Buscar en esta web
 

KETOPROFEN

Nota

DESCRIPCION

El ketoprofen es un agente antiinflamatorio no esteroideo que también posee propiedades analgésicas y antipiréticas. Está química y farmacológicamente relacionado con el ibuprofeno. El ketoprofeno está indicado para el tratamiento sintomático de la artritis reumatoide y la osteoartritis, siendo también eficaz en el alivio de dolor leve a moderado y en la dismenorrea. Los estudios clínicos han demostrado su eficacia en el tratamiento de la espondilitis anquilosante, artritis gotosa aguda, bursitis y / o la tendinitis y el síndrome de Reiter.

 

Mecanismo de acción: Los efectos antiinflamatorios de ketoprofeno son la consecuencia de la inhibición periférica de la síntesis de prostaglandinas secundaria a la inhibición de la enzima ciclooxigenasa. Las prostaglandinas sensibilizan los receptores del dolor y la inhibición de la síntesis de prostaglandinas se cree que es responsable de los efectos analgésicos de ketoprofeno. La mayoría de los AINEs no modifican el umbral del dolor ni afectar a las prostaglandinas existentes, y por lo tanto, la acción analgésica es más probablemente periférica. La antipiresis puede ocurrir a través de una acción central sobre el hipotálamo para provocar la dilatación periférica. Esta acción da como resultado un flujo de sangre cutánea con la subsiguiente pérdida de calor. El ketoprofeno también ha demostrado inhibir la síntesis del leukotrino, inhibir la actividad de la bradikinina, y estabilizar las membranas lisosomales. La disminución de la citoprotección de la mucosa gástrica, las alteraciones de la función renal, y la inhibición de la agregación plaquetaria también es el resultado de inhibición de las prostaglandinas.

 

Farmacocinética: El ketoprofeno se administra por vía oral, y la absorción en el tracto gastrointestinal es rápida y casi completa. La administración con alimentos o leche disminuye la velocidad, pero no la extensión, de la absorción. La biodisponibilidad es aproximadamente del 90%, alcanzándose concentraciones plasmáticas máximas en 1 hora. La analgesia se produce al cabo de 1-2 horas y se mantiene durante 3-4 horas. Los efectos terapéuticos para los pacientes con artritis reumatoide y osteoartritis duran más de lo que cabe esperar de la vida media del fármaco, que es 1,1-4 horas. La distribución no ha sido completamente dilucidada. El ketoprofen se une en un 99% a las proteínas plasmáticas. Se produce un extenso metabolismo en el hígado, principalmente por conjugación con ácido glucurónico e hidrólisis. Todos los metabolitos parecen ser inactivos. La excreción es principalmente en la orina, casi en su totalidad en forma de metabolitos. Menos del 1% se excreta como fármaco inalterado. Entre 1-8% se ha detectado en las heces. La eliminación urinaria generalmente se completa en 12-24 horas y la excreción fecal dentro de 24-48 horas. La vida media puede aumentar en los ancianos y en pacientes con insuficiencia renal grave.

 

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Tratamiento de la artritis reumatoide o la osteoartritis:

Administración oral

  • Adultos: Inicialmente, 200 mg por vía oral por día en 4 dosis: las dosis de mantenimiento habituales son de 150-300 mg por vía oral por día en 3-4 dosis divididas. La dosis debe ajustarse de acuerdo a las necesidades del paciente y la respuesta. La dosis máxima es de 300 mg / día.
  • Ancianos o pacientes con hipoalbuminemia: La dosis inicial usual debe reducirse en un 33-55% en los ancianos (ver dosis para adultos)
  • Niños: La dosis de seguridad no ha sido establecida.

Tratamiento de artralgia, dolor leve, dolor moderado, dolor de huesos, dolor dental, dismenorrea, mialgias:

Administración oral:

  • Adultos: 25-50 mg por vía oral cada 6-8 horas según sea necesario. La dosis puede aumentarse si es necesario, pero dosis superiores a 75 mg no se ha demostrado que proporcionan beneficios adicionales. Máxima dosis es de 300mg/día.
  • Ancianos o pacientes con hipoalbuminemia: La dosis inicial usual debe reducirse en un 33-55% en los ancianos (ver dosis para adultos).
  • Niños: La dosis de seguridad no ha sido establecida.

