Vademecum

ESMOLOL
 
 
 
Nota importante

DESCRIPCION

El esmolol (en forma de clorhidrato) es un beta-bloqueante beta-1 selectivo de acción extremadamente corta. A diferencia de otros beta-bloqueantes beta1-selectivos(por ejemplo, metoprolol, atenolol), el esmolol se administra por infusión intravenosa continua. Debido a la muy corta duración de acción del esmolol, es útil para el control de la hipertensión aguda o ciertas arritmias supraventriculares.Otras indicaciones incluyen el control a corto plazo de la hipertensión perioperatoria, el manejo de las taquiarritmias que complican el infarto de miocardio agudo, y la minimización de la isquemia miocárdica aguda secundaria a infarto agudo de miocardio o angina inestable.

Mecanismo de acción: los antagonistas beta-adrenérgicos contrarrestan el efecto de los neurotransmisores simpaticomiméticos (por ejemplo, las catecolaminas) al competir por los sitios receptores. Igual que el metoprolol y el atenolol, el esmolol, en dosis bajas, bloquea selectivamente la estimulación simpática mediada por los receptores beta1-adrenérgicos en el corazón y el músculo liso vascular. El esmolol posee aproximadamente 100 veces más actividad en los receptores beta1 que en los receptores beta2. En consecuencia, los efectos farmacológicos de esmolol se limitan principalmente al miocardio. Al igual que con todos los beta-bloqueantes "selectivos" adrenérgicos, las dosis más altas de esmolol (> 300 mg/kg/min) muestran como resultado una la selectividad atenuada o perdida sobre los receptores beta1. A dosis normalmente utilizadas clínicamente, esmolol no muestra actividad simpaticomimética intrínseca apreciable o estabilizadora de membrana; Sin embargo, estos efectos pueden ser vistos en dosis más altas.

Las propiedades antiarrítmicas de esmolol se producen a nivel nodal del control del marcapasos, con un el aumento de la longitud del ciclo sinusal y del tiempo de recuperación del nodo sinusal y desaceleración de la conducción a través del nodo AV. La consecuencia farmacodinámica de esta actividad es un efecto cronotrópico negativo y, de vez en cuando, la conversión a ritmo sinusal en el caso de la fibrilación auricular y/o aleteo.

Las acciones que hacen esmolol útil en el tratamiento de la hipertensión incluyen su cronotrópico negativo y actividad inotrópica (que también disminuye el gasto cardíaco), una reducción en el flujo de salida simpático del sistema nervioso central, y la supresión de la liberación de renina desde los riñones. La consecuencia farmacodinámica de esta actividad es la reducción de la presión arterial sistólica y diastólica. Por lo tanto, al igual que otros betabloqueantes, esmolol afecta la presión arterial a través de múltiples mecanismos

El esmolol es eficaz en el tratamiento de la angina de pecho y de la isquemia del miocardio debido a que el medicamento disminuye la demanda de oxígeno del corazón mediante sus efectos cronotrópicos y inotrópicos negativos, así como por su actividad antihipertensiva.

Farmacocinética: El esmolol se administra por infusión IV. El inicio de la acción después de la inyección IV es extremadamente rápido, alcanzándose concentraciones en estado estacionario dentro de los 5 minutos después de administrar una dosis de carga. Las concentraciones esmolol en estado de equilibrio es proporcional a la velocidad de infusión. Tras la interrupción de la infusión, lod efectos esmolol comienzan a disminuir en 1-2 minutos, desapariciendo la actividad beta-antagonista completamente en aproximadamente 20 minutos.

El esmolol se distribuye rápidamente y ampliamente (volumen aparente de distribución es de 3.4 L / kg), aunque no se han determinado las distribuciones específicas en los tejidos y fluidos corporales. El esmolol se une en 55% a las proteínas plasmáticas, principalmente a la albúmina y alfa-1-AGP.

