

  • Adultos: un supositorio de 500 mg veces al día que se debe retener en el recto entre 1 y 3 horas de ser posible. El tratamiento se debe mantener durante 3 a 6 semanas hasta la remisión de la crisis
  • Niños: no se han establecido la seguridad y la eficacia de la mesalazina en esta población

Administración rectal (enema)

  • Adultos: un enema de 4 g que se debe retener unas 8 horas de ser posible cada noche. El tratamiento se debe prolongar durante 3 a 6 semanas hasta remisión de la crisis

Administración rectal (espuma)

  • Adultos: la posología deberá ajustarse en función de la respuesta del paciente. El fabricante recomienda las siguientes dosis:
    • en la afectación rectosigmoidea: 1 aplicación/24 horas;
    • en la afectación del colon ascendente: 2 aplicaciones/24 horas.

La respuesta puede aparecer a los 3-21 días, pero la terapia debe continuar por un período de al menos 3-6 semanas, o hasta que se alcance una remisión clínica y/o sigmoidoscópica.

  • Niños: No se ha evaluado la seguridad y eficacia de este medicamento en niños

Administración oral (formulaciones de liberación sostenida)

  • Adultos: 1 g por vía oral cuatro veces al día. La duración del tratamiento es usualmente de no más de 6-8 semanas

Mantenimiento de la remisión de la colitis ulcerativa

Administración oral

  • Adultos: 800 mg dos veces al día o 400 mg cuatro veces al día. Se han llegado a administrar estas dosis durante 6 meses.
  • Niños: no se comprobado la seguridad y eficacia de este fármaco en esta población

No se han establecido pautas de tratamiento en los pacientes con insuficiencia renal. Sin embargo, debido a su limitada absorción y metabolismo no parece que sean necesarios reajustes en las dosis

 

Normas para la correcta administración de la mesalazina:

  • Espuma rectal: Se debe agitar el envase durante unos 5 segundos aproximadamente. Antes de la primera dosis, retirar la correa de seguridad de debajo de la cabeza dosificadora. Conectar un aplicador desechable firmemente al tubo de descarga del aerosol. Alinear la muesca situada debajo de la cabeza dosificadora con el tubo de descarga. Sostener el envase invertido en la palma de la mano, con el índice sobre la cabeza dosificadora. Elevar un pie, colocándolo sobre un taburete o una silla, e introducir el aplicador en el recto. Se recomienda lubricar dicho aplicador para favorecer su penetración. Para administrar una dosis, presionar a fondo la cabeza dosificadora y a continuación, liberarla. Para una segunda dosis, presionar de nuevo. Esperar unos 15 segundos antes de retirar el aplicador. El aerosol sólo funciona si la cabeza dosificadora está invertida. Se recomienda administrar este medicamento en una sola aplicación diaria, por la noche, para favorecer su reten
  • Supositorios: Se recomienda evacuar antes de la administración del supositorio y utilizar los protectores de goma para la administración. Si se expulsa el supositorio tras 10 minutos de la administración, deberá administrarse uno de nuevo
  • Comprimidos recubiertos: se deben ingerir enteros antes de comer, sin masticarse, siendo tragados con un vaso de agua o zumos ácidos.

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

 

La mesalazina está contraindicada en pacientes con hipersensibilidad a los salicilatos. Además, los pacientes hipersensibles a la sulfasalizina, a la balsalazida o a la olsalazina, también suelen presentar hipersensibilidad a la mesalazina.

La mesalazina se debe utilizar con precaución en los pacientes con insuficiencia renal debido a la posibilidad de que el fármaco pueda inducir nefropatías o nefritis intersticial. Los pacientes con enfermedades renales deben ser cuidadosamente monitorizados cuando se instaura un tratamiento con este fármaco. El riesgo de complicaciones renales aumenta si se administran al mismo tiempo anti-inflamatorios no esteroídicos u otras medicaciones que contengan sulfasalazina.

 

Algunas comunicaciones han señalado que la mesalazina podría incrementar la incidencia de discrasias sanguíneas (agranulocitosis, neutropenia, pancitopenia), sobre todo en los pacientes de la tercera edad. Se recomienda una estrecha vigilancia en estos pacientes. En el caso de presentarse alteraciones del hemograma, no se deberá iniciar un tratamiento con mesalazina, debido al riesgo de sufrir un empeoramiento del cuadro.

Clasificación de FDA de

La mesalazina se clasifica dentro de la categoría B de riesgo en el embarazo. En estudios en animales de laboratorio, utilizando dosis 5-8 veces superiores a las dosis máximas recomendadas en humanos, no se han observado efectos en el feto. La mesalazina podría atravesar la placenta en muy baja proporción. Se ha utilizado la sulfasalazina, un profármaco de mesalazina, en mujeres embarazadas para el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal sin apreciar un aumento de la frecuencia de efectos adversos en el feto.

 

Aunque un reciente estudio ha demostrado que la mesalazina, incluso en dosis elevadas, es inocua en el embarazo, debido al número limitado de casos del mismo, no se recomienda la utilización de este medicamento, salvo que los beneficios superen los posibles riesgos.

 

Se desconoce si la mesalazina o sus metabolitos se excretan en la leche humana. La Academia Americana de Pediatría clasifica la mesalazina como un fármaco que debe ser usado con precaución durante la lactancia

 
 

Los pacientes con estenosis pilórica pueden mostrar una mayor retención de la mesalazina en el estómago lo que podría retardar su liberación en la mucosa colónica.

 
 

INTERACCIONES

 

Se sabe que la sulfasalazina, un profármaco de la mesalazina reduce la absorción oral de la digoxina en un 25%, aunque se desconoce si la mesalazina tiene el mismo efecto.