 

• Como automedicación de dolores menores asociados con el resfriado, gripe, dolor dental (por ejemplo, dolor de muelas), mialgia, dolor de espalda y dolores menores de artritis o dismenorrea, o la reducción temporal de la fiebre:

Administración oral

  • Adultos y adolescentes> 16 años de edad: 12,5 mg por vía oral cada 4-6 horas. Si no hay alivio después de una hora, un adicional de 12,5 mg se puede tomar. Algunos pacientes pueden requerir una dosis inicial de 25 mg.

La dosis no debe superar los 25 mg en un periodo de 4-6 horas o 75 mg en 24 horas a menos que lo indique un médico. La automedicación no debe exceder de 10 días.

Para el tratamiento del dolor de cabeza:

Administración oral:

  • Adultos: 75 mg PO tres o cuatro veces por día
  • Ancianos o pacientes con hipoalbuminemia: La dosis inicial usual debe reducirse en un 33-55% en los ancianos (ver dosis para adultos) .

 

Pacientes con insuficiencia renal: CrCl > 10 ml / min: no es necesario ajustar la dosis. Aclaramiento de creatinina <10 ml / min: reducir la dosis recomendada por el 33-55

Tratamiento tópico de contusiones, traumas, etc.(gel al 2.5%)

Administración tópica

  • Adultos y adolescentes: aplicar una capa del gel sobre la zona afectada 3 o 4 veces al día
 

CONTRAINDICIONES


El uso crónico de ketoprofen puede provocar gastritis, úlcera, con o sin perforación y/o hemorragia gastrointestinal. Ambas pueden ocurrir en cualquier momento, a menudo sin síntomas anteriores. Por lo tanto, el ketoprofen se debe utilizar con precaución en pacientes con antecedentes de enfermedad activa o gastrointestinal incluyendo la úlcera péptica, la colitis ulcerativa, o hemorragia gastrointestinal. El tabaquismo y el alcoholismo pueden aumentar el riesgo de úlceras gastrointestinales inducidas por ketoprofen. Los pacientes no deben automedicarse con ketoprofen si consumen 3 o más bebidas alcohólicas al día. Todos los pacientes que reciben tratamiento prolongado deben ser controlados rutinariamente para coporbat la presencia de ulceración y sangrado del tracto digestivo.

 

El ketoprofeno se debe utilizar con precaución en pacientes con enfermedad hepática. Se han producido reacciones hepáticas durante el tratamiento con ketoprofen, siendo los pacientes con insuficiencia hepática los tienen un mayor riesgo de desarrollar estas complicaciones. También puede ocurrir elevaciones de las parámetros en las pruebas de función hepática. El ketoprofeno se debe suspender si elevación de las enzimas hepáticas persisten o empeoran, o si aparecen signos o síntomas de enfermedad hepática. La mayoría de los AINEs se metabolizan en el hígado y su acumulación aumenta el riesgo de toxicidad.

 

El ketoprofeno y sus metabolitos se excretan por vía urinaria. La acumulación del fármaco y de sus metabolitos puede ocurrir en pacientes con enfermedad renal o insuficiencia renal, aumentando el riesgo una potencial toxicidad. Puede ser necesario un ajuste de la dosis. Como ocurre con otros AINEs, el ketoprofen puede precipitar una insuficiencia renal a través de la inhibición de la síntesis de prostaglandinas renales.

 

Los pacientes con enfermedad renal, enfermedad hepática, insuficiencia cardíaca congestiva, diabetes mellitus, o lupus eritematoso sistémico, que toman diuréticos o fármacos nefrotóxicos y los ancianos están en mayor riesgo de desarrollar esta reacción. Se ha reportado la retención de líquidos inducidas por AINEs en algunos pacientes, por lo que enfermedades como la insuficiencia cardíaca congestiva o la hipertensión pueden exacerbarse con el tratamiento con ketoprofen.

No se recomienda el ketoprofen en pacientes que hayan experimentado una reacción de hipersensibilidad grave los salicilatos, incluyendo síntomas tales como angioedema, rinitis grave, broncoespasmo o shock, ya que existe aproximadamente un 5% de sensibilidad cruzada entre la aspirina y los AINE. Las reacciones leves a la aspirina no son contraindicaciones para el tratamiento con ketoprofen. Los pacientes pólipos nasales, asma, urticaria y reacciones alérgicas inducidas por aspirina muestran un mayor riesgo para desarrollar broncoconstricción o anafilaxis lo y no deben recibir el ketoprofen.