El esmolol se hidroliza rápidamente en la sangre por las esterasas plasmáticas en el ácido libre del éster metílico de esmolol y metanol. La semi-vida terminal del esmolol es de 9 minutos, de modo que el beta-bloqueo se elimina virtualmente dentro de los 20 minutos después de la interrupción del tratamiento. Esta propiedad ofrece una ventaja clínica distinta sobre propranolol IV, que persiste durante hasta 60 minutos después de la interrupción de la infusión. En un plazo de 24 a 48 horas, la mayor parte de una dosis esmolol se elimina por vía renal, principalmente en forma de metabolitos inactivos, con menos del 2% como fármaco inalterado. El resto de la dosis es excretado por vía fecal.

 

 

Véase también
acebutolol
atenolol
 
metoprolol
penbutolol
propranolol

 

 

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Para el control a corto plazo de las taquiarritmias supraventriculares, incluyendo taquicardia sinusal o taquicardia supraventricular paroxística (TSVP), o para controlar la frecuencia ventricular en pacientes con fibrilación o aleteo auricular:

Administración intravenosa:

  • Adultos: Inicialmente, dar una dosis de carga de 500 mg/kg IV durante 1 minuto. A continuación, iniciar una infusión de mantenimiento de 50 mg/kg/min IV durante 4 min. Si, después de 5 min, la taquicardia no se controla, repetir la dosis de carga y aumentar la infusión de mantenimiento a 100 mg / kg / min IV durante 4 min. Si es necesario, a intervalos de 5 min, repetir dosis de carga y aumentar la infusión de mantenimiento en incrementos de 50 mg / kg / min hasta 200 mg / kg / min. Cuando la respuesta deseada está cerca, omitir dosis de carga posteriores y disminuir la infusión de mantenimiento de 25 mg / kg / min o menos, preferiblemente a intervalos de 10 min.
  • Niños: se ha usado una dosis de carga total de 600 mg / kg IV en 2 minutos de forma segura en un estudio de 20 pacientes (edad 2-16 años) . Después de la dosis de carga, la infusión de mantenimiento se inició con 200 mg/ kg. / min IV y se tituló hacia arriba con 50 a 100 mg / kg / min cada 5-10 minutos, hasta que se observó una reducción de > 10% de la frecuencia cardíaca o la presión arterial. La dosis media de mantenimiento para lograr el bloqueo beta fue de 550 mg/kg/min, y las dosis de hasta 1.000 mg / kg se utilizaron / min.
  • Ancianos: Ver dosis de adultos. Los pacientes ancianos pueden tener respuestas impredecibles a los beta-bloqueantes (aumento o disminución de la sensibilidad). Valorar dosis para alcanzar los objetivos clínicos.

Para el tratamiento de la hipertensión y/o taquicardia perioperatoria o postoperatoria:

Administración intravenosa:

  • Adultos: Para el control inmediato (por ejemplo, tratamiento intraoperatorio), administrar un bolo IV de 80 mg (aproximadamente 1,000 mg / kg) durante 30 segundos, seguido de una infusión de 150 mg/kg/min, si es necesario. Ajustar la velocidad de infusión, según sea necesario, hasta 300 mg/kg/min para mantener la frecuencia cardiaca y / o la presión arterial deseadas. Para el control más gradual (por ejemplo, el tratamiento postoperatorio), dar una dosis de carga de 500 mg/ kg IV durante 1 minuto, seguido de una infusión de mantenimiento de 50 mg/kg/min IV durante 4 min. Si, después de 5 min, no se logra un efecto adecuado, repetir la dosis de carga y aumentar la infusión de mantenimiento a 100 mg / kg / min IV durante 4 min. Si es necesario, a intervalos de 5 min, repetir dosis de carga y aumentar la infusión de mantenimiento en incrementos de 50 mg / kg / min hasta 200 mg / kg / min. En algunos casos, las dosis más altas (por ejemplo, 250-300 mg / kg / min IV) pueden ser necesarios para el control de la presión arterial adecuada.
  • Ancianos: Ver dosis de adultos. Los pacientes ancianos pueden tener respuestas impredecibles a los beta-bloqueantes (aumento o disminución de la sensibilidad). Valorar dosis para alcanzar los objetivos clínicos.

