BECLOMETASONA EN VADEMECUM

BECLOMETASONA

DESCRIPCION

La beclometasona es un glucocorticoide sintético halogenado activo por inhalación, que se utiliza para el tratamiento del asma que responde a los glucocorticoides y para aliviar los síntomas asociados a la rinitis alérgica y no alérgica. La beclometasona intranasal es unas 5000 veces más potente que la hidrocortisona como anti-inflamatoria y vasconstrictora.

Mecanismo de acción: los glucocorticoides son hormonas naturales que previenen o suprimen las respuestas inmunes e inflamatorias cuando se administran en dosis farmacológicas. Los glucocorticoides libres cruzan fácilmente las membranas de las células y se unen a unos receptores citoplasmáticos específicos, induciendo una serie de respuestas que modifican la transcripción y, por tanto, la síntesis de proteínas. Estas respuestas son la inhibición de la infiltración leucocitaria en el lugar de la inflamación, la interferencia con los mediadores de la inflamación y la supresión de las respuestas inmunológicas. La consecuencia de estos efectos es la reducción del edema o del tejido cicatrizal y la supresión de la respuesta humoral inmune, La acción antiinflamatoria de los glucocorticoides implica proteínas inhibidoras de la fosfolipasa A2, las llamadas lipocortinas. A su vez, las lipocortinas controlan la biosíntesis de una serie de potentes mediadores de la inflamación como son las prostaglandinas y los leukotrienos. Algunas de las respuestas de los glucocorticoides son la reducción del edema y una supresión general de la respuesta inmunológica. Los glucocorticoides inhalados disminuyen la síntesis de la IgE, aumentan el numero de receptores b adrenérgicos en los leucocitos y disminuyen la síntesis del ácido araquidónico. En consecuencia, son eficaces en el tratamiento del asma bronquial crónico y las reacciones alérgicas. En efecto, durante la reacción alérgica, los alergenos se fijan a la los anticuerpos IgE de la superficie de los mastocitos, desencadenando la liberación de sustancias quimiotácticas por estas células. Se sabe que la activación de los mastocitos y las sustancias por ellos segregadas con las responsables en parte de la hiperirritabilidad e inflamación de la mucosa pulmonar de los sujetos asmáticos. Esta inflamación puede ser retrasada por la administración de glucocorticoides.

Farmacocinética: la beclometasona se administra por vía inhalación oral o nasal. Después de la inhalación nasal, la beclometasona es absorbida a través de la mucosa nasal, siendo mínima la absorción sistémica. Después de la inhalación oral, el fármaco es rápidamente absorbido por los pulmones y el tracto digestivo, pasando parte de la dosis a la circulación sistémica. Sin embargo, la fracción absorbida es insuficiente para provocar efectos sistémicos. El comienzo de la acción del fármaco tiene lugar al cabo de unos pocos días pero en ocasiones, puede llegar a tardar hasta 3 semanas. Aproximadamente el 10-25% de la dosis aplicada por inhalación oral entra en la circulación sistémica, mientras que una pequeña parte, que se deposita en la boca, es tragada. La beclometasona que entra en la circulación sistémica es rápidamente metabolizada en el hígado a metabolitos inactivos o poco activos. La parte que se absorbe por los pulmones es metaboliza en su mayor parte in situ antes de entrar en la circulación sistémica. La beclometasona que entra en la circulación sistémica es eliminda sobre todo en las heces aunque una pequeña parte es eliminada en la orina. La semivida de eliminación es de 15 horas.

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Tratamiento del asma (inhalación oral)

  • Adultos y niños de > de 12 años: la dosis recomendada es de dos sprays (42 µg/spray) inhalados oralmente 3 ó 4 veces al día. Alternativamente, una dosis de 4 sprays (42 µg/spray) inhalada oralmente dos veces al día puede ser efectiva. No se recomiendan dosis superiores a 20 sprays/día (dosis total = 840 µg/día)
  • Niños de 6-12 años: La dosis usual recomendad es de 1-2 sprays (42 µg/spray) inhalados oralmente 3 o 4 veces al día. No es aconsejable superar la dosis de 10 sprays (dosis total = 420 µg/día)
  • Niños de < 6 años: La eficacia y seguridad de la beclometasona no han sido establecidos
Tratamiento de la rinitis alérgica estacional (inhalación nasal)
  • Adultos y niños de 12 años: 1 spray (42 µg/spray) en cada fosa nasal de 2 a 4 veces al día. La dosis de mantenimiento suele ser de 1 (42 µg/spray) en cada fosa nasal 3 veces al día (dosis total = 252 µg/día).
  • Niños de 6-12 años: 1 spray (42 µg/spray) en cada fosa nasal 3 veces al día (dosis total = 252 µg/día).
  • Niños de menos de 6 años: no se recomienda su uso