 

El ketoprofeno debe utilizarse con precaución en pacientes con coagulopatía preexistente o por el efecto del fármaco sobre la función plaquetaria y la respuesta vascular a la hemorragia por hemofilia.

 

Los AINEs, incluyendo el ketoprofen, deben utilizarse con precaución en pacientes con inmunosupresión o neutropenia tras una quimioterapia mielosupresora. Los AINEs pueden enmascarar los signos de infección, como fiebre o dolor en los pacientes con supresión de la médula ósea.

 

Las inyecciones intramusculares deben administrarse con precaución a los pacientes tratados con ketoprofen ya que pueden causar sangrado, moretones, o hematomas debido a los efectos del ketoprofen sobre las plaquetas. Por el mismo motivo, el ketoprofen se debe utilizar con precaución en pacientes con enfermedades dentales. Las intervenciones dentales se deben realizar antes de iniciar el tratamiento ketoprofen, debido al riesgo potencial de sangrado. Además, los pacientes deben ser instruidos en la correcta higiene bucal.


 
Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

El ketoprofeno se clasificada dentro de la categoría B de riesgo en el embarazo. Los diversos estudios clínicos realizados no han vinculado el ketoprofen durante el embarazo a defectos congénitos. A pesar de ketoprofeno no ha sido demostrado causar daño fetal precoz en el embarazo, el uso de ketoprofeno debe ser evitado a menos que los beneficios terapéuticos potenciales justifican su uso durante el embarazo.

 

Si se usa durante el tercer trimestre, ketoprofen se clasifica dentro la categoría D debido a que los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas pueden causar la constricción intrauterina del conducto arterioso fetal. Se ha producido hipertensión pulmonar persistente debido a la constricción del conducto arterioso en los recién nacidos cuyas madres recibieron inhibidores de la síntesis de prostaglandinas durante el embarazo. Igualmente, los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas también tienen el potencial de prolongar el embarazo e inhibir el parto si se utilizan durante el tercer trimestre


 
 

INTERACCIONES

 

Es posible el aumento de los efectos adversos gastrointestinales si el ketoprofen se utiliza con otros AINEs, alcoholl, corticosteroides o salicilatos. Además, la administración concomitante de aspirina y el ketoprofeno se ha traducido en una reducción en el metabolismo y/o un aumento del aclaramiento de ketoprofeno debido al desplazamiento de las proteínas a las que se une.

 

Debido a que los AINEs pueden causar sangrado gastrointestinal, inhibir la agregación plaquetaria, y prolongar el tiempo de sangrado, se pueden observase efectos aditivos en los pacientes tratados con antiagregantes plaquetarios, anticoagulantes o agentes trombolíticos.

 

Aunque se ha observado una interacción clínicamente significativa entre el ketoprofen y warfarina, no se ha producido una prolongación del tiempo de protrombina. Sin embargo, se recomienda, una estrecha vigilancia de la protrombina durante y poco después el uso concomitante de ketoprofeny la warfarina.

 

El ajo, Allium sativum, el jengibre, Zingiber officinale, y el ginkgo, Ginkgo biloba, también tienen efectos clínicamente significativos sobre la agregación plaquetaria que ocasionan un aumento potencial del riesgo de sangrado cuando se usa con AINEs. Igualmente, puede ocurrir un mayor riesgo de sangrado cuando se utilizan AINEs con agentes que causan una trombocitopenia clínicamente significativa debida a la disminución de la agregación plaquetaria. Se han descrito interacciones notables con agentes antineoplásicos mielosupresores, globulina antitimocítica y cloruro de estroncio-89.

 

La administración concomitante de cidofovir y AINES está contraindicada debido a la posibilidad de aumentar la nefrotoxicidad. Los AINE se deben suspender 7 días antes de comenzar cidofovir.

La administración concomitante de ketoprofeno con probenecid puede aumentar las concentraciones plasmáticas del ketoprofeno. Además, el metabolismo de ketoprofeno puede ser inhibido. No se recomiendal uso simultáneo de estos agentes.

 

Las elevadas concentraciones de litio pueden incrementar la toxicidad de este fármaco y pueden ocurrir durante el tratamiento con ketoprofen. Los niveles de litio deben ser monitorizados cuidadosamente en pacientes que reciben tratamiento con AINE.