Para el tratamiento de una urgencia o emergencia hipertensiva:

Administración intravenosa:

  • Adultos: Inicialmente, dan una dosis de carga de 250 a 500 mg / kg IV durante 1 minuto, a continuación, iniciar una infusión de mantenimiento de 50-100 mg / kg / min IV durante 4 minutos. Si, después de 5 minutos, no se controla la presión arterial, repetir la dosis de carga y aumentar la perfusión de mantenimiento en incrementos de 50 mg / kg / min hasta 200 mg / kg / min. Cuando se logra la respuesta deseada, omitir las dosis de carga posteriores y disminuir la infusión de mantenimiento en decrementos de 25 mg/kg/min para mantener la presión arterial deseada.
  • Ancianos: Ver dosis de adultos. Los pacientes ancianos pueden tener respuestas impredecibles a los beta-bloqueantes (aumento o disminución de la sensibilidad). Valorar dosis para alcanzar los objetivos clínicos

Para el tratamiento del infarto agudo de miocardio:

Administración intravenosa:

  • Adultos: Inicialmente, dar una dosis de carga de 500 mg / kg IV durante 1 min. A continuación, iniciar una infusión de mantenimiento de 50 mg / kg / min IV durante 4 min. Si es necesario, se administra una infusión similar a la anterior hasta los 300 mg/kg/min o hasta que la presión arterial sistólica llega a 90 mm Hg.
  • Ancianos: Ver dosis de adultos. Los pacientes ancianos pueden tener respuestas impredecibles a los beta-bloqueantes (aumento o disminución de la sensibilidad). Valorar dosis para alcanzar los objetivos clínicos.

Para el tratamiento de la angina de pecho inestable:

  • Administración intravenosa: Adultos: las guías de práctica clínica recomiendan una infusión inicial de mantenimiento de 100 mg / kg / min IV, con titulación en incrementos de 50 mg / kg / min cada 10-15 minutos, según la tolerancia, hasta que se haya obtenido la respuesta terapéutica deseada, se desarrollen síntomas limitantes, o se alcance una dosis de 200 mg / kg / min IV. Una dosis de carga opcional de 50 mg / kg puede ser dada por mediante un bolo IV lento (unos 2-5 minutos) para obtener más rápido inicio de acción.
  • Ancianos: Ver dosis de adultos. Los pacientes ancianos pueden tener respuestas impredecibles a los beta-bloqueantes (aumento o disminución de la sensibilidad). Valorar dosis para alcanzar los objetivos clínicos.

Límites Máximos de dosificación:

• Adultos: 500 mg / kg / dosis de carga IV y 200 mg / kg / min mantenimiento infusión IV. Hasta 300 mg/kg/min de infusión IV de mantenimiento pueden ser necesarios para la hipertensión perioperatoria o hipertensión postoperatoria.

• Ancianos: 500 mg / kg / dosis de carga IV y 200 mg / kg / min mantenimiento infusión IV. Hasta 300 mg / kg / min de infusión IV de mantenimiento puedan ser necesarios para la hipertensión perioperatoria o hipertensión postoperatoria.

• Los adolescentes: No hay información dosificación máxima específica disponible.

• Niños: No hay información dosificación máxima específica disponible.

Pacientes con insuficiencia hepática: No es necesario ajustar la dosis.

Pacientes con insuficiencia renal: No es necesario ajustar la dosis. El fabricante aconseja precaución en pacientes con insuficiencia renal. El metabolito activo menor (1/1500 actividad de esmolol) se excreta por vía renal y su medio-vivo se incrementó 10 veces en la enfermedad renal en etapa terminal.

La hemodiálisis intermitente: No es necesario ajustar la dosis.