CONTRAINDICACIONES

La beclometasona está contraindicada en pacientes con status asthmaticus o con otros tipos de asma que requieren de una terapia intensiva. Los pacientes deben ser advertidos de que la beclometasona no es un broncodilatador y no está indicada para el alivio de un broncoespasmo agudo. Los niños tratados con beclometasona deben ser advertidos de los efectos sobre el crecimiento, en particular si las dosis son superiores a los 400 µg/día

Aunque el riesgo de desarrollar una supresión del eje hipotalámico-pituitario-aderenal (HPA) es muy bajo con la beclometasona inhalada, los pacientes deben ser advertidos acerca de esta posibilidad y monitorizados en particular cuando las dosis superan los 1500 µg/día en los adultos y los 400 µg/día en los niños.[1]

El tratamiento con corticosteroides no es una contraindicación para las vacunas con virus vivos cuando el tratamiento es corto (< 2 semanas) o cuando las dosis son bajas o moderadas o el esteroide es aplicado tópicamente, intraarticularmente o por inhalación. Los efectos inmunosupresores son variables según el cortoide, si bien muchos autores consideran como crítica la dosis de 20 mg/día de prednisona o su equivalente en cuando la seguridad de la inmunización con vacunas a base de virus vivos. En general, los pacientes con una fuerte inmunosupresión con grandes dosis de corticoides deben abstenerse de ser vacunados con vacunas a base de virus vivos. Cuando se considera un tratamiento inmunosupresor o quimioterápico (por ejemplo en sujetos con enfermedad de Hodgkin o en los que se va a practicar un transplante, la vacunación debe ser realizada al menos dos semanas antes de iniciarse la quimioterapia o la inmunosupresión. Los pacientes vacunados durante un tratamiento inmunosupresor o poco después no pueden considerarse protegidos y deberán ser revacunados a los tres meses de la discontinuación del tratamiento inmunosupresor

Los glucocorticoides pueden producir o aravar la enfermedad de Cushing y, por tanto, no deben ser administrados a pacientes con este síndrome, Si se produce la supresión del eje HTA, los pacientes pueden necesitar corticoides sistémicos durante el tiempo adecuado. Si los pacientes va a ser tratados quirúrgicamente, deberán advertir al cirujano que ha sido tratados con corticoides durante los últimos 12 meses. Dado que la becometasona alcanza la circulación sistémica en muy pequeñas cantidades, no debe emplearse en la terapia corticoide sustitutoria. Se han comunicado casos de muerte por insuficiencia adrenal al ser sustituída la beclometasona por otra medicación antiasmática.

Aunque los pacientes tratados con beclometasona por inhalación son menos susceptibles a infecciones secundarias que los tratados con corticoides sistémicos, algunas infecciones como la varicela y el sarampión pueden ser más frecuentes que en los sujetos normales. El tratamiento con corticoides puede reactivar la tuberculosis y, por tanto, no debe usarse la beclometasona en pacientes con historia de esta enfermedad a menos de que estén siendo tratados con antiuberculosos. De igual forma, los corticosteroides deben ser evitados en pacientes con infecciones por herpes.

El tratamiento corticosteroide puede enmascarar los síntomas de una infección y no deben usarse en casos de infecciones bacterianas o víricas que no estén adecuadamente controladas. Sin embargo, la incidencia de la beclometasona inhalada sobre el curso de una infección bacteriana o vírica es mínima si se trata de un paciente inmunocompetente. [1]. Sin embargo, la beclometasona se utilizará con precaución en pacientes con infecciones oculares por herpes, tuberculosis o infecciones nasales u orales ya sean bacterianas, fúngicas o víricas que no estén sideno activamente tratadas.

Es de suponer que los efectos deletéreos de los corticoides sobre el metabolismo óseo (como la osteoporosis) sean mucho menos con la beclometasona inhalada que con los corticosteroides sistémicos. Sin embargo, exisdten datos clínicos que demuestran que la beclometasona en dosis de >1000 µg/día también puede reducir la formación de hueso e incrementar la resorción ósea.

Aunque los estudios realizados con la beclometasona durante el embarazo son incompletos no parece que este fármaco ocasione una insuficiencia adrenal en el recién nacido. La beclometanos se excreta en la leche materna por lo que no se recomienda la lactancia en las mujeres que reciban este fármaco.

INTERACCIONES

La coadministración de corticoides o de metilxantionas aumenta el riesgo de cardiotoxicidad del isoproterenol en los pacientes asmáticos. Se ha comprobado que infusiones de isoproterenol en niños con asma refractario en dosis de 0.05-2.7 ug/kg/min pueden causar infarto de miocardio, fallo cardíaco congestivo y la muerte.

