CLORFENIRAMINA EN VADEMECUM de la A a la Z
 

CLORFENIRAMINA

 
Nota importante

DESCRIPCION

La clorfeniramina es un bloqueante de los receptores H1 de histamina, estructuralmente parecida a la bromfeniramina aunque produce menos somnolencia que esta. La clorfeniramina forma parte de muchas especialidades farmaceúticas que se utilizan sin receta, constiuyendo parte de numerosas asociaciones con otros fármacos. La clorfeniramina, sola o en combinación con otros fármacos, se utiliza para aliviar los síntomas producidos por la rinitis primaveral, el resfriado común y para tratar todo tipo de alergias. Aunque en general se usa por vía sistémica, existen formulaciones para aplicaciones tópicas en ojos, oídos y piel.

Mecanismo de acción: los antagonistas de la histamina no inhiben la secreción de histamina por los mastocitos como hacen el cromoglicato o el nedocromil, sino que compiten con la histamina en los receptores H1 del tracto digestivo, útero, grandes vasos y músculos lisos de los bronquios. El bloqueo de estos receptores suprime la formación de edema, constricción y prurito que resultan de la acción de la histamina. Un gran número de bloqueantes H1 de histamina también tienen efectos anticolinérgicos debidos a una acción antimuscarínica central. Sin embargo, los efectos anticolinérgicos de la clorfeniramina son moderados.

Los efectos sedantes de la clorfeniramina se deben a una acción sobre los receptores histamínicos del sistema nervioso central. La administración crónica de la clorfeniramina puede ocasionar una cierta tolerancia.

Farmacocinética: la clorfeniramina se puede administrar oralmente, por vía subcutánea, intramuscular o intravenosamente. Por vía oral, este fármaco se absorbe bastante bien. Los alimentos retrasan su absorción, pero sin afectar la biodisponibilidad. El comienzo de la acción antialérgica de la clorfeniramina se observa a los 30-60 minutos y es máxima a las 6 horas, mientras que las concentraciones plasmáticas máximas se detectan a las 2 horas de la administración. La duración de los efectos terapeúticos oscila entre las 4 y 8 horas. La clorfeniramina se une a las proteínas del plasma en un 72%, se distribuye bien por los tejidos y fluídos del organismo, cruza la barrera placentaria y se excreta en la leche.

El fármaco se metaboliza extensa y rápidamente, primero en la misma mucosa gástrica y luego en su primer paso por el hígado: se producen varios metabolitos N-desalquilados que se eliminan en la orina conjuntamente con el fármaco sin alterar. La semi-vida plasmática es de 2 a 4 horas, si bien la semi-vida de eliminación varía según la edad de los pacientes: en los adultos sanos es de 20 a 24 horas, mientras que en los niños, se reduce a la mitad. En los pacientes con insuficiencia renal, la semi-vida de eliminación depende del grado de la insuficiencia pudiendo llegar a las 300 horas o más en los pacientes bajo hemodiálisis. La velocidad de la eliminación depende del pH y de la cantidad de orina excreta, disminuyendo cuando el pH aumenta.

 

 

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Prevención y tratamiento de la conjuntivitis alérgica, rinitis, fiebre del heno, síntomas del resfriado común y otros síntomas alérgicos:

Administración oral (comprimidos, jarabes, etc)

  • Adultos y adolescentes: las dosis recomendadas son de 4 mg p.os cada 4-6 horas hasta un máximo de 24 mg/día
  • Niños de 6 a 12 años: las dosis recomendadas son de 2 mg p.os cada 4-6 horas hasta un máximo de 12 mg/día
  • Niños de 2 a 5 años: las dosis recomendadas son de 1 mg p.os cada 4-6 horas hasta un máximo de 6 mg/día

Administración subcutánea

  • Niños de < 6 años: las dosis recomendadas son de 87.5 µg/kg o 2.5 mg/m2 s.c. cuatro veces al día hasta un máximo de 12 mg/día.

Administración intramuscular, intravenosa o subcutánea

  • Adultos y adolescentes: la dosis recomendada es de 10—20 mg i.m., s.c. o i.v. en una dosis única, con un máximo de 40 mg/24 horas

Tratamiento de la anafilaxia (conjuntamente con epinefrina):

Administración intravenosa:

  • Adultos y adolescentes: la dosis recomendada es de 10 a 20 mg en un bolo i.v. en 1 minuto. No se deben administrar más de 40 mg/24 horas. No se aconsejan las administraciones subcutánea o intramuscular debido a la absorción por estas vías es afectada por la anafilaxia

Tratamiento de los mareos y vómitos en viajes por mar o avión:

Administración oral;

  • Adultos: las dosis de 4—8 mg p.os 3 veces al día son eficaces para controlar la naúsea y el vómito en la mayor parte de los casos

Las dosis máximas recomendadas son:

  • Adultos: 24 mg/día por vía oral; 40 mg/día i.m., s.c. o i.v.
  • Niños de > 6 años 12 mg/día por vía oral o s.c.
  • Niños de 2 a 5 años: 4 mg/día por vía oral
  • Enfermos renales (incluyendo los sometidos a hemodiálisis): aunque no existen pautas de tratamiento específicas, no parecen ser necesarios reajustes en las dosis
  • Pacientes con insuficiencia hepética: pueden ser necesarios reajustes en las dosis dependiendo del grado de insuficiencia hepática y de la respuesta clinica
 
 

CONTRAINDICACIONES

La actividad anticolinérgica de los antagonistas H-1 de histamina ocasiona un espesamiento de las secreciones bronquiales lo que puede agravar ataques agudos de asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Aunque los antihistamínicos H1 deben ser evitados durante los ataques agudos de asma, su utilización no queda excluída en los pacientes con asma, en particular cuando éste tiene un componente alérgico.

La clorfeniramina está aprobada para su utilización en niños de > 2 años. Sin embargo, en algunos niños los antagonistas H1 de histamina ocasionan una estimulación paradójica del sistema nervioso central. Como regla general, se recomienda no administrar este tipo de productos a niños de menos de 6 años de edad, en particular las formulaciones de acción sostenida o retardada. Tampoco se deben administrar a neonatos por la posibilidad de una estimulación del sistema nervioso central que puede conducir incluso a convulsiones.

La clorfeniramina se debe usar con precaución en los enfermos con glaucoma de ángulo cerrado: debido a su actividad anticolinérgica puede aumentar la presión intraocular desencadenando un ataque agudo de glaucoma. En este sentido, los ancianos y pacientes de la tercera edad son más susceptibles pudiendo precipitar la clorfeniramina un glaucoma no diagnosticado. Otros efectos oculares de la clorfeniramida debidos a su acción anticolinérgica son el ojo seco y la visión borrosa, lo que puede afectar de forma significativa a los portadores de lentillas.

 

 
Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

La clorfeniramina está clasificada dentro de la categoría B de riesgo en el embarazo. Sin embargo, los antagonistas H1 de histamina no deben ser utilizados en la dos semanas anteriores al parto, debido a una posible asociación entre estos fármacos y una fibrolasia retrolenticular que se ha observado en algunos prematuros. No se han llevado a cabo estudios clínicos controlados con la clorfeniramina durante la gestación, por lo que no se recomienda su utilización durante el embarazo, a menos de que sus beneficios superen claramente los posibles riesgos para el feto. Además, en caso de ser utilizada, se recomienda que su administración sea lo más breve posible. Así, por ejemplo, no se debe recurrir a su uso para el alivio del resfríado común, siendo preferibles métodos no fármacológicos (descanso, ingesta de abundantes fluídos, etc).

De igual forma, la clorfeniramina se debe utilizar con precaución durante la lactancia. Se han comunicado efectos secundarios en lactantes cuyas madres se encontraban bajo tratamiento con clorfeniramina consistentes en irratibilidad, llanto excesivo, sueño alterado e hipereexcitabilidad. Se debe evitar el uso de la clorfeniramina durante la lactancia, en particular las formulaciones retardadas. En caso de ser imprescindible, se recomienda su administración por la noche después del último pecho. En efecto, dada la relativamente corta semi-vida del fármaco es menos probable que se encuentre en la leche del pecho siguiente. Alternativamente, puede considerarse la lactancia artificial.

 
 

Aunque los efectos anticolinérgicos de la clorfeniramina son, en general moderados, se ha señalado un agravamiento de los síntomas en pacientes con obstrucción de la vejiga o del íleon, hiperplasia benigna de próstata o retención urinaria. Los ancianos son, igualmente, los más susceptibles a estos efectos anticolinérgicos.

La clorfeniramina es extensamente metabolizada en el hígado de manera que su metabolismo puede verse afectado en casos de insuficiencia hepática. En los pacientes con disfunción hepática, las dosis de clorfeniramina deberán ser ajustadas, monitorizando con frecuencia la función hepática y los efectos adversos.

En los enfermos cardíacos, las antihistaminas H1, incluyendo la clorfeniramina se deben usar con precaución. En efecto, estos fármacos tienen una actividad parecida a la de la quinidina y pueden producir taquicardia, hipotensión y arritmias en pacentes propensos.

La clorfenitramina produce somnolencia, lo que debe ser tenido en cuenta por los automovilistas y los conductores de maquinaria.

 

 
 

INTERACCIONES

La clorfeniramina posee una cierta actividad actividad anticolinérgica que puede ser potenciada por otros fármacos con efectos antimuscarínicos. El uso de inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs) está contraindicado conjuntamente con los antagonistas H1 de histamina incluyendo la clorfeniramina. Algunos fabricantes recomiendan no ulilizar antihistaminícos al menos en 2 semanas después de haber interrumpido un tratamiento con IMAOs.

Otros fármacos con actividad anticolinérgica significativa son los antidepresivos tricíclicos (p.ej. la amitriptilina o la clomipramina), las fenotiazinas (clorpromazina, prometazina, etc) y la benzotropina. Todos ellos pueden potenciar la actividad anticolinérgica de la clorfeniramina.