 

 
 

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

NOTA: Aunque esmolol tiene una acción extremadamente corta y sus efectos farmacodinámicos son prácticamente abolidos en 20 minutos después de la interrupción de la infusion, las contraindicaciones / precauciones referentes al uso de los beta-bloqueantes de acción prolongada deben aplicarse al administrar este medicamento a los pacientes. Sin embargo, el perfil farmacocinético favorable del esmolol, puede cambiar la relación riesgo/ beneficio a favor del mismo cuando existen algunas contraindicaciones que normalmente se aplican a la utilización de otros antagonistas adrenérgicos beta1-selectivos.

El esmolol está contraindicado en pacientes que muestren hipersensibilidad al fármaco o cualquiera de los componentes de su formulación.

Aunque esta reacción no ha sido reportado hasta la fecha con el esmolol, la interrupción brusca de cualquier agente beta-bloqueante adrenérgico puede resultar en el desarrollo de isquemia miocárdica, infarto de miocardio, arritmias ventriculares, o hipertensión grave, particularmente en pacientes con enfermedad cardiaca preexistente.

Los betabloqueantes deben utilizarse con precaución en pacientes con hipertiroidismo o tirotoxicosis ya que estos fármacos pueden enmascarar la taquicardia, que es un parámetro de seguimiento útil en la enfermedad de la tiroides. La retirada brusca de los bloqueadores beta en un paciente con hipertiroidismo puede precipitar una tormenta tiroidea. Sin embargo, los betabloqueantes son, en general, útiles en el tratamiento de estados relacionados con hipertiroidismo.

Debido a que estos fármacos deprimen la conducción a través del nodo AV, los beta-bloqueantes están contraindicados en pacientes con bradicardia severa o bloqueo AV avanzado. En general, los beta-bloqueantes no deben utilizarse en pacientes con shock cardiogénico o insuficiencia cardíaca congestiva sistólica, particularmente en aquellos con disfunción ventricular izquierda severamente comprometida, ya que el efecto inotrópico negativo de estos fármacos puede deprimir aún más el gasto cardíaco. Sin embargo en algunos pacientes con insuficiencia cardiaca, los beta-bloqueantes administrados en dosis bajas han sido beneficiosos. Muchos bloqueantes beta ta se utilizan en el tratamiento de la miocardiopatía hipertrófica.

La monoterapia con beta-bloqueantes se debe utilizar con precaución en pacientes con feocromocitoma o angina vasoespástica (angina de Prinzmetal), debido al riesgo de hipertensión secundaria a la estimulación del alfa-receptor sin oposición.

En el tratamiento del infarto de miocardio, los beta-bloqueantes están contraindicados en pacientes con hipotensión (PAS <100 mmHg).

El esmolol se debe utilizar con precaución en pacientes con diabetes mellitus mal controlada. Los beta-bloqueantes pueden prolongar o aumentar la hipoglucemia al interferir con la glucogenolisis; este efecto puede ser menos pronunciado con bloqueadores beta-1 selectivos que con agentes no selectivos. Los beta-bloqueantes también pueden enmascarar los signos de hipoglucemia, especialmente la taquicardia, palpitaciones y temblores; por el contrario, diaforesis y la respuesta hipertensiva a la hipoglucemia no se suprimen con beta-bloqueantes. Los betabloqueantes pueden ocasionalmente causar hiperglucemia. Esto se cree que es debido al bloqueo de los receptores beta2 en las células de los islotes pancreáticos, que pueda inhibir la secreción de insulina. Por lo tanto, los niveles de glucosa en sangre deben ser estrechamente monitorizados si un bloqueador beta se utiliza en un paciente con diabetes mellitus.

El esmolol se debe utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia renal debido a la acumulación del metabolito desesterificada que aunque normalmente tiene una actividad farmacológica mínima puede llegar a ser clínicamente significativa. Aunque es poco probable, puede ser necesaria un ajuste de la dosis en casos de insuficiencia renal grave.