Las vacunas a base de virus muertos o inactivados o der toxoides no representan ningún peligro para los sujetos inmunosuprimidos y pueden ser administrados como en los sujetos normales. La respuesta de los primeros no suele ser tan buena como la de los segundos y en general, som necesarias dosis más alta de vacuna o revacunaciones más frecuentes para conseguir la inmunización. Sin embargo, las vacunas a base de virus vivos no se deben administrar a sujetos inmunocomprometidos debido a la posibilidad de una replicación de los virus. De igual forma, los pacientes tratados con corticoides no deben entrar edn contacto con sujetos que hayan sido recientemente expuestos a la vacuna de la poliomielitis. Por el contrario, el contacto de los pacientes bajo corticoides con personas recientemente vacunadas de la rubeóla, no está contraindicado.

En las personas inmunocomprometidas por un tratamiento corticoide debe preverse una inmunoprofilaxis cono globulinas en caso de un posible contagio, incluso si han sido previamente vacunadas.

La mifepristona, RU-486 muestra una actividad antiglucocorticoide que puede antagonizar los corticoides. En la rata, la actividad de la dexametasona fué inhibida por dosis orales de 10 a 25 mg de mifepristona. Una dosis de mifepristona de 4.5 mg/kg en el hombre ocasiona un aumento del ACTH y del cortisol. Además, la dexametasona puede reducir los niveles plasmáticos de mifepristona al inducir el sistema CYP3A4. Por todas estas razones, la mifepristona está contraindicada los pacientes bajo tratamiento crónico con corticoides.

Dado que una parte importante de la beclometasona inhalada se absorbe oralmente, puede reducirse la absorción del calcio. Algunos clínicos añaden un suplemento de calcio a los pacientes tratados con este corticosteroide.

En un grupo de mujeres menopaúsicas con asma tratadas con beclometasona se comprobó una reducción de los niveles plasmáticos de DHEA en comparación con mujeres asmáticas tratadas con otros broncodilatadores [4]. Los investigadores especulan sobre la posibilidad de que esta reducción de la DHEA sea la responsable de la inducción de osteoporosis por los corticoides. Sin embargo, se desconoce si la administración de DHEA exógena puede ser beneficiosa para estas pacientes

REACCIONES ADVERSAS

Las reacciones adversas más frecuentes después de la inhalación nasal de la beclometasona es la irritación y los picores nasales, sensación de ardor, mucus sanguinolento y sequedad de la nariz. Los posibles efectos secundarios nasofaríngeos incluyen xerostomía, urticaria, irritación de lengua y boca y disgeusia. Además, en algunas raras ocasiones se han comunicadio reacciones de hipersensibilidad retardada o inmediata después de la inhalación oral o nasal de beclometasona. Estas reacciones incluyen angioedema, urticaria, rash y broncoespasmo. Si se observa un aumento de los jadeos después de la adminsitración de corticosteroide inhalado, se debe iniciar un tratamiento inmediato con un broncodilatador de acción rápida y debe discontinuarse el tratamiento con el corticoide.

Se han descrito casos de infiltrados pulmonares con eosinofilia con la beclometasona inhalada. Se desconoce la casua de este efecto que suele aparecer cuando se sustituye un corticoide sistémico por un corticoide inhalado. probablemente, la inhalación del corticoide ocasiona una irritación de las vías respiratorias debido a los propelentes o detergentes presentes en la formulación, desencadenando tos o dificultades respiratorias. Estos efectos pueden ser reducidos usando previamente un broncodilatador

Los corticosteroides inhalados han sido asociados al desarrollo de cataratas, aumento el riesgo del mismo con la duración del tratamiento. Aunque no se conoce el mecanismo de la inducción de las cataratas por los corticoides, puede ser debido a sus efectos sobre las bombas sodio-potasio en el epitelio del cristalino, ocasionando una retención de agua enlas fibras de este tejido y la aglutinación de las proteínas de las lentes [2]

La inmunosupresión local asociada a la beclometasona inhalada puede manifestarse por infecciones fúngicas en la nariz, boca y garganta. La candidiasis oral es una reacción adversa bien conocida asociada a la terapia con corticosteroides inhalados. La incidencia de estas infecciones puede reducirse enjuagándose la boca con un colutorio antiséptico después de cada inhalación.