Aunque la clorfeniramina sólo posee unos efectos sedantes suaves, puede ocasionar una depresión severa del sistema nervioso central si se combina con otros fármacos que deprimen el SNC como la entacapona, los barbitúricos, los anxiolíticos, sedantes e hipnóticos, opiáceos, nalbufina, pentazocina u otros antihistamínicos H1. Sin embargo, algunos de los antihistaminicos de segunda generación como el astemizol, la loratadina o la terfenadina no potencian los efectos sedantes de la clorfeniramina.

La ingestión de bebidas alcohólicas durante el tratamiento con clorfeniramina está contraindicada ya que el alcohol puede potenciar sus efectos sedantes, ocasionando una grave somnolencia.

 

 
 

REACCIONES ADVERSAS

Como es el caso de todas las antihistaminas de primera generación, las reacciones adversas más frecuentes son las que se originan por depresión del sistema nervioso central (sedacion, somnolencia, mareos, etc). Existe una considerable variabilidad entre los pacientes en lo que se refiere a los efectos sedantes provocados por la clorfeniramina ¡, de modo que estos deben ser advertidos de que este fármaco puede afectar de forma significativa su capacidad mental a la hora de conducir un vehículo o de manejar maquinaria. Estos efectos secundarios pueden desaparacer al cabo de unos pocos días, pero si persisten es necesario considerar una reducción de la dosis o el cambio a otro antihistamínico.

Otros efectos secundarios sobre el sistema nervioso central son las cefaleas y la debilidad muscular. Paradójicamente, los antagonistas H1 de histamina pueden producir una estimulación del sistema nervioso central, en particular con dosis altas y en los niños. Esta estimulación se manifiesta por alucinaciones, ataxia, insomnio, palpitaciones, psicosis y en casos muy severos convulsiones.

La clorfeniramina posee una cierta actividad anticolinérgica que se puede traducir durante el tratamiento en un aumento de las secreciones bronquiales, xerostomía, retención urinaria, midriasis y visión borrosa. Los ancianos son más susceptibles a estos efectos que la población en general.

Los antagonistas H1 de histamina, incluyendo la clorfeniramina pueden producir algunas reacciones adversas sobre el tracto digestivo, como naúsea/vómitos, constipación y dolor abdominal. La administración del fármaco con leche o con la comida alivia muchas de estos efectos secundarios.

Algunos efectos cardiovasculares, probablemente debidos a la actividad anticolinérgica de la clorfeniramina, son taquicardia sinusal, extrasístoles, palpitaciones y arritmias cardíacas. Pueden producirse hipotensión o hipertensión, pero raras veces tienen significancia clínica.

En algunos casos muy raros, se ha asociado la clorfeniramina a disfunciones hematológicas como agranulocitosis, anemia aplásica y trombocitopenia. En la mayoría de los casos estas anomalías desaparecieron cuando se discontinuó la administración del fármaco

 

 

PRESENTACIONES

Son muy numerosas las especialidades a base de clorfeniramina, en particular las asociadas a antiinflamatorios y/o analgésicos

Algunas de las más conocidas son:

  • ASPIRINA COMPLEX (Clorfeniramina, fenilpropanolamina, aspirina) BAYER
  • BISOLGRIP (Clorfeniramina, fenilefrina, paracetamol) FHER
  • COULDINA (Clorfeniramina, fenilefrina, aspirina) ALTER
  • DESENFRIOL (Clorfeniramina, cafeína, aspirina ) SCHERING
  • FRENADOL (Clorfeniranina, dextrometofano, paracetamol) ABELLO
 
 

REFERENCIAS

  • Rumore MM. Clinical pharmacokinetics of chlorpheniramine. Drug Intell Clin Pharm 1984 Sep 18:9 701-7
  • Serra Grabulosa JM , Sanchez Turet M , Grau C, The secondary effects of the antihistamine chlorpheniramine on the central nervous system] Rev Neurol 2002 Jun 16-30 34:12 1178-82
  • Shanon A , Feldman W , Leikin L , Pong AH , Peterson R , Williams V. Comparison of CNS adverse effects between astemizole and chlorpheniramine in children: a randomized, double-blind study. Dev Pharmacol Ther 1993 20:3-4 239-46
  • Simons FE , Reggin JD , Roberts JR , Simons KJ. Benefit/risk ratio of the antihistamines (H1-receptor antagonists) terfenadine and chlorpheniramine in children. J Pediatr 1994 Jun 124:6 979-83
  • Nicholson AN , Pascoe PA , Turner C , Ganellin CR , Greengrass PM , Casy AF , Mercer AD. Sedation and histamine H1-receptor antagonism: studies in man with the enantiomers of chlorpheniramine and dimethindene. Br J Pharmacol 1991 Sep 104:1 270-6
 
  Monografía revisada el 17 de diciembre de 2010. Equipo de Redacción de IQB