Según el tipo de formulación la mesalazina se absorbe menos cuando el pH se encuentra por encima de 6-7. Aunque no existen datos clínicos, es posible que la administración concomitante de inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol, al aumentar el pH intragástrico, o la lactulosa al bajar el pH del colon puedan afectar la biodisponibilidad del la mesalazina

Se ha descrito un caso de pancitopenia grave en un niño tratado con azatioprina y mesalazina. El efecto podría deberse a la inhibición de la tiopurina-metiltransferasa por parte de la mesalazina. Esta enzima es una de las principales rutas de eliminación de la azatioprina, por lo que la mesalazina podría disminuir su aclaramiento hepático y dar lugar a acumulación del fármaco


 
 

REACCIONES ADVERSAS

 

Después de la administración rectal de mesalazina se han descrito irritación rectal y proctitis incluyendo, dolor, ardor en el 1.2 a 2% de los pacientes. En algún caso, estos efectos han obligado a discontinuar el tratamiento.

 

La mesalazina por vía oral suele ser bien tolerada, a diferencia de otros aminosalicilatos tales como la sulfasalazina, y la mayoría de sus reacciones adversas son transitorias, aunque en el 1% de los pacientes suponen la suspensión del tratamiento.

 

Las reacciones adversas comunicadas con mayor frecuencia son el dolor abdominal y náuseas/vómitos que se producen en el 18% y 13% de los casos, respectivamente. Otro importante efecto secundario en lo que se refiere a incidencia es la cefalea que se presenta en el 35% de los casos aunque raras veces obliga a la retirada del fármaco.

 

Sobre el tracto digestivo es común (1-9%) la aparición de estreñimiento (5%), diarrea (7%), dispepsia (6%), flatulencia y en algunos casos, también se puede producir una exacerbación de la colitis (3%). Se han descrito casos de pancreatitis en algunos pacientes, que se resolvieron tras suspender el tratamiento. Se pueden producir alteraciones transitorias de las enzimas hepáticas y se reportado algún caso aislado de hepatitis crónica. Se ha comunicado un caso de la enfermedad de Kawasaki.

 

Sobre el sistema cardiovascular se han descrito casos de miocarditis con dolor torácico y alteraciones del ECG. En muy raras ocasiones se han presentado pericarditis, que son difíciles de distinguir de las manifestaciones clínicas de la enfermedad inflamatoria del intestino. Si se presentasen alteraciones cardiovasculares, se recomienda sustituir la mesalazina por glucocorticoides.

Entre las reacciones adversas respiratorias se encuentran las pleuritis que se presentan infrecuentemente, mientras que es más común la presencia de faringitis (11%), rinitis (5%) y tos (1-2%).

 

También es infrecuente el síndrome de Guillain-Barré que se caracteriza por debilidad muscular de las extremidades que puede llegar a parálisis. Otros efectos osteomusculares son la artralgia, artritis y mialgia.

 

En lo que se refiere a las reacciones adversas dermatológicas, es común (1-3%) la presencia de acné y erupciones exantemáticas con prurito y urticaria. Se han descrito algunos casos de alopecia reversible, pero no se ha esclarecido si se debe a la mesalazina o a la propia enfermedad, aunque también se ha descrito esta reacción adversa en la sulfasalazina. En ocasiones pueden presentarse reacciones de hipersensibilidad que caracterizan por la presencia de calambres abdominales, dolor abdominal, diarrea sanguinolenta, fiebre, cefalea, prurito y rash, y que puede hacer suspender el tratamiento). Se han descrito algunos casos de cuadros similares al lupus eritematoso sistémico.

 

 

PRESENTACIONES

  • CLAVERSAL, espuma rectal 1 g; supositorios de 500 mg; comprimidos recubiertos de 500 mg . FAES
  • LIXACOL, comp recubiertos de 500 mg. SCHERING-PLOUGH
  • PENTASA, enemas de 1 g; supositorios de 1 g; granulado de liberación gradual, 1 g/sobre. FERRING
 

REFERENCIAS

  • Bayless: Advanced Therapy in the Treatment in Gastroenterology and Liver diseases, 2005. B.C. Decker. 866 páginas
 
  • Allan, R. Inflammatory Bowel Disease 1997. Churchill Livingstone, 936 páginas
 
 
  • Stolz A, Nörtemann B, Knackmuss HJ. Bacterial metabolism of 5-aminosalicylic acid. Initial ring cleavage. Biochem J. 1992 Mar 15; 282(Pt 3) : 675-680 (ref.1)
  • Marteau P, Seksik P, Couve S, Jian R. Safety of high doses of mesalazine during pregnancy. Am J Gastroenterol. 2005 Aug;100(8):1897-8.
  • Lamet M, Ptak T, Dallaire C, Shah U, Grace M, Spenard J, de Montigny D; Mesalamine Study Group. Efficacy and safety of mesalamine 1 g HS versus 500 mg BID suppositories in mild to moderate ulcerative proctitis: a multicenter randomized study. Inflamm Bowel Dis. 2005 Jul;11(7):625-30.
  • Marteau P, Probert CS, Lindgren S, Gassul M, Tan TG, Dignass A, Befrits R, Midhagen G, Rademaker J, Foldager M. Combined oral and enema treatment with Pentasa (mesalazine) is superior to oral therapy alone in patients with extensive mild/moderate active ulcerative colitis: a randomised, double blind, placebo controlled study. Gut. 2005 Jul;54(7):960-5.
 
   
Monografía revisada el 17 de Febrero de 2014. Equipo de Redacción de IQB  
 
 

Sibir un nivelMapa de esta Web. El mejor sitio para comenzar