Las dosis farmacológicas de corticosteroides administradas durante períodos prolongados pueden ocasionar la supresión del eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA). Los corticosteroides administrados exógenamente ejercen un efecto de retroalimentación negativa sobre la pituitaria, inhibiendo la secreción de adrenocorticotropina (ACTH) lo que, a su vez, ocasiona una reducción de la síntesis y excreción de corticosteroides y andrógenos en la corteza suprarrenal. La severidad de la insuficiencia adrenocortical inducida por los corticosteroides varía según los individuos y depende de la dosis, duración, vía de administración y frecuencia del tratamiento. La administración de corticosteroides en días alternos puede reducir la severidad de este efecto. Los sujetos en los que se ha producido la supresión de eje HPA, necesitan un aumento de la dosis de corticoides durante los períodos de estrés. Si el corticoide se discontinua bruscamente, puede producirse una insuficiencia adrenocortical aguda que puede ocasionar incluso la muerte. La retirada de los corticoides exógenos debe hacerse, por tanto, de modo gradual dado que la supresión del eje HPA puede durar hasta 12 meses después de la interrupción del tratamiento. Durante este tiempo, los pacientes pueden necesitar una terapia hormonal sustitutoria durante los períodos de estrés. Aunque hasta la fecha no se ha observado una supresión del eje HPA con la beclometasona inhalada, esta supresión es teóricamente posible, en particular cuando se usan las dosis más altas. Además, el uso concomitante de corticoides sistémicos con beclometasona inhalada puede aumentar la probabilidad de la supresión del eje HPA en comparación con cada agente por separado.

Los corticosteroides inhalados por vía oral o intranasal pueden ocasionar retrasos en el crecimiento en los pacientes pediátricos. Este retraso en el crecimiento ha sido observado incluso en ausencia de evidencia de supresión del eje hipotalámico-pituitario adrenal, lo que sugiere que el crecimiento es más un indicador muy sensible a la exposición a glucocorticoides. Bajo un tratamiento con beclometasona inhalada, la reducciión del crecimiento es de 1 cm/año (entre 9.3 y 1.8 cm) y esta relacionada con la dosis y la duración del tratamiento. Se desconoce el impacto a largo plazo de esta reducción del crecimiento. Para minimizarlo, las dosis y la duración de tratamiento serán tan breves como sea posible.

Se han descrito púrpura y hematomas fáciles en sujetos tratados con corticoides inhalados. Este efecto secundario es más frecuente en sujetos mayores y aumenta con la dosis y la duración del tratamiento corticoide [3]

PRESENTACION

  • BECLO ASMA Aero. 0,25 mg
  • BECLOFORTE Inhal. 250 mcg/dosis
  • BECLOMET EASYHALER Polvo para inhal. 200 mcg/dosis
  • BECLO-RINO Aero. 0,05 mg BECONASE Spray nasal 50 mcg/dosis
  • BECOTIDE Inhal. 50 mcg/dosis
  • BRONCIVENT Aero. 250 mcg/dosis
  • BUTOSOL Aero. 10 ml
  • DECASONA INHALADOR Inhalador 250 mcg/inhal.
  • MENADERM CLIO Pom.
  • MENADERM SIMPLE Loción tópica 0,025 %
  • MENADERM SIMPLE Pom. 0,025 %
  • MENADERM SIMPLE Ung. 0,025 %

REFERENCIAS

  • National Asthma Education and Prevention Program Expert Panel 2. Expert panel report 2: guidelines for the diagnosis and management of asthma. Bethesda (MD): National Institutes of Health. National Heart, Lung, and Blood Institute; 1997 July. NIH Publication No. 97-4051.
  • Sharek PJ, Bergman DA. Beclomethasone for asthma in children: effects on linear growth. Cochrane Database Syst Rev 2000 :2 CD001282
  • Webb DR. Efficacy of inhaled beclomethasone dipropionate and budesonide in the treatment of asthma. Respir Med 1998 Jul 92 Suppl B: 7-14
  • Allen DB . Effect of inhaled beclomethasone dipropionate and budesonide on growth in children with asthma. Respir Med 1998 Jul 92 Suppl B: 37-45
  • DeSouza M. Comparative review of the effects of inhaled beclomethasone dipropionate and budesonide on bone. Respir Med 1998 Jul 92 Suppl B: 24-36
  • Boobis AR . Comparative physicochemical and pharmacokinetic profiles of inhaled beclomethasone dipropionate and budesonide. Respir Med 1998 Jul 92 Suppl B: 2-6
  • Dluhy RG. Effect of inhaled beclomethasone dipropionate and budesonide on adrenal function, skin changes and cataract formation. Respir Med 1998 Jul 92 Suppl B: 15-23
  • Chervinsky P. Clinical review of once-daily beclomethasone dipropionate for seasonal allergic rhinitis. Clin Ther 1996 Sep-Oct 18:5 790-6;
  • Edwards TB . Effectiveness and safety of beclomethasone dipropionate, an intranasal corticosteroid, in the treatment of patients with allergic rhinitis. Clin Ther 1995 Nov-Dec 17:6 1032-41
  • Libretto SE. Review of the toxicology of beclomethasone dipropionate. Arch Toxicol 1995 69:8 509-25
  Monografía revisada el 16 de Enero de 2011. Equipo de Redacción de IQB