BUMETANIDA

 
 
 

DESCRIPCION

La bumetanida es un diurético de asa de tipo sulfonamida, usada en el tratamiento del edema asociado a la insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis y la enfermedad renal como el síndrome nefrótico. Está estructuralmente relacionado con la furosemida, pero su potencia diurética es aproximadamente 40 veces mayor. La bumetanida puede ser particularmente útil en pacientes que no responden a otros diuréticos o que tienen una insuficiencia renal grave y requieren grandes dosis de diuréticos de asa.

Mecanismo de acción: El mecanismo exacto de la acción de bumetanida no es bien conocido, pero se ha sugerido que el fármaco interfiere con la insuficiencia renal de 3 ', 5'-monofosfato de adenosina cíclico (AMP-c). A diferencia del ácido etacrínico, la bumetanida no se une a los grupos sulfhidrilo de las proteínas renales. El fármaco bloquea la reabsorción activa de cloruro de sodio en el asa ascendente de Henle y, posiblemente altera la transferencia de electrolitos en el túbulo proximal. Estos efectos provocan un aumento de la excreción urinaria de sodio, cloruro y agua, lo que resulta en una diuresis profunda. Además, la bumetanida causa un aumento de la excreción de potasio, hidrógeno, calcio, magnesio, bicarbonato, amonio, y fosfato.

La diuresis causada por bumetanida puede conducir a un aumento de la producción de aldosterona, lo que resulta en un aumento de la resorción de sodio y el aumento de la excreción de potasio y de hidrógeno. La pérdida excesiva de estos electrolitos puede dar lugar a alcalosis metabólica.

La bumetanida no es un antagonista de aldosterona, y no interfiere con la actividad de la anhidrasa carbónica.

La bumetanida aumenta considerablemente el flujo sanguíneo renal mediante la dilatación de la vasculatura renal. Los diuréticos, incluyendo la bumetanida, disminuyen la presión arterial, causando hipovolemia (disminución del plasma y el líquido extracelular), aumentando temporalmente la tasa de filtración glomerular y la disminución del gasto cardíaco. El gasto cardíaco finalmente regresa a la normalidad, pero se mantiene una reducción de la resistencia periférica, lo cual reduce la presión arterial.

En general, los diuréticos empeoran la tolerancia a la glucosa, y ejercen efectos perjudiciales sobre el perfil lipídico

Farmacocinética: la bumetanida se administra por vía oral, intramuscular o intravenosa. Después de la administración oral, bumetanida se absorbe en un 85-95%. Los alimentos retrasan la absorción oral, pero no alteran la respuesta diurética. La diuresis comienza generalmente 30 a 60 minutos después de la administración oral, 40 minutos después de la administración IM, y en unos minutos después de la administración IV. El efecto máximo tiene lugar a las 1-2 horas después de la administración oral y 15-30 minutos después de la administración IV. Duración de la acción de la bumetanida es de 3-6 horas.

La bumetanida se une extensamente (96%) a las proteínas del plasma, pero se desconoce si atraviesa la placenta, entra en el CSF, o aparece en la leche materna.

La bumetanida se metaboliza en el hígado originando cinco metabolitos. El 80% de la dosis administrada se excreta en la orina (45% sin cambios), y 10-20% se excreta en las heces. La semi-vida plasmática es de 1-1,5 horas.

Toxicidad: la bumetanida no tiene actividad mutagénica in vitro, con o sin activación metabólica.

En los estudios de toxicidad crónica 18 meses de duración se observó un aumento de adenomas mamarios en las ratas hembra tratadas con 60 mg/kg/día (2000 veces la dosis humana)

En los estudios sobre la reproducción las dosis de 10, 30, 60 o 100 mg/kg/día solo ocasionaron un ligero descenso en el número de embarazos en los animales tratados.