 

 
Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

El esmolol se clasifica dentro de la categoría C de riesgo en el embarazo. El esmolol ha mostrado producir una mayor resorción fetal con una mínima toxicidad materna en conejos cuando se administra en dosis de aproximadamente 8 veces la dosis de mantenimiento humana máxima (300 mg/kg/min). No hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. Brevibloc debe utilizarse durante el embarazo sólo si el beneficio potencial justifica el riesgo potencial para el feto.

Los estudios de teratogenicidad en ratas con dosis intravenosas de esmolol de hasta 3.000 mg/kg/min (10 veces la dosis máxima de mantenimiento humana) durante 30 minutos diariamente no mostraron evidencia de toxicidad materna, embriotoxicidad o teratogenicidad, mientras que una dosis de 10.000 mg / kg / min produjo toxicidad materna y letalidad. En conejos, las dosis intravenosas de hasta 1.000 mg/ kg / min durante 30 minutos diariamente no mostraron evidencia de toxicidad materna, embriotoxicidad o teratogenicidad, mientras que la dosis de 2.500 mg / kg / min produjo una toxicidad materna mínima y aumentó resorción fetal.

Aunque no hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas, se ha reportado el uso del esmolol en el último trimestre del embarazo o durante el parto para provocar bradicardia fetal, que continuó después de la terminación de la infusión del fármaco.

No se sabe si este fármaco se excreta en la leche humana. Debido a que muchos fármacos se excretan en la leche humana y debido al potencial de reacciones adversas graves en los lactantes del esmolol, debe tomarse una decisión sobre si interrumpir la lactancia o suspender el fármaco, teniendo en cuenta la importancia del fármaco para la madre.

 

 
 

El esmolol está contraindicado en pacientes con una enfermedad pulmonar tal como asma bronquial, broncoespasmo agudo, enfisema, bronquitis o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), debido a que la inhibición de beta-adrenérgica puede provocar broncoconstricción (con dosis altas).

El esmolol puede producir una afección miasténica que se manifiesta como ptosis, debilidad en las extremidades, y visión doble; por lo tanto, esmolol debe evitarse en pacientes con miastenia gravis.

La administración de esmolol puede exacerbar la enfermedad de Raynaud o enfermedad vascular periférica debido a bloqueo beta puede causar indirectamente insuficiencia arterial periférica debido a la oposición a la alfa-estimulación

Los pacientes ancianos pueden tener respuestas impredecibles a los beta-bloqueantes (aumento o disminución de la sensibilidad).

 

 
 

INTERACCIONES

Las interacciones farmacológicas son menos significativas con el esmolol que las reportados con otros antagonistas adrenérgicos-beta1 selectivos ya que los efectos farmacodinámicos del esmolol son prácticamente abolidos en 20 minutos una vez discontinuada la infusion.

Los beta-bloqueantes ejercen acciones complejas sobre la capacidad del cuerpo para regular la glucosa en sangre. Los beta-bloqueantes pueden prolongar la hipoglucemia al interferir con la glucogenolisis (secundaria a bloqueo de las acciones compensatorias de la epinefrina) o pueden promover la hiperglucemia (mediante la inhibición de la secreción de insulina y la disminución de la sensibilidad de los tejidos a la insulina). Como la secreción de insulina es mediada por receptores beta-2, los beta-bloqueantes, especialmente los agentes no selectivos, puede antagonizar directamente el principal efecto beneficioso de las sulfonilureas. La capacidad de disminuir la sensibilidad del tejido a la insulina interfiere con uno de los efectos terapéuticos de la metformina. Además, los beta-bloqueantes pueden bloquear la respuesta taquicárdica y exagerar la respuesta hipertensiva a la hipoglucemia. Así, aunque no se ha observado una interacción farmacocinética entre los beta-bloqueantes y los agentes antidiabéticos, los primeros pueden interactuar farmacodinámica-mente. Los beta-bloqueantes selectivos, tales como acebutolol, atenolol, metoprolol, o penbutolol, antagonizan los receptores beta-2 menos que los agentes no selectivos y, como resultado, pueden causar menos problemas con la regulación de la glucosa en la sangre, aunque todos los beta-bloqueantes pueden enmascarar la respuesta taquicárdico a la hipoglucemia.