 

La administración concomitante de ketoprofen y digoxina puede aumentar la concentración plasmática de digoxina. Esta interacción es más importante en pacientes con insuficiencia renal.

 

El ketoprofeno inhibe las prostaglandinas renales y puede potenciar la nefrotoxicidad de la ciclosporina.

 

Los AINEs pueden reducir la eliminación de metotrexato, lo que resulta en niveles de metotrexato elevados y prolongados en suero. Se han producido complicaciones graves o mortales cuando se han administrado AINEs a pacientes que tratados con altas dosis de metotrexato. La función renal debe ser monitorizada durante la tratamiento inicial o cuando la dosis de AINE se aumenta.

 

Los AINEs pueden disminuir los efectos diuréticos, natriuréticos y antihipertensivos de los diuréticos a través de la inhibición de la síntesis de prostaglandinas renales. La administración concomitante de AINEs con diuréticos, especialmente triamtereno, puede aumentar el riesgo de desarrollar insuficiencia renal secundaria a la disminución del flujo sanguíneo renal. Los pacientes deben ser monitorizados para detectar cambios en la eficacia de su tratamiento con diuréticos y los signos y síntomas de insuficiencia renal. El uso concomitante de ketoprofeno y medicamentos ahorradores de potasio, como el triamtereno o la espironolactona, puede provocar hiperpotasemia.

 

El ketoprofeno puede reducir la eficacia de otros agentes antihipertensivos tales como beta-bloqueantes e inhibidores de ECA como el captopril, tal vez como resultado de su efecto sobre la síntesis de prostaglandinas renales.

 

Para la prevención de la gastritis inducida por AINEs algunos autores recomiendan el Misoprostol, aunque éste no es siempre eficaz.

 

Los datos preclínicos sugieren que los agentes que inhiben la síntesis de prostaglandinas, como los AINE podrían disminuir la eficacia de la terapia fotodinámica con verteporfina o porfímero.

 

La indometacina, y posiblemente otros AINEs, pueden reducir el efecto hipotensor de los inhibidores de la ECA. Los inhibidores de la ECA reducen la presión arterial y aumentan la excreción urinaria de prostaglandinas y la actividad de la renina plasmática. Estos efectos pueden ser abolidos de la inhibición de la síntesis de prostaglandinas endógenas por los AINEs, sobre todo en los pacientes con bajos niveles de renina o hipertensión dependiente de volumen. En algunos pacientes conla función renal comprometida que están siendo tratados con AINEs, la administración conjunta de inhibidores de la ECA (por ejemplo, enalapril y lisinopril) puede resultar en un mayor deterioro de la función renal. Estos efectos suelen ser reversibles. Por lo tanto, la presión arterial y la función renal deben ser monitorizados estrechamente cuando un AINE se administra a un paciente que está tomando un inhibidor de la ECA.

 

En un estudio retrospectivo, las mujeres que tratadas con alendronato AINEs concomitantemente, se observa un riesgo 70% mayor de desarrollar un evento adverso gastrointestinal, como úlcera gástrica. En contraste, el tratamiento concomitante con corticosteroides no se asocia con un mayor riesgo de efectos adversos gastrointestinales.

 
 

REACCIONES ADVERSAS


La dispepsia se presenta en aproximadamente el 12% de los pacientes tratados con ketoprofen y es la más frecuente reacción adversa gastrointestinal. También son frecuentes las náuseas/vómitos, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento y flatulencia son (3-9%). Las reacciones más graves (<1%) incluyen gastritis, hemorragia rectal, úlcera péptica, sangrado gastrointestinal, perforación gastrointestinal, hematemesis, y ulceración intestinal, que no pueden ser precedidos por otros síntomas.

 

Los factores de riesgo para desarrollar úlcera péptica incluyen un historial de problemas gastrointestinales, el tabaquismo o el alcoholismo. La incidencia de sangrado también puede verse afectada por la acción del ketoprofeno sobre la agregación plaquetaria y es de particular importancia en pacientes con coagulopatías o antecedentes de enfermedad gastrointestinal.

 

El rash maculopapular y la urticaria ocurre en 1-3% de los pacientes tratados con ketoprofeno y son las reacciones dermatológicas más comunes. Menos frecuentes, más severas son púrpura, erupción cutánea ampollar y dermatitis exfoliativa. Las erupciones puede indicar una respuesta de hipersensibilidad, y los pacientes que experimentan estos síntomas deben ser evaluados cuidadosamente.