 

 

INDICACIONES

Tratamiento del edema periférico, o edema asociado con insuficiencia cardíaca o síndrome nefrótico:

Administración oral:

  • Adultos y adolescentes: En un principio, 0,5-2 mg por vía oral una vez al día. Dosis diarias múltiples pueden administrarse a intervalos de 4-5 horas si la respuesta inicial diurético no es adecuada. La dosis máxima diaria es de 10 mg / día. En el manejo del edema, dosis de hasta 20 mg / día PO han sido administrado a pacientes con insuficiencia renal.
  • Ancianos: Ver dosis de adulto. Los pacientes ancianos pueden ser más sensibles a los efectos de la dosis usual para adultos.
  • Niños y bebés: Inicialmente, 0,015 a 0,1 mg / kg PO una vez al día o una vez cada dos días. La dosis máxima diaria es de 0,1 mg / kg o 10 mg.
  • Neonatos : Inicialmente, 0,01-0,05 mg / kg PO cada 24-48 horas.

Administración parenteral:

  • Adultos y adolescentes: Inicialmente, 0.5-1 mg IV o IM. Si no se logra la respuesta deseada, administrar una segunda o tercera dosis a las 2-3 horas. Las dosis IV se deben administrar lentamente durante 2 minutos. La dosis parenteral máxima es 10 mg por día. En el manejo del edema, se han administrado dosis parenterales de hasta 20 mg/día a pacientes con insuficiencia renal.
  • Ancianos: Ver dosis de adulto. Los pacientes ancianos pueden ser más sensibles a los efectos de la dosis usual para adultos.
  • Niños y bebés; Inicialmente, 0,015 a 0,1 mg / kg IV o IM una vez al día o una vez cada dos días. La dosis máxima diaria es de 0,1 mg / kg o 10 mg.
  • Neonatos †: Inicialmente, 0,01 a 0,05 mg / kg IV o IM cada 24-48 horas.

Tratamiento de la hipertensión

Administración oral:

  • Adultos y adolescentes: En un principio, 0,5-2 mg por vía oral una vez al día. Se pueden administrar dosis diarias múltiples a intervalos de 4 a 5 horas si la respuesta no es adecuada. La dosis diaria máxima es de 10 mg al día divididos en 2 tomas.
  • Ancianos: Ver dosis de adulto. Los pacientes ancianos pueden ser más sensibles a los efectos de la dosis usual para adultos.
  • Nniños y bebés: Inicialmente, 0,015 a 0,1 mg / kg PO una vez al día (máximo: 10 mg / día).
  • Neonatos: Inicialmente, 0,01-0,05 mg / kg PO cada 24-48 horas.

Tratamiento de la hipercalcemia aguda asociada con una enfermedad neoplásica en combinación con solución salina intravenosa:

Administración parenteral:

  • Adultos: Inicialmente, 1-2 mg IV cada 1-4 horas para mantener una producción de orina de 200-250 ml / hora. La administración de solución salina debe comenzar antes de administrar la primera dosis de bumetanida para evitar la contracción de volumen que puede limitar la calciuria.
  • Ancianos: Ver dosis de adulto. Los pacientes ancianos pueden ser más sensibles a los efectos de la dosis usual para adultos.

Para el tratamiento de la ascitis

Administración oral:

  • Adultos: los diuréticos de asa, preferiblemente en combinación con espironolactona o amilorida, se utilizan para el tratamiento de la ascitis. Mientras que la mayoría de los datos se refieren a la furosemida, la bumetanida debería proporcionar una respuesta similar. Se pueden prescribir inicialmente, bumetanida 1 mg PO o IV una vez al día junto con un antagonista de la aldosterona o un diurético ahorrador de potasio. Si fuera necesario se pueden duplicar la dosis de cada agente hasta conseguir una respuesta diurética satisfactoria. Basándose en las recomendaciones de la furosemida, la dosis máxima equivalente de bumetanida no debe exceder de 4 mg/día en el tratamiento de la ascitis. Sin embargo, dosis de hasta 6 mg por vía oral una vez al día se han utilizado a largo plazo.
  • Ancianos: Ver dosis de adulto. Los pacientes ancianos pueden ser más sensibles a los efectos de la dosis usual para adultos.