Los anestésicos generales pueden potenciar los efectos antihipertensivos de los beta-bloqueantes, que se pueden usar como un beneficio terapéutico en pacientes con hipertensión perioperatoria. Los pacientes que reciben beta-bloqueantes beta antes o durante la cirugía que implica anestésicos generales que poseen efectos inotrópicos negativos (por ejemplo, éter o ciclopropano) deben ser estrechamente monitorizados para detectar signos de insuficiencia cardíaca.

Los efectos de los beta-bloqueantes pueden reducirse debido a la estimulación cardiaca producida por liotironina.

Puede darse una interacción clínicamente significativa entre esmolol y digoxina debido a sus efectos aditivos en el nodo AV. La eficacia de esmolol en el control de la respuesta ventricular y en la conversión a ritmo sinusal se puede mejorar mediante la digitalización preoperatoria o con un tratamiento concomitante posterior a la fibrilación o aleteo auricular de reciente comienzo. Esto representa una interacción farmacodinámica, no una interacción farmacocinética.

El esmolol puede potenciar los efectos supresores de diltiazem y verapamilo sobre la conducción AV. Los pacientes deben ser observados cuidadosamente por si se produjera el desarrollo de un bloqueo AV avanzado y bradicardia, particularmente en individuos con la función miocárdica alterada. Se han reportado paros cardiacos fatales con el uso concomitante de beta-bloqueantes y diltiazem o verapamilo.

El uso simultáneo de esmolol con otros agentes antihipertensivos puede provocar un exceso de hipotensión, y, en el caso de la reserpina u otros alcaloides de rauwolfia, una profunda bradicardia, síncope y ortostasis puede acompañar la respuesta hipotensora exagerada. Si los fármacos antihipertensivos clonidina, guanfacina, o moxonidina se utilizan concomitantemente con un beta-bloqueante, existe el riesgo de una hipertensión de rebote si estos fármacos se discontinuan bruscamente. Si durante el uso concomitante con un beta-bloqueante el tratamiento antihipertensivo necesitase ser interrumpido o discontinuado, el beta-bloqueante debe ser retirado en primer lugar, discontinuando gradualmente los otros fármacos.

La morfina aumenta las concentraciones en sangre en estado estacionario de esmolol en un 50%, aunque las concentraciones sanguíneas de morfina no se ven afectados por esmolol. Es necesaria la titulación cuidadosa de esmolol cuando se administra con morfina.

El esmolol puede interactuar con los bloqueantes neuromusculares (por ejemplo, la succinilcolina, tubocurarina, pancuronio) potenciando y prolongando su acción. Aunque esta interacción no parece ser clínicamente significativa en la mayoría de los casos, es importante la monitorización postoperatoria cuidadosa, especialmente cuando se requieren regímenes perioperatorios secuenciales o agresivos.

Algunos datos limitados sugieren que la bradicardia se agrava cuando los IMAOs se administran a pacientes tratados con beta-bloqueantes. Aunque la bradicardia sinusal observada no parece ser grave, hasta que se disponga de más datos, los médicos deben usar inhibidores de la MAO con cautela en estos pacientes.

Los AINEs pueden reducir el efecto hipotensor de antihipertensivos. Los pacientes tratados con beta-bloqueantes para la hipertensión deben ser monitorizados para la pérdida del efecto antihipertensivo si se añade un AINE.

El uso concomitante de fármacos beta-bloqueantes con simpaticomiméticos puede provocar antagonismo mutuo de los efectos terapéuticos de ambos (agonismo o antagonismo beta-1 y/o beta-2), y puede causar efectos farmacodinámicos alfa sin oposición.

El uso simultáneo de esmolol con teofilina puede reducir los efectos terapéuticos de los dos fármacos.

La cevimelina puede alterar la conducción y/o la frecuencia cardíaca. Son posibles trastornos de la conducción con el uso concomitante de beta-bloqueantes y cevimelina.

