KANAMICINA

Nota DESCRIPCION

 

La kanamicina es un antibíótico aminoglucósido, básico e hidrosoluble descubierto en 1955 por el doctor Umezawa y sus colaboradores del Instituto Nacional de Higiene del Japón. Se obtiene a partir del caldo de cultivo de una nueva especie de Streptornyces (St. Kanamyceticus) aislado del suelo de un terreno de la provincia japonesa de Nagano. La kanamicia muestra un amplio espectro bactericida, activo sobre bacterias Gram positivas, Gram negativas y Mycobacterium, por lo que se indica en una amplia gama de infecciones. Debido a su toxicidad (en particular nefro- y ototoxicidad) hoy día, prácticamente solo se utiliza por vía oral y tópica, si bien en algunos países todavía se utiliza por vía intravenosa

 

Mecanismo de acción: como todos los antibióticos aminoglucósidos, la kanamicina se une a la subunidad S30 del ribosoma bacteriano, impidiendo la transcripción del DNA bacteriano y, por tanto, la síntesis de proteínas en los microorganismos susceptibles

 

El sulfato de kanamicina es activo in vitro contra muchas cepas de Staphylococcus aureus (incluyendo cepas no productoras de penicilinasa y penicilinasa), Staphylococcus epidermidis, N. gonorrhoeae, H. influenzae, Escherichia coli, Enterobacter aerogenes, Shigella y Salmonella especies, especies de k. pneumoniae, Serratia marcescens, especies de Providencia, Acinetobacter y especies Citrobacter freundii y Citrobacter y muchas variedades de cepas de Proteus indol-positivo y negativo de indol-negativos que son frecuentemente resistentes a otros antibióticos.

Los antibióticos minoglucósidos tienen una baja actividad frente a organismos Gram-positivos incluyendo Streptococcus pyogenes, Streptococcus pneumoniae y enterococos. Estudios in vitro han demostrado que un aminoglucósido combinado con un antibiótico que interfiere con la síntesis de pared celular (es decir, amoxicilina, o ampicilina) afecta a algunas cepas de estreptococo Grupo D forma sinérgica.

 

 

Farmacocinética: la kanamicina se absorbe rápidamente después de la inyección intramuscular y generalmente se alcanzan niveles máximos en suero al cabo de aproximadamente una hora. Las dosis de 7,5 mg/kg proporcionan niveles séricos medios máximos de 22 µg/mL. A las 8 horas después de una dosis de 7,5 mg/kg, los niveles séricos medios son 3.2 µg/mL. La semi-vida media de suero es de 2 horas. La administración intravenosa de kanamicina durante un período de una hora produce unas concentraciones séricas similares a las obtenidos por la administración por vía intramuscular.

 

La Kanamicina difunde rápidamente hacia otros fluidos corporales incluyendo la bilis y líquido sinovial y peritoneal. Se observan niveles significativos del antibiótico en sangre de cordón y en el líquido amniótico después de la administración intramuscular a pacientes embarazadas.

Las concentraciones en el fluido espinal de los lactantes normales son aproximadamente 10 a 20 por ciento de los niveles de suero y pueden alcanzar el 50 por ciento cuando las meninges están inflamadas. Los estudios en pacientes adultos normales han mostrado sólo trazas de kanamicina en líquido cefalorraquídeo.

 

El fármaco es excretado casi exclusivamente por filtración glomerular y no es reabsorbido por los túbulos renales. Por lo tanto, se alcanzan altas concentraciones en la nefrona, y la orina puede contener niveles de 10 a 20 veces superiores a las de suero. Se produce poca transformación metabólica. La excreción renal es extremadamente rápida. En pacientes con función renal normal, aproximadamente la mitad de la dosis administrada es aclarada en 4 horas y la excreción es completa dentro de 24 a 48 horas. Los pacientes con deterioro función renal o con presión de filtración glomerular disminuida excretan kanamicina más lentamente. Tales pacientes pueden acumular niveles excesivamente altos de sangre que aumentan considerablemente el riesgo de reacciones ototóxicas. En los pacientes gravemente quemados puede reducirse significativamente la semi-vida y las concentraciones sérica resultantes pueden ser mucho menores

 

Por vía oral, se administra en forma de sulfato de kanamicina, un polvo soluble en agua que se absorbe en aproximadamente 1% a través de la mucosa intestinal indemne, excretándose rápidamente por el riñón. La mayor porción no absorbida se excreta por las heces de forma inalterada. Las bacterias intestinales se eliminan rapidamente después de la administración de kanamicina, persistiendo la supresión bacteriana entre 48 y 72 horas.