Límites máximos de dosificación:

• Adultos: 10 mg / día PO, IV o IM.

• Ancianos: 10 mg / día PO, IV o IM.

• Adolescentes: 10 mg / día PO, IV o IM.

• Niños: 0,1 mg / kg / día o 10 mg / día PO, IV o IM, lo que sea menor.

• Bebés: 0,1 mg / kg / día o 10 mg / día PO, IV o IM, lo que sea menor.

• Neonatos: 0,05 mg / kg / día PO, IV o IM.

Pacientes con insuficiencia renal: La dosis debe ser modificado en función de la respuesta clínica y el grado de insuficiencia renal, pero no hay recomendaciones cuantitativos disponibles.

 

 
 

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

La bumetanida está contraindicada cuando está presente un desequilibrio electrolítico, como hiponatremia, hipopotasemia, hipocalcemia, hipocloremia e hipomagnesemia. Pueden ocurrir rápidamente fluctuaciones de las concentraciones séricas de electrólitos inducidas por la bumetanida que pueden precipitar efectos hepáticos graves en pacientes susceptibles, incluyendo una encefalopatía hepática y/o coma. Por lo tanto, bumetanida se debe utilizar con precaución en pacientes con enfermedad hepática, como la cirrosis y ascitis.

Los niveles de glucosa en sangre y orina deben controlarse estrechamente en pacientes con diabetes mellitus que reciben bumetanida porque los diuréticos de asa pueden alterar la tolerancia a la glucosa resultando en hiperglucemia.

 

 
Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

La bumetanida se clasifica dentro de la categoría C de riesgo en el embarazo. La seguridad de la administración bumetanida durante el embarazo no se ha establecida, por lo que el medicamento debe ser administrado a mujeres embarazadas sólo cuando sea absolutamente necesario.

 

 
 

La bumetanida está contraindicada en la anuria. Se debe utilizar con precaución en cualquier paciente con enfermedad renal severa, como insuficiencia renal grave o insuficiencia renal terminal. La hipovolemia inducida por fármacos puede precipitar azoemia en estos pacientes. Sin embargo, bumetanida es un diurético efectivo para muchos pacientes con insuficiencia renal. La insuficiencia renal puede reducir el aclaramiento y obliga al uso de dosis más altas con intervalos de dosificación más largos. La bumetanida puede ser menos eficaz en estos pacientes y el retraso en la excreción del fármaco puede aumentar el riesgo de toxicidad.

Los pacientes de edad avanzada muestran una mayor sensibilidad a los efectos hipotensores y diuréticos de la bumetanida

Aunque el riesgo es extremadamente bajo, la bumetanida se debe utilizar con precaución en pacientes con hipersensibilidad a las sulfonamidas o hipersensibilidad a los diuréticos tiazídicos debido a una posible sensibilidad cruzada.

Dado que los diuréticos de asa pueden reducir el aclaramiento de ácido úrico, los pacientes con gota o hiperuricemia pueden tener exacerbaciones de su enfermedad.

Los pacientes con arritmias ventriculares, insuficiencia cardiaca, exceso de aldosterona, o diarrea deben ser cuidadosamente monitorizados debido a que la hipopotasemia inducida por bumetanida puede exacerbar estas condiciones. Debe evitarse la diuresis excesiva con bumetanida en pacientes con infarto agudo de miocardio, debido al riesgo de precipitar un shock.

Las dosis elevadas y la acumulación de bumetanida pueden causar ototoxicidad. Bumetanida se debe utilizar con precaución en pacientes con deficiencia auditiva.

Se han comunicado casos de pancreatitis producidos por bumetanida, por lo que se debe utilizar con precaución en pacientes con antecedentes de pancreatitis.