El uso simultáneo de la mefloquina y de beta-bloqueantes puede provocar anomalías en el ECG o paro cardíaco.

 

 

Estudios "in vitro" han mostrado que el jengibre, Zingiber officinale posee efectos inotrópicos positivos. En teoría, es posible que el jengibre pueda afectar la acción de los antiarrítmicos, si bien hasta ahora, no se dispone de datos clínicos.

 

 

El espino blanco, Crataegus laevigata, puede reducir la resistencia vascular periférica. El uso del espino blanco en combinación con agentes antihipertensivos puede conducir a reducciones adicionales de la presión arterial en algunos individuos. Los pacientes consuman esta planta simultáneamente con medicamentos antihipertensivos deberán someterse a controles periódicos de la presión arterial. Además, el espino puede tener cierta actividad antiarrítmica que puede ser potenciada por el uso simultáneo de esmolol.

 

 
 

REACCIONES ADVERSAS

NOTA: Las reacciones adversas son menos significativas con esmolol que las reportadas con otros antagonistas adrenérgicos-beta1 selectivos debido a que los efectos farmacodinámicos de esmolol son prácticamente abolidos en 20 minutos después de la discontinuación de la terapia.

Se produce hipotensión (PAS < 90 mmHg) hasta en el 40% de los pacientes tratados con esmolol. Los síntomas de hipotensión (mareos-diaforesis, y/o dolor de cabeza) ocurren en aproximadamente el 12% de los pacientes, mientras que la hipotensión asintomática ocurre en aproximadamente el 25%. Cuando la hipotensión se desarrolla, por lo general se produce dentro de los primeros 30 minutos de tratamiento. Esta reacción a menudo se resuelve sin la interrupción del tratamiento en la mayoría de las personas (65%). Los factores de riesgo asociados con el desarrollo de hipotensión inducida por esmolol incluyen altas tasas de infusión (> 200 mg/kg/min), o tratamiento previo de la presión arterial.

Aunque son mucho menos comunes que la hipotensión, la bradicardia sinusal severa y el bloqueo AV, incluyendo un paro cardíaco fatal y no fatal, se han observado con la terapia de esmolol. Estos efectos cardiovasculares generalmente han ocurrido en pacientes con patología cardiaca subyacente y enfermedad preexistente grave.

Las náuseas/vómitos se producen en aproximadamente el 7% de los pacientes tratados con esmolol y es el efecto adverso gastrointestinal más común.

El esmolol puede prolongar o mejorar la hipoglucemia al interferir con la glucogenolisis y también puede enmascarar signos de hipoglucemia, especialmente la taquicardia, palpitaciones y temblores; por el contrario, la diaforesis y la respuesta hipertensiva a la hipoglucemia no se suprimen con los beta-bloqueantes. Los betabloqueantes pueden ocasionalmente causar hiperglucemia debido al bloqueo de los receptores beta2 en las células de los islotes pancreáticos, que puede inhibir la secreción de insulina.

Puede desarrollarse una reacción en el lugar de la inyecciónen en los pacientes tratados con infusiones de esmolol.

Las reacciones dermatológicas adversas, como la flebitis o la induración, ocurren en aproximadamente el 8% de los pacientes. Otras reacciones, como enrojecimiento, edema, decoloración de la piel, ardor y descamación del tejido o necrosis, son muy poco frecuentes (< 1% de los pacientes). El riesgo de desarrollar estas reacciones está directamente relacionado con la duración y la concentración de la infusión de esmolol. Las infusiones que duran más de 48 horas no se han evaluado, y no se recomiendan concentraciones esmolol de más de 10 mg/ml. Las infusiones se toleran mejor cuando se administran a través de una línea central.

 

 

Las sobredosis de esmolol pueden causar efectos sobre el sistema nervioso central y cardiovascular. Estos efectos pueden desencadenar signos severos, síntomas, secuelas y complicaciones (por ejemplo, insuficiencia cardíaca y respiratoria grave, incluyendo shock y coma), y pueden ser mortales. Se requiere una monitorización continua del paciente.