 

Toxicidad: La LD50 de la Kanamicina intravenosa en ratones, ratas y conejos es 200 a 300 rng. por Kg. de peso. y de 1700 mg/kg por vía intraperitoneal y subcutánea en los ratones


La Kanamicina está exenta de toxicidad tardía o crónica. Los ratones toleran diariamente 400 mg. por Kg. durante 30 días por vía subcutánea y 355 mg. por Kg. durante 6 semanas.


La inyección subcutánea de fuertes dosis diarias (subcutáneas o intramusculares) durante 3 meses, en perros, no produjo perturbaciones en las funciones suprarrenal y hematopoyética, ni tampoco acciones secundarias.

 

INDICACIONES Y POSOLOGIA

 

La kanamicina está indicado en el tratamiento de corto plazo de infecciones graves causadas por cepas susceptibles. Deben realizarse estudios bacteriológicos para identificar los organismos causales y determinar su susceptibilidad a la kanamicina.

La kanamicina puede ser utilizada en el tratamiento de infecciones donde uno o más de los siguientes patógenos son conocidos o sospechosos: E. coli, especies de Proteus (indol-positivo y negativo de indol), especies de Enterobacter aerogenes, Klebsiella pneumoniae, Serratia marcescens, Acinetobacter. La decisión de continuar el tratamiento con el medicamento debe basarse en el resultado de la susceptibilidad para las pruebas, la respuesta de la infección a la terapia y los posibles efectos secundarios

 

En las infecciones graves cuando los organismos causales son desconocidos, la kanamicina puede administrarse como terapia inicial en conjunción con un fármaco de tipo beta-lactámico (penicilina o cefalosporina) antes de obtener resultados de las pruebas de susceptibilidad. Si se sospecha de organismos anaerobios, debe prestarse atención al uso de otra terapia antimicrobiana adecuada junto con kanamicina.

 

Aunque la kanamicina no es el antibiótico de elección para las infecciones de estafilococos, podrá utilizarse en ciertas situaciones cuando la infección se debe a un estafilococo conocido o sospechoso. Estas situaciones incluyen el tratamiento inicial de infecciones graves debidas a cepas susceptibles de estafilococos en pacientes alérgicos a otros antibióticos y en infecciones mixtas de estafilococos y Gram-negativos.


Tratamiento de infecciones que cumplan los criterios anteriores

 

Administración intravenosa:

  • Adultos, adolescentes y niños: la dosis no debe exceder 15 mg/kg por día y debe administrarse lentamente. La solución para uso intravenoso se prepara añadiendo el contenido de un frasco de 500 mg a 100 a 200 mL de diluyente estéril como suero l salino o 5% dextrosa en agua, o el contenido de un frasco de 1,0 g a 200 a 400 mL de diluyente estéril. La dosis adecuada es administrada durante un período de 30 a 60 minutos. La dosis diaria total debería dividirse en 2 o 3 dosis igualmente divididas.

En pacientes pediátricos la cantidad de diluyente utilizado debe ser suficiente para infundir el sulfato de kanamicina durante un período de 30 a 60 minutos.

 

Administración intramuscular:

  • Adultos, adolescentes y niños: la dosis es de 15 mg/kg/día en dos dosis igualmente divididas administradas a igualmente dividido intervalos, es decir, 7,5 mg/kg cada 12 h. Si desean mantener constantemente altos niveles en sangre, la dosis diaria de 15 mg/kg puede darse en dosis igualmente divididas cada 6 u 8 horas.

En los pacientes obesos (> 100 kg) , no deben sobrepasar 1,5 g/día.

 

En pacientes con deterioro función renal, es conveniente seguir la tratamiento mediante la monitorización de las concentraciones de kanamicina en suero. Si esto no es factible, un método sugerido es reducir la frecuencia de administración en pacientes con disfunción renal.

 

El intervalo entre dosis puede calcularse con la siguiente fórmula:

 

Creatinina del suero (mg/100 mL) x 9 = intervalo de dosis (en horas)

 

Administración intraperitoneal (en peritonitis o después de la exploración peritoneal debido a la contaminación fecal debida a derrame durante la cirugía:

  • Adultos: 500 mg diluidos en 20 mL de agua destilada estéril introducidos o a través de un catéter de polietileno a través de la sutura de la herida. Si es posible, la instilación debe aplazarse hasta que el paciente se ha recuperado totalmente de los efectos de la anestesia y de los medicamentos relajantes musculares. Los niveles de suero deben vigilarse cuidadosamente durante el tratamiento.

Administración en aerosol:

  • Adultos: 250 mg 2 a 4 veces al día. Retirarse un vial de 500 mg a 250 mg (1,0 mL) y diluir con 3 mL de suero fisiológico y nebulize. Los niveles de suero deben vigilarse cuidadosamente durante el tratamiento.

Es conveniente limitar la duración del tratamiento con kanamicina parenteral a plazos cortos. La duración habitual del tratamiento es de 7 a 10 días. La dosis diaria total por todas las vías de administración no debe sobrepasar 1,5 g/día. Los riesgos de toxicidad se multiplican a medida que la duración del tratamiento aumenta.

 

A las dosis recomendadas, las infecciones sin complicaciones debido a organismos susceptibles de kanamicina deben responder a la terapia en 24 a 48 horas. Si respuesta clínica definitiva no se produce dentro de 3 a 5 días, se debe detener el tratamiento y comprobar la susceptibilidad del organismo invasor a otros antibióticos. El fracaso de la respuesta a la infección puede ser debido a la resistencia del organismo o a la presencia de focos sépticos que requieren drenaje quirúrgico.

 

Tratamiento de infecciones oculares producidas por gérmenes sensibles

 

Administración oftálmica

  • Adultos: aplicar una cantidad adecuada de unguento oftálmico al 1% en el ojo(s) afectado(s) 3 o 4 veces al día
 

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

 

Los pacientes tratados con aminoglucósidos por cualquier vía deben mantenerse bajo estrecha observación clínica debido a la toxicidad potencial asociada a su uso. Al igual que con otros aminoglucósidos, los principales efectos tóxicos de sulfato de kanamicina son su acción en las ramas auditivas y vestibulares del octavo nervio y los túbulos renales. La neurotoxicidad se manifiesta por una toxicidad auditiva bilateral que a menudo es permanente y, a veces, por ototoxicidad vestibular. Ocurre con frecuencia una pérdida de la percepción de alta frecuencia generalmente antes de pérdida notablede la audición clínica, lo puede ser detectado por pruebas audiométricas. Pueden no presentarser síntomas clínicos para advertir del desarrollo del daño coclear.

 

Puede manifestarse vértigo, que puede ser evidencia de una lesión vestibular. Otras manifestaciones de neurotoxicidad pueden incluir entumecimiento, hormigueo de la piel, fasciculaciones musculares y convulsiones. El riesgo de pérdida de la audición aumenta con el grado de exposición a concentraciones altas en el suero y sigue empeorando incluso tras la retirada del antibiótico

 

La insuficiencia renal puede caracterizarse por una creatinina disminuida, la presencia de células en la orina, oliguria, proteinuria, disminución de la gravedad específica de la orina o alteración de las pruebas representativas de una la retención de nitrógeno (creatinina, BUN, NPN o suero creciente).

 

Los riesgos de graves reacciones ototóxicas y nefrotóxicas aumentan bruscamente en pacientes con deterioro función renal y en aquellos con función renal normal que reciben altas dosis o tratamientos prolongados.

 

Deben vigilarse estrechamente las funciones renal y del octavo nervio, especialmente en pacientes con función renal reducida al comienzo de la terapia, y también en aquellos cuya función renal es inicialmente normal pero que desarrollan signos de disfunción renal durante la terapia. Deben vigilarse las concentraciones séricas de aminoglucósidos administrados por vía parenteral cuando sea posible para asegurar niveles adecuados y evitar niveles potencialmente tóxicos.

La orina debe examinarse para comprobar la gravedad específica, la excreción de proteínas y la presencia de células. Deben medirse periódicamente el nitrógeno ureico en sangre, creatinina del suero o creatinina. Deben obtenerse audiogramas de serie cuando sea factible en pacientes con edad suficiente para ser probado y pacientes de riesgo particularmente alto. Las evidencias de ototoxicidad (vértigo, vértigo, tinnitus,zumbidos en los oídos y pérdida de la audición) o nefrotoxicidad requieren ajustes de las dosis o la interrupción de la kanamicina

 

El bloqueo neuromuscular con parálisis respiratoria puede producirse cuando el sulfato de kanamicina es infundido do por vía intraperitoneal concomitantemente con anestesia y medicamentos relajantes musculares.

 

Se ha reportado bloqueo neuromuscular tras la inyección parenteral y el uso oral de aminoglucósidos. Debe considerarse la posibilidad de la aparición de bloqueo neuromuscular y parálisis respiratoria si los aminoglucósidos son administrados por cualquier vía, especialmente en los pacientes que recibieron anestésicos, bloqueantes neuromusculares como tubocurarina, succinilcolina, decametonio o en pacientes que reciben transfusiones masivas de sangre anticoaguladas con citrato.

 

Debe evitarse el uso sistémico, oral o tópico simultáneo o secuencial de kanamicina y otros fármacos potencialmente nefrotóxicos y neurotóxicos, particularmente la polimixina B, bacitracina, asimismo, amfotericina B, cisplatino, vancomicina y todos otros aminoglucósidos (incluyendo paromomicina) porque puede ser la toxicidad aditiva.

 

La kanamicina no debe administrasee simultáneamente con diuréticos potentes (ácido etacrínico, furosemida, merallurida sódica, o manitol). Algunos diuréticos causan ototoxicidad y si bien el algunos casos los diuréticos administrados por vía intravenosa pueden mejorar la toxicidad de los aminoglucósidos alterando las concentraciones de antibióticos en suero y tejidos.

 

 
Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

Los antibióticos minoglucósidos pueden causar daño fetal cuando se administra a mujeres embarazadas. Los antibióticos aminoglucósidos cruzan la placenta, habiendose comunicado varios casos de sordera congénita total, irreversible y bilateral en niños cuyas madres recibieron estreptomicina durante el embarazo. Aunque no se han reportado efectos secundarios graves al feto o recién nacido en el tratamiento de mujeres embarazadas con otros aminoglucósidos, existe la posibilidad de daños. La kanamicina se clasifica dentro de la categoría D de riesgo en el embarazo.

 

Estudios reproductivos han llevado a cabo en ratas y conejos y no han revelado ninguna evidencia de deterioro de la fertilidad o efectos teratogénicos. Dosis de 200 mg/kg/día en ratas y cobayas embarazadas ocasionó una discapacidad auditiva en los neonatos.

 

No hay hay estudios bien controlados en mujeres embarazadas pero experiencia clínica no incluye cualquier evidencia positiva de efectos adversos para el feto. Sin embargo, si la kanamicina se utiliza durante el embarazo, o si la paciente queda embarazada mientras toma este medicamento, el paciente debe informado del peligro potencial para el feto.

 

 
 

INTERACCIONES


Las mezclas in vitro de un aminoglucósido, incluyendo la kanamicina, con antibióticos beta-lactámicos (penicilinas o cefalosporinas) puede resultar en una inactivación mutua importante. Incluso cuando un aminoglucósido y antibiótico beta-lactámico se administran por separado por diferentes rutas, se ha reportado una reducción en los niveles séricos de los aminoglucósidos en pacientes con deterioro función renal y en algunos pacientes con función renal normal. Normalmente, tal inactivación de los aminoglucósidos es clínicamente significativo sólo en pacientes con función renal severamente deteriorado

 

No se recomienda el uso de la kanamicina con otros antibióticos neurotóxicos y nefrotóxicos ni el uso concurrente con diuréticos potentes.

 

 
 

REACCIONES ADVERSAS


La kanamicina tiene el potencial de inducir toxicidad auditiva y a veces vestibular, toxicidad renal y bloqueo neuromuscular. Los riesgos son mayores para los pacientes con una historia pasada o presente de la insuficiencia renal (especialmente si la hemodiálisis es necesaria), para aquellos que reciben tratamiento concomitante o secuencial con otras drogas ototóxicas o nefrotóxicas o agentes diuréticos de rápida acción o administrados por vía intravenosa (ácido etacrínico, furosemida y manitol) y para los pacientes tratados durante períodos más prolongados y con dosis más altas de lo recomendado.

Efectos tóxicos de kanamicina sobre el octavo nervio craneal pueden producir pérdida bilateral parcialmente reversible o irreversible de la audición, pérdida del equilibrio, o ambos. Pueden presentarse o no tinnitus o vértigo. El daño coclear generalmente se manifiesta inicialmente por pequeños cambios en los resultados audiométricos en las frecuencias altas y no puede estar asociado con la pérdida de la audición subjetiva. La disfunción vestibular generalmente se manifiesta por nistagmo, vértigo, náuseas, vómitos o el síndrome de Meniere agudo.

La nefrotoxicidad se caracteriza por albuminuria, presencia de células rojas y blancas en la orina, asi como azotemia y oliguria. Los cambios de función renal son generalmente reversibles cuando se suspende la kanamicina. La insuficiencia renal puede ser caracterizada por un aumento en la creatinina del suero y podrá estar acompañado por oliguria, presencia de células y proteínas en la orina, por niveles crecientes de BUN o por disminución de la creatinina.

 

Pueden ocurrir parálisis muscular aguda y apnea tras el tratamiento con antibióticos aminoglucósidos. La neurotoxicidad puede aparecer después de la instilación intrapleural y intraperitoneal de grandes dosis de un aminoglucósido. Sin embargo, esta reacción se ha observado tras la admnistración por vía intravenosa, intramuscular y aun de estos agentes.

La inyección intramuscular de kanamicina produce irritación local o dolor en algunos casps Otras reacciones adversas observadas en raras ocasiones son salpullido, fiebre farmacológica, dolor de cabeza, parestesia, náuseas, vómitos y diarrea. El "síndrome de malabsorción" caracterizado por un aumento en la grasa fecal, disminución del caroteno de suero y reducción de la absorción de xilosa, se ha producido con el tratamiento prolongado con kanamicina

 

PRESENTACIONES

 

KANTREL, vial con 75 mg, 500 mg y 1 g. de kanamicina

KANAMICINA SULFATO, ungüento oftálmico al 1%

 

 
 

REFERENCIAS

  • María del Carmen Padilla Desgarennes, Laura Estela Castrillón Rivera, Alejandro Palma Ramos, Lesly Grisel Pech Ortiz. Kanamicina: una alternativa terapéutica para pacientes con actinomicetomas. Dermatología Rev Mex 2011;55(3):112-118
  • Palma Ramos A, Padilla Desgarennes C, Castrillón Rivera L, Casillas Petriz G, Jiménez Zamudio L. Tratamiento con kanamicina contra actinomicetomas por Actinomadura madurae. Dermatol Rev Mex 2011;55(3):107-111.
  • Pacifici GM .Placental transfer of antibiotics administered to the mother: a review. Int J Clin Pharmacol Ther. 2006 Feb;44(2):57-63.
  • Klepser ME. Role of nebulized antibiotics for the treatment of respiratory infections. Curr Opin Infect Dis. 2004 Apr;17(2):109-12. Review
  • Simon HJ. Streptomycin, kanamycin, neomycin and paromomycin. Pediatr Clin North Am. 1968 Feb;15(1):73-83. Review.
  • Pindell MH. The pharmacology of kanamycin--a review and new developments. Ann N Y Acad Sci. 1966 Jun 14;132(2):805-10
  • Kunin CM Absorption, distribution, excretion and fate of kanamycin. Ann N Y Acad Sci. 1966 Jun 14;132(2):811-8. Review.
  • Cohn I Jr. Peritonitis. Prevention and cure. J Fla Med Assoc. 1969 Sep;56(9):705-8. Review.
  • Bunn PA. Kanamycin. Med Clin North Am. 1970 Sep;54(5):1245-56. Review
  • Kovnat P, Labovitz E, Levison SP. Antibiotics and the kidney. Med Clin North Am. 1973 Jul;57(4):1045-63. Review.
  • Clark CH. Toxicity of aminoglycoside antibiotics. Mod Vet Pract. 1977 Jul;58(7):594-8. Review.
 
   
  Monografía revisada el 2 de Febrero de 2012. Equipo de redacción de IQB