 

Se han reportado fotosensibilidad con poca frecuencia. Otras reacciones adversas graves como el eritema multiforme, síndrome Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica, también han sido reportadas.

 

Los AINEs han demostrado provocar una disfunción plaquetaria, aunque este efecto es transitorio y reversible. Dado que la inhibición de la agregación plaquetaria parece correlacionarse con la concentración plasmática efectiva del fármaco, la semi-vida de cada AINE en cada paciente determina la duración de este efecto.

 

La cefalea es la reacción más frecuente del SNC asociada con ketoprofen. Con menor frecuencia (1-3%) se producen mareos, depresión, somnolencia, insomnio, y nerviosismo se producen con. El edema periférico se observa en el 2% de los pacientes tratados con ketoprofeno.

 

La exacerbación de la insuficiencia cardíaca congestiva y la enfermedad vascular periférica se han reportado con una frecuencia de menos del 1%. El ketoprofendebe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva u otras enfermedades que predisponen a la retención de líquidos.

 

Con poca frecuencia (<1%) ocurren hemorragia retiniana y cambios de la pigmentación durante el tratamiento con ketoprofen.

 

Se han observado hepatitis (incluyendo hepatitis colestásica), disfunción hepática, ictericia (<1%) con el ketoprofen, pero la relación causal no ha sido establecida. La elevación de las enzimas hepáticas ocurre en hasta el 15% de los pacientes que reciben AINEs y en el caso de ketoprofen elevaciones que superan tres veces el límite superior de lo normal se producen en menos de 1%. El ketoprofeno se debe suspender si persisten o empeoranlos parámetros que representan la función hepática, o si presentan signos o síntomas de enfermedad hepática.

 

Los AINEs se asocian con efectos adversos renales, incluyendo necrosis papilar renal, síndrome nefrótico, hematuria, proteinuria y nefritis intersticial. La incidencia de estas reacciones es baja, pero pueden ser graves.

 


 
 

PRESENTACIONES

Orudis®, caps. 50 mg; comp.50 y 100 mg; sup. 200 mg; amp. 100 mg/2ml

Ketoprofeno Ratiopharm, caps. 50 mg

 
 

REFERENCIAS

  • Schulman EA, Silberstein SD. Symptomatic and prophylactic treatment of migraine and tension-type headache. Neurology 1992;42(suppl 2):16—21

  • Walt RP. Misoprostol for the treatment of peptic ulcer and antiinflammatory-drug-induced gastroduodenal ulceration. N Engl J Med 1992;327:1575—80.

  • Coaccioli S. Ketoprofen 2.5% gel: a clinical overview. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2011 Aug;15(8):943-9. Review.
  • Altman RD, Barthel HR. Topical therapies for osteoarthritis. Drugs. 2011 Jul 9;71(10):1259-79
  • Srinivas M, Medaiah S, Girish S, Anil M, Pai J, Walvekar A.The effect of ketoprofen in chronic periodontitis: A clinical double-blind study. J Indian Soc Periodontol. 2011 Jul;15(3):255-9.
  • Sarzi-Puttini P, Atzeni F, Lanata L, Bagnasco M, Colombo M, Fischer F, D'Imporzano M. Pain and ketoprofen: what is its role in clinical practice? Reumatismo. 2010 Jul-Sep;62(3):172-88. Review.
  • Izu K, Hino R, Isoda H, Nakashima D, Kabashima K, Tokura Y. Photocontact dermatitis to ketoprofen presenting with erythema multiforme. Eur J Dermatol. 2008 Nov-Dec;18(6):710-3.
  • Humes JL, Winter CA, Sadowski SJ, Kuehl FA Jr. Multiple sites on prostaglandin cyclooxygenase are determinants in the action of nonsteroidal antiinflammatory agents. Proc Natl Acad Sci U S A. 1981 Apr;78(4):2053-6.

  • Gleeson S, Sorbie J. Efficacy of ketoprofen in treating primary dysmenorrhea. Can Med Assoc J. 1983 Oct 15;129(8):842-4.
  • Advenier C, Roux A, Gobert C, Massias P, Varoquaux O, Flouvat B. Pharmacokinetics of ketoprofen in the elderly. Br J Clin Pharmacol. 1983 Jul;16(1):65-70.
 
   
  Monografía creada el 31 de Enero de 2012. Equipo de redacción de IQB