Los efectos cardíacos incluyen bradicardia, bloqueo auriculoventricular (de primero -, segundo - y tercer grado), retrasos de la conducción intraventricular, disminución de la contractilidad cardíaca, hipotensión, insuficiencia cardiaca (incluyendo shock cardiogénico), parada cardiaca / asistolia y actividad eléctrica sin pulso
Los efectos sobre el sistema nervioso central incluyen depresión respiratoria, convulsiones, trastornos del sueño y del estado de ánimo, fatiga, letargo y coma. Además, pueden producirse broncoespasmo, isquemia mesentérica, cianosis periférica, hiperpotasemia e hipoglucemia (especialmente en niños)

Debido a corta semi-vida de aproximadamente 9 minutos, el primer paso en el tratamiento debe ser suspender la infusión de esmolol. Seguidamente, en función de síntomas clínicos observados, se deben tomar las siguientes medidas generales.

- Considere la administración intravenosa de atropina u otro fármaco anticolinérgico o estimulación cardiaca para tratar la bradicardia

- Insuficiencia cardiaca: considere la administración intravenosa de un diurético o glicósido digitálico. En el shock resultante de una inadecuada contractilidad cardíaca, considere la administración intravenosa de dopamina, dobutamina, isoproterenol, o amrinona. El glucagón ha sido reportado para ser útil en los casos de hipoglucemia.

- Hipotensión sintomática: considere la administración intravenosa de fluidos o agentes vasopresores como la dopamina o la noradrenalina.

- Broncoespasmo: considere la administración intravenosa de un agente estimulante beta2 o de un derivado de la teofilina.

 

 

PRESENTACIONES

Esmolol Brevibloc® viales con 10 mg/ml.

 

 
 

REFERENCIAS

  • Trippel DL, Wiest DB, Gillette PC. Cardiovascular and antiarrhythmic effects of esmolol in children. J Pediatr 1991;119:142—7.
  • Efe EM, Bilgin BA, Alanoglu Z, Akbaba M, Denker C. Comparison of bolus and continuous infusion of esmolol on hemodynamic response to laryngoscopy, endotracheal intubation and sternotomy in coronary artery bypass graft. Braz J Anesthesiol. 2014 Jul-Aug;64(4):247-52
  • Wang JD, Zhang HW, Xin Q, Yang JJ, Sun ZJ, Liu HB, Chen L, Du LS, Chen YD. Safety and efficacy of intravenous esmolol before prospective electrocardiogram-triggered high-pitch spiral acquisition for computed tomography coronary angiography.J Geriatr Cardiol. 2014 Mar;11(1):39-43.
  • Hosseinzadeh H, Eidy M, Ghaffarlou M, Ghabili K, Golzari SE.Esmolol: a unique Beta-blocker in maintaining cardiovascular stability following neurosurgical procedures. Adv Pharm Bull. 2012;2(2):249-52
  • Sun J, Ding Z, Qian Y. Effect of short-acting beta blocker on the cardiac recovery after cardiopulmonary bypass. J Cardiothorac Surg. 2011 Aug 19;6:99.
  • Singhal SK, Malhotra N, Kaur K, Dhaiya D. Efficacy of esmolol administration at different time intervals in attenuating hemodynamic response to tracheal intubation.Indian J Med Sci. 2010 Oct;64(10):468-75.
  • Ozturk T, Kaya H, Aran G, Aksun M, Savaci S. Postoperative beneficial effects of esmolol in treated hypertensive patients undergoing laparoscopic cholecystectomy.Br J Anaesth. 2008 Feb;100(2):211-4.

 
 

Monografía revisada el 28 de febrero de 2015. Equipo de redacción de IQB (Centro colaborador de La Administración Nacional de Medicamentos, alimentos y Tecnología Médica -ANMAT - Argentina).


 
  buscar