 

 
 

INTERACCIONES

Las alteraciones electrolíticas inducidas por la bumetanida tales como hipopotasemia y/o hipomagnesemia pueden predisponer a los pacientes a una toxicidad digitálica, con posibles arritmias fatales. Los desequilibrios electrolíticos deben corregirse antes de iniciar el tratamiento con glucósidos cardiacos. En la ausencia de los desequilibrios de electrolitos, bumetanida y glucósidos cardíacos se pueden utilizar juntos de manera segura.

La hipopotasemia también potencia el bloqueo neuromuscular no despolarizante con bloqueadores neuromusculares.

El uso de la metolazona con un diurético de asa concomitante puede causar una pérdida gravede electrolitos. La metolazone sólo se debe utilizar en combinación con bumetanida en pacientes que son refractarios a los diuréticos de asa por sí solos. Se recomienda un control cuidadoso de los electrolitos séricos y la función cardiaca. En pacientes con aclaramiento de creatinina > 30 ml/min, la combinación de un diurético de asa con un diurético tiazídico puede también dar lugar a una profunda pérdida de líquidos y electrolitos. Por lo tanto, bumetanida debe utilizarse con mucha precaución en combinación con la metolazona o cualquier otro diurético tiazidíco. Por el contrario, la amilorida, espironolactona, y triamterene pueden contrarrestar la hipopotasemia inducida por bumetanida. Además, la amilorida y el triamterene pueden contrarrestar la pérdida de magnesio inducida por los diuréticos de asa. Por último, bumetanida puede producir hipotensión aditivo si se utiliza en combinación con otros agentes antihipertensivos.

La hiponatremia o hipovolemia predispone a los pacientes a episodios de hipotensión aguda después del inicio del tratamiento con inhibidores ACE. Los inhibidores de la ECA y los diuréticos del asa son rutinariamente administrados juntos en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. Si un inhibidor de la ECA se va a administrar a un paciente que recibe bumetanida, dosis inicial debe ser conservadora.

El etanol, ya que también posee propiedades diuréticas, debe tser consumido en pequeñas cantidades por los pacientes que reciben diuréticos de asa. Las propiedades diuréticas pueden ser aditivas, lo que lleva a la deshidratación en algunos pacientes.

La fludrocortisona y los glucocorticoides con actividad mineralocorticoide (por ejemplo,la cortisona, hidrocortisona, etc.) pueden causar retención de sodio e hipopotasemia. Igualmente, la anfotericina B, el cisplatino y otros diuréticos de asa o tiazidas pueden causar hipopotasemia e hipomagnesemia. La pérdida de electrolitos puede ser grave y prolongada con la anfotericina B o el cisplatino. La administración concomitante de bumetanida con cualquiera de estos agentes puede conducir a hipocaliemia significativa y/o hipomagnesemia. Si bien es posible utilizar bumetanida con estos agentes de forma segura, es necesario seguir de cerca los niveles séricos de potasio y magnesio en estos pacientes. Los médicos deben tener en cuenta, sin embargo, que los diuréticos de asa y cisplatino producen ototoxicidad permanente en los conejillos de indias.

El aclaramiento de litio puede disminuir en pacientes tratados con bumetanida. Se recomienda una cuidadosa monitorización de las concentraciones séricas de litio cuando estos fármacos se administran juntos. Igualmente, la administración concomitante de ambos agentes puede provocar toxicidad por litio.

La indometacina ha demostrado para reducir los efectos antihipertensivos y diuréticos de la bumetanida tanto en pacientes normales e hipertensos. Otros AINEs pueden interactuar de manera similar. El sulindac parece interactua con los diuréticos de asa que otros AINEs. Los AINE inhiben la síntesis de prostaglandinas renales, lo que puede conducir a la retención de líquidos y el aumento de la resistencia vascular periférica. El riesgo de insuficiencia renal puede aumentar en los pacientes tratados con un AINE y un diurético al mismo tiempo, debido a la disminución en el flujo sanguíneo renal causada por la inhibición de la síntesis de prostaglandinas renales.

Pueden producirse hipopotasemia o hipomagnesemia con la administración de fármacos que disminuyen el potasio como los diuréticos de asa y los diuréticos tiazídicos, lo que aumenta las posibilidades torsade de pointes inducida pore dofetilida. Los niveles de potasio deben estar dentro del rango normal antes y durante la administración de dofetilida.

El espino blanco, Crataegus laevigata puede reducir la resistencia vascular periférica. El uso de esta planta en combinación con agentes antihipertensivos puede dar lugar a reducciones adicionales de la presión sanguínea en algunas personas. Los pacientes que reciben el espino simultáneamente con medicamentos antihipertensivos deben recibir una monitorización periódica de la presión arterial.

El ginseng puede disminuir la eficacia de los diuréticos de asa. Se ha descrito una relación temporal entre el uso de ginseng y la resistencia a la terapia con furosemida, lo que resulta en edema, hipertensión, y la hospitalización.

Escina, una saponina activa en la semilla de castaño de Indias, parece que tiene actividad diurética débil, pero el mecanismo exacto no está claro. El efecto parece ser dependiente de la dosis y puede ser aditivo con diuréticos tradicionales.

 

 
 

REACCIONES ADVERSAS

Los pacientes que reciben bumetanida deben ser estrechamente monitorizados para detectar signos de desequilibrios en los electrolitos incluyendo hiponatremia, hipopotasemia, hipocalcemia, hipocloremia e hipofosfatemia. Los pacientes deben ser conscientes de los síntomas de estos trastornos (por ejemplo, cansancio, confusión mental, fatiga, debilidad, mareos, calambres musculares, dolor de cabeza, parestesia, sed, anorexia, náuseas o vómitos), y reportar estas señales inmediatamente.

La hipopotasemia es un problema particular con la administración bumetanida, y puede ser necesario un tratamiento adicional con cloruro de potasio o diuréticos ahorradores de potasio. Pueden producirse hipovolemia y deshidratación r durante el tratamiento con bumetanida debido a poliuria y pérdida excesiva de electrolitos. El riesgo de tales eventos se incrementa cuando se administran grandes dosis o cuando el fármaco se administra pacientes con una ingesta restringida de sodio. La deshidratación y la hipovolemia resultante pueden causar hipotensión ortostática y hemoconcentración, lo que podría conducir a un colapso circulatorio o eventos tromboembólicos, particularmente en pacientes cardíacos crónicos o los ancianos.

Se han observado descensos abruptos en las tasas de filtración glomerular y del flujo sanguíneo renal en pacientes tratados con bumetanida. Igualmente, se han producido una azotemia reversible y aumento de la creatinina sérica en pacientes deshidratados Solo en raras ocasiones se ha reportado una insuficiencia renal inducida por bumetanida (por ejemplo, nefritis intersticial)

Otras reacciones adversas son calambres musculares, encefalopatía (en pacientes con enfermedad hepática preexistente), mareos, hipotensión, dolor de cabeza y náuseas/vómitos.

El hiperaldosteronismo secundario a cirrosis o nefrosis puede predisponer a los pacientes a desarrollar pérdida de potasio cuando se administra bumetanida. La depleción de potasio es especialmente perjudicial en los pacientes cirróticos, digitalizados y nefróticos. La alcalosis metabólica inducida por bumetanida puede exacerbarse en pacientes con otros trastornos que causan la pérdida de potasio incluyendo vómitos, diarrea, paracentesis, drenaje GI, o sudoración excesiva.

La bumetanida ocasionalmente puede causar elevaciones transitorias de las concentraciones de ácido úrico. Se han comunicado casois en los que la terapia con bumetanida ha dado lugar a la hiperuricemia reversible, lo que suele ser asintomática.

La ototoxicidad, que se manifiesta como tinnitus o pérdida de audición reversible o permanente rara vez ocurre durante el tratamiento con bumetanida y por lo general se asocia con una rápida administración de grandes dosis de la droga. Estos Efectos adversos sobre la audición son más frecuentes en pacientes que también reciben otros fármacos ototóxicos o quienes tienen insuficiencia renal grave.

La bumetanida ha sido asociada con hiperglucemia, posiblemente debido a la pérdida de potasio, y en raras ocasiones se ha reportado glucosuria.

Los diuréticos tiazídicos y los diuréticos de asa, han demostrado causar hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, así como un aumento de las concentraciones plasmáticas de colesterol LDL. Algunos estudios han sugerido que estos efectos pueden disminuir o cesar con la terapia a largo plazo, y no son clínicamente importantes.

Los efectos sobre el sistema nervioso adversos asociados con la terapia con bumetanida incluyen fatiga, dolor de cabeza, debilidad y vértigo. En raras ocasiones, se han reportado efectos hematológicos adversos durante el tratamiento con bumetanida e incluyen trombocitopenia y leucopenia.

Con poca frecuencia ocurren efectos gastrointestinales adversos durante el tratamiento con bumetanida e incluyen anorexia, dolor abdominal, diarrea, dispepsia, dolor de estómago, y la xerostomía.

Los efectos músculo-esqueléticos adversos son muy poco frecuentes e incluyen dolor musculoesquelético, dolor de artritis, y asterixis.

 

 
 

PRESENTACION

Bumex ®, Bumex ® IM / IV, bumetanida por Mylan

 
 

REFERENCIAS

  • Asbury MJ, Gatenby PB, O'Sullivan S, Bourke E. Bumetanide: potent new "loop" diuretic. Br Med J. 1972 Jan 22;1(5794):211-3.
  • Davies DL, Lant AF, Millard NR, Smith AJ, Ward JW, Wilson GM. Some aspects of the clinical pharmacology of bumetanide, a new, potent oral diuretic. Br J Pharmacol. 1973 Mar;47(3):618P-619P. .
  • Lemieux G, Beauchemin M, Gougoux A, Vinay P. Treatment of nephrotic edema with bumetanide. Can Med Assoc J. 1981 Nov 15;125(10):
  • Murdoch WR, Auld WH Bumetanide--acute and long term studies of a new high potency diuretic.Postgrad Med J. 1975 Jan;51(591):10-4.
  • Moult PJ, Lunzer MR, Trash DB, Sherlock S. Use of bumetanide in the treatment of ascites due to liver disease. Gut. 1974 Dec;15(12):988-92.
  • Marcantonio LA, Auld WH, Murdoch WR, Purohit R, Skellern GG, Howes CA. The pharmacokinetics and pharmacodynamics of the diuretic bumetanide in hepatic and renal disease. Br J Clin Pharmacol. 1983 Feb;15(2):245-52.
  • Verma SP, Silke B, Reynolds G, Muller P, Frais MA, Taylor SH. Immediate effects of bumetanide on systemic haemodynamics and left ventricular volume in acute and chronic heart failure Br J Clin Pharmacol. 1987 Jul;24(1):21-32.
  • Passmore AP, Whitehead EM, Johnston GD. Comparison of the acute renal and peripheral vascular responses to frusemide and bumetanide at low and high dose. Br J Clin Pharmacol. 1989 Mar;27(3):305-12.
  • McCrindle JL, Li Kam Wa TC, Barron W, Prescott LF. Effect of food on the absorption of frusemide and bumetanide in man. Br J Clin Pharmacol. 1996 Dec;42(6):743-6.
  • Runyon BA. Cuidado de pacientes con ascitis. N Engl J Med 1994; 330:337-42.

 
   
 
.
 
  Monografía creada el 20 de Julio de 2011.Equipo de redacción de IQB (Centro colaborador de La Administración Nacional de Medicamentos, alimentos y Tecnología Médica -ANMAT - Argentina)  
 
 

Subir un nivelMapa de esta Web. El mejor sitio